Santa Cruz

La escuela de los futuros defensores del orden público

Los nuevos agentes de la Policía Local aprenden técnicas de defensa integral en un curso en el que asimilaron el manejo del bastón policial, los grilletes o la reducción de detenidos

Los nuevos agentes se han formado durante una semana en el uso de herramientas como el bastón policial o los grilletes y en defensa personal. DA

El terrero de lucha Perico Perdomo, situado en el barrio santacrucero de La Salud, acogió hace unas semanas un curso de formación dirigido a los agentes de la Policía Local que en la actualidad están en la fase de prácticas. Tras casi 7 meses de preparación, los 18 nuevos efectivos, 13 hombres y 5 mujeres, participaron en este curso sobre técnicas de defensa policial integral que combinó el uso del arma reglamentaria, con el bastón policial o los grilletes.

Durante una semana, y desde primera hora, en este recinto deportivo se respiraba un ambiente de seguridad, interés y emoción entre aquellos que, después de un duro proceso de selección, llegaban a la parte más práctica de su preparación como policías locales de Santa Cruz de Tenerife. El principal objetivo del curso es la óptima preparación, tanto a nivel físico como técnico, en el manejo y uso de los utensilios de trabajo. El encargado de impartir esta formación fue Emilio Jiménez-Mena, instructor de la Policía Local en técnicas del sistema integral defensivo.

Este instructor, especializado en defensa personal policial y distintas modalidades de artes marciales, explicó que “aunque los ejercicios que desarrollamos no representan situaciones cotidianas que suelen encontrarse en las calles, es necesario conocer la manera de intervenir adecuada para no cometer errores y hacerlo en condiciones de seguridad para todos”.

Uno de los alumnos llegó a comentar, al término de una de las jornadas con aparente tranquilidad y reposo a pesar del duro entrenamiento: “Este módulo es el más adaptado y nos pone en situación ante los posibles servicios policiales con los que nos podemos encontrar”.

Este es el tercer nivel formativo que se ofrece a los agentes de nuevo ingreso sobre el uso de las distintas herramientas del cinturón policial y preparamiento físico previos a la inserción plena en el cuerpo policial de manera efectiva. En las 20 horas dedicadas a esta cuestión durante la pasada semana se llevaron a cabo diferentes actividades, en las que se ponían de manifiesto las numerosas situaciones a las que podría hacer frente un policía en la vida real. Por eso, la enseñanza ofrecida por la Academia Local de Seguridad se basó en las transiciones entre una herramienta y otra, los adecuados desplazamientos y movimientos, la verbalización ante los detenidos y las reducciones.

Según Jiménez-Mena, las diferentes actividades y ejercicios están basados en la cotidianidad y en movimientos naturales. Además, a su entender, se deben reforzar los nuevos conocimientos que se adquieren sobre intervenciones y seguridad debido “a los nuevos riesgos que se plantean en nuestra sociedad, derivados de la evolución de la criminalidad y, con ello, la defensa policial”.

Este objetivo justifica que el módulo cuente con una dinámica básica, “fácil de aprender, fácil de aplicar y fácil de recordar”, explicó Jiménez-Mena. Por esto se han de fortalecer aquellas actitudes aplicables a lo que se puede encontrar un agente en la calle a diario, sin desmerecer aquellas intervenciones puntuales consideradas como las más complicadas, en el argot policial, “situaciones rojas”, en las que se debe hacer siempre un uso proporcional de la fuerza. Este curso se enmarca en las 1.200 horas de prácticas que deben completar los nuevos agentes de la Policía Local santacrucera. Los alumnos superaron la formación específica en materia del buen uso de las herramientas policiales y ahora continuarán su formación en otras actividades, como, por ejemplo, los dispositivos estáticos que se realizan a pie de calle o en el especial servicio que presta el cuerpo de la Policía Local en la zona de Anaga. Todo ello antes de acceder, en plenas condiciones, a este cuerpo policial, dejando atrás un duro e intenso período de prácticas.