Islas

Solo 1 de cada 5 edificios son accesibles en la provincia a pesar de la ley de 2017

El 13% de la población tiene movilidad reducida, a lo que se suman 135.800 personas con discapacidad y 75.000 con alguna dificultad

Cada vez serán más las personas susceptibles de necesitar obras de adecuación en los inmuebles. DA
Cada vez serán más las personas susceptibles de necesitar obras de adecuación en los inmuebles. DA

Solo el 22% de los edificios en la provincia tinerfeña, en total 216.112 inmuebles, son accesibles para todas las personas, un dato que se equipara con la cifra nacional, a pesar de la entrada en vigor de la Ley de Accesibilidad Universal en edificios y otros inmuebles el 4 de diciembre de 2017. Queda mucho por hacer.

Santa Cruz de Tenerife acogió una jornada sobre Accesibilidad universal en la rehabilitación de viviendas existentes, organizada por Sinpromi y el Colegio Territorial de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife (CAF), con la participación de profesionales del urbanismo, la arquitectura o la Administración.

Pedro Palencia, administrador de fincas y miembro de la directiva del CAF, señaló: “¿Quién me iba a decir a mí hace unos años que iba ser el usuario de la rampa que se aprobó en mi edificio”, ya que hoy en día necesita una silla de ruedas para desplazarse. Palencia señaló que el 13% de la población de la provincia, con edades comprendidas entre los 0 y los 4 años, y más de 70 años, tiene movilidad reducida, a lo que hay que sumar las 135.800 personas censadas con discapacidad y otras 75.000 personas con alguna dificultad de movilidad.

Palencia puso de relieve con estos datos que son muchas más las personas susceptibles de requerir las obras y elementos que faciliten el acceso a las zonas comunes de los edificios, y en la propia vivienda, una realidad que debe tenerse en cuenta en las comunidades. “Los administradores tienen un papel fundamental como asesores y conocedores de la legalidad y los nuevos cambios normativos” que han dejado atrás obstáculos como la unanimidad para hacer las obras.

La presidenta del CAF tinerfeño, Carmen Suárez, reiteró el compromiso de los administradores de fincas colegiados con “la accesibilidad universal”, y subrayó el valor de las jornadas para “concienciar y hacer las cosas de forma correcta”.

Por su parte, la responsable de accesibilidad de Sinpromi, Dulce Torres, se refirió a la importancia de cumplir la normativa, de formarse y asesorarse para llevar a cabo las soluciones técnicas más adecuadas. Sinpromi realiza 350 asesoramientos en esta materia al año. “La complejidad técnica o la falta de ayudas suelen ser las razones argumentadas para no acometer las obras”. Expuso que seguimos vinculando accesibilidad con discapacidad, a pesar de que el 40% de la población va a pasar por circunstancias de necesidad de adaptación. Recordó la casuística que hay que tener presente cuando se habla de accesibilidad universal: “Además de la entrada al inmueble, también hay pulsadores, buzones, señalización, o los baños y cocinas en las viviendas”.