Suroeste

“El Gobierno canario está jugando con la seguridad de 250.000 personas”

Los alcaldes del Suroeste no se explican por qué Obras Públicas sigue sin mover un dedo para ceder una parcela donde construir un parque de bomberos que es clave

Varios bomberos, junto a los escombros del edificio Julián José, en Los Cristianos, en 2016. Sergio Méndez
Varios bomberos, junto a los escombros del edificio Julián José, en Los Cristianos, en 2016. Sergio Méndez

 

Los cuatro alcaldes del suroeste de Tenerife exigen a la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias que desbloquee de una vez por todas la cesión de la parcela de Guía de Isora para construir el parque profesional de bomberos del que depende la seguridad de más de 250.000 personas.

La reacción de los regidores de Arona, Adeje, Guía de Isora y Santiago del Teide se produce 24 horas después de que el presidente del Consorcio de Bomberos y director insular de Seguridad, Javier Rodríguez, denunciara en DIARIO DE AVISOS, la “irresponsabilidad” del Ejecutivo regional, propietario del terreno, después de un año y medio esperando por una respuesta que sigue sin llegar, a pesar de las reiteradas peticiones formuladas desde la Administración insular encargada del servicio de emergencias.

En sus declaraciones a este periódico, Rodríguez insistió en que el parque es “primordial” para dar respuesta en tiempo y forma a toda la franja del suroeste, desde Arona al barranco de Masca, en Buenavista del Norte. El rápido crecimiento poblacional de la zona, el auge turístico y la proliferación de construcciones en vertical, sin olvidar el importante número de naves industriales, convierten en “urgente” la construcción de un complejo de seguridad. La zona elegida por los técnicos es el cruce de Erques, junto al anillo insular y el ramal de Fonsalía, “un lugar óptimo, ya que permite una comunicación inmediata a través de ambas vías y, además, está situado en una atalaya natural desde donde se domina todo el territorio”, explicó el presidente del Consorcio de Bomberos.
Actualmente, para atender una emergencia, ya sea un incendio urbano, un accidente con víctimas o un rescate en Masca -los tres servicios más frecuentes que prestan Bomberos de Tenerife-, se requieren los servicios del único parque profesional que existe en el Sur, en Las Chafiras (San Miguel de Abona), es decir, a una distancia que llega a ser de hasta 42 kilómetros en el caso de Santiago del Teide, lo que retrasaría la llegada de un camión de bomberos más allá de los 35 minutos.

DIARIO DE AVISOS habló ayer con los cuatro alcaldes de la zona, que se mostraron críticos con la inacción de la Consejería de Obras Públicas. Pedro Martín, mandatario de Guía de Isora (PSOE), califica la actitud del Gobierno de Canarias de “temeraria y mezquina, además de incomprensible”, y se pregunta “por qué es tan complicado ceder una parcela para que dotemos de un servicio de bomberos al suroeste de la Isla”. Martín advierte de que “están jugando con la seguridad” de la comarca y recordó que el Ejecutivo regional “tiene miles de metros cuadrados sin utilizar” y que no han hecho “caso alguno” a una reclamación que el municipio lleva planteando “varios años”. Para Emilio Navarro, alcalde de Santiago del Teide (PP), “volvemos a lo de siempre, al abandono y a la falta de sensibilidad con el Sur y, especialmente, con el suroeste de la Isla”. El regidor santiagués advierte del riesgo que corre esta zona de Tenerife, “ya que en caso de incendio o de cualquier otra incidencia grave no se está cumpliendo la directriz de seguridad de actuar en los primeros 10 minutos”. Navarro subraya que es “fundamental” la seguridad de los 250.000 habitantes del Suroeste y recordó la “falta de respuesta” del Gobierno en otras materias, entre las que citó la sanidad, las carreteras o la educación.

José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde de Adeje, también expresó sus críticas ante la paralización de la cesión de los terrenos. “Es un ejemplo más de la falta de sensibilidad del Gobierno de Canarias con la comarca sur, y en este caso es especialmente grave porque afecta a la seguridad de 250.000 personas”. El edil adejero lamentó que el departamento que dirige el vicepresidente Pablo Rodríguez “no haga su trabajo para ceder unos terrenos respetando el entorno. Resulta incomprensible, pero es a lo que nos tienen acostumbrados, basta ver la situación de las carreteras, la sanidad o el aeropuerto. No les preocupa el Sur”, concluyó.

Por último, desde Arona, su alcalde, José Julián Mena, subrayó la necesidad de contar con un Gobierno de Canarias “comprometido con las necesidades de la comarca sur y con sus vecinos, que precisan de la cobertura del servicio de bomberos, una reivindicación histórica”. Además, señaló que su ayuntamiento ha puesto a disposición del Consorcio el uso gratuito de suelo para albergar unas instalaciones en Playa de Las Américas.

El Gobierno de Canarias argumenta que en la parcela de 9.700 metros cuadrados, donde la Consejería de Obras Públicas ya ubicó la planta de tratamiento de áridos para las obras del anillo insular y de la vía que conecta con Fonsalía, existen dos eras protegidas. Ante esta situación, el Consorcio planteó a finales de 2017 dos soluciones respaldadas por un informe favorable de la Consejería de Patrimonio Histórico del Cabildo: remover y trasladar las eras a una zona del entorno, como ya se hizo con la instalación de la planta de áridos, o una segunda opción que pasaría por compatibilizar los dos usos, ya que el complejo de emergencias ocuparía como máximo una superficie de 4.000 metros cuadrados, por lo que quedarían libres 5.700 para las dos eras protegidas.

Según explicó Javier Rodríguez, más de un año y medio después de trasladar ambas propuestas a la Dirección General de Infraestructuras Viarias del Gobierno de Canarias, el Consorcio de Bomberos sigue esperando una respuesta. “No estamos hablando de una cuestión menor, sino de una situación muy delicada. Primero, es una irresponsabilidad y, segundo, una falta de respeto institucional, porque no somos un grupo de amigos, sino el Consorcio de Bomberos de Tenerife, una administración pública que presta un servicio de emergencia, y ni siquiera se han dignado a responder. Es muy grave”.

Hay que recordar que el parque de bomberos en la comarca suroeste fue uno de los compromisos firmados en el acuerdo alcanzado en julio de 2017 que puso fin a la huelga de los bomberos de Tenerife.