cultura

Iván Vera Machín: “Lo único que tenía claro de mi primera novela era el final”

El joven escritor se ha estrenado con 'No todas las cosas deben tener nombre", una novela de ficción que define como "un cuentito del siglo XXI"
Iván Vera Machín. / DA
Iván Vera Machín. / DA
Iván Vera Machín. / DA

Iván Vera Machín está estos días de gira por distintos lugares de la Isla coincidiendo con el mes de las ferias del Libro. Desde Candelaria acaba de sacar su primera novela, No todas las cosas deben tener nombre, después de sus primeros relatos cortos que mantiene guardados en un cajón, pero que le han servido para sellar su primer gran trabajo, su primer hijo literario de lo que él espera sea una prometedora carrera, engendrada en el seno de una familia lectora.

-¿Cómo se ha enfrentado a un folio en blanco?
“Siempre resulta complicado, porque lo intenté hace un par de años y no me quedé contento con el resultado, hasta que el año pasado me puse a escribir este libro y la verdad que ya no tuve problemas para enfrentarme al folio en blanco, porque ha salido todo bastante fluido”.

-¿Tenías la novela diseñada desde el principio o los personajes han ido cambiado el guión?
“Lo primero que tenía claro es el final de la novela, para mí es fundamental para poder enfrentarte a una historia. Pero es verdad que una vez que vas entrelazando la historia los personajes te van dando vaivenes, adquieren ideas propias y a veces te llevan a sitios que no esperaba que te llevaran, pero siempre teniendo claro cual era el final de la historia”.

-Está claro que no te voy a pedir el final de la historia, pero cuéntanos algo de la historia.
“Es la historia de unos personajes que intentan huir de este mundo, que yo digo que va demasiado rápido. Intentan huir de allí donde no les va demasiado bien y huyen a una ciudad llamada Kentash, una ciudad donde plantean cómo debería ser el mundo en el año 2050 y a partir de esa situación empiezan a vivir unas situaciones singulares. Para mí lo importante del libro es que la historia está contada en tres partes, con tres estilos diferentes y la gracia que tiene el libro es que van sucediendo una serie de reflexiones, hay sexo, amor, ternura y cada situación va alimentando una a la otra”.

-¿Pero cómo defines a la novela: policíaca, romántica, ciencia ficción… ?
“Pues no tengo ni idea, pero se podría decir que es una novela de ficción, un cuentito del siglo XXI”.

-¿El título tiene que ver algo con la historia o solo es una frase llamativa para que la gente compre el libro?
“El título tiene que ver porque una de las cosas que defienden el libro es que no todas las cosas deben tener nombre, porque quizás los obsesionamos en categorizar las ideas, los sentimientos y lo que se intenta defender es no obsesionarnos con los matices y la etimología de las palabras”.

-¿Refleja la novela algo de tu vida personal?
“Dicen que el primer libro siempre tiene algo de quien lo escribe y los personajes reflejan a personas que conoces. Hay muchas cosas que son reales y otras muchas de ficción”.

-¿Has presentado la novela a algún concurso y supongo que ya está a la venta?
“No lo he presentado a ningún concurso, pero si lo he presentado en la Librería Ler de Candelaria, también en un tertulia en El Libro en Blanco, el 22 de abril lo presentaré en Agapea y también estaremos en la feria del Libro de Santa Cruz. El libro está a la venta y va muy bien, ha gustado mucho”.

-¿Y ya está pensando en tu segunda novela?
“El segundo ya está en marcha, pero con las labores de promoción de este libro me está quedando poco tiempo”.

TE PUEDE INTERESAR