santa cruz

Ramón Trujillo: “CC tiene un problema objetivo de supervivencia cuando pierde el poder en las instituciones”

El portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Santa Cruz, es claro: “no tenemos ningún pacto con Cs, nuestro acuerdo programático es con el PSOE”
Ramón Trujillo. Sergio Méndez
Ramón Trujillo. Sergio Méndez
Ramón Trujillo. Sergio Méndez

Tanto el PSOE como Ciudadanos hablan de su generosidad, sin embargo, él prefiere definir su apoyo a Patricia Hernández (PSOE) para que fuera alcaldesa de Santa Cruz como un ejercicio de “coherencia” y de acatar la “realidad”. Ramón Trujillo (1966, Santa Cruz de Tenerife), portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Santa Cruz, es claro: “no tenemos ningún pacto con Cs, nuestro acuerdo programático es con el PSOE”. Entiende la decisión tomada por Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano (ediles de Cs) de votar a Hernández, y, asegura, ante el dilema ético que se les presentó, él hubiera hecho lo mismo. En cuanto a la pérdida de poder de CC, no solo en Santa Cruz sino en Canarias, entiende Trujillo que “era necesario”, y avisa, “CC tiene un problema objetivo de supervivencia cuando pierde el poder simultáneamente en muchas instituciones”.

-¿Cómo se desarrollaron las negociaciones con el PSOE?
“Esas semanas por nuestra parte se vivieron con tranquilidad y fueron muy simples y sencillas. El escenario estaba condicionado por la imposibilidad de compartir gobierno con Ciudadanos, tanto por sus líneas rojas como por las nuestras. La negociación de gobierno fue entre PSOE y Ciudadanos y la única negociación por nuestra parte fue con los socialistas y solo en lo que a elementos programáticos se refiere”.

-¿Están satisfechos con ese acuerdo?
“El acuerdo duplica el compromiso para implantar viviendas de alquiler social que llevaba el PSOE en su programa, duplica la atención domiciliaria e incrementa en tres el número de escuelas infantiles de 0 a 3 años que también llevaba el PSOE en su programa. A esto hay que sumar algo que todavía está siendo difícil de delimitar, que es el refuerzo del personal de los servicios sociales. Ese es el acuerdo que hicimos para apoyar la investidura. A lo largo del mandato va a haber un diálogo con cada uno de los presupuestos, propuestas y acuerdos en torno a muchas cuestiones que plantearemos de una manera razonable. De hecho las medidas que hemos pactado con el PSOE supondrían a lo largo del mandato unos 19 millones de euros en gasto de vivienda y servicios sociales, de los que cinco tendrían carácter de gasto anual”.

-Tanto PSOE como Cs hablan de la generosidad de UP para facilitar ese acuerdo. ¿Se planteó en algún momento formar parte del gobierno municipal?
“No. Sabíamos que esa posibilidad hacía imposible el acuerdo. Lo sabía porque inicialmente mantuve una conversación con la candidata de Cs en la que, con toda franqueza, me planteó las líneas rojas de su partido respecto a UP. Entendimos que si nosotros planteábamos o exigíamos entrar en el gobierno, estaba claro que el acuerdo no habría salido adelante. Lo que hicimos fue acatar un principio de realidad, si había que conformar una mayoría, nunca sería de PSOE y UP apoyados desde fuera por Cs, ese escenario no se iba a dar, y tampoco se iba a dar con otros partidos. No creo que la palabra sea generosidad, la etiqueta es coherencia. Era el escenario que más acciones de gobierno podía llevar a la ciudadanía de Santa Cruz, y, además el que puede llevar a cabo la mayor cantidad posible de medidas que iban en el programa de UP. Insisto, hablamos de coherencia y de acatar el principio de realidad que a veces se olvida mucho en política”.

-Usted siempre ha defendido que el objetivo era que CC saliera del Ayuntamiento, también lo va a hacer del Gobierno de Canarias, ¿cómo analiza UP esa pérdida de poder de CC?
“Creo que es una pérdida absolutamente beneficiosa para Canarias y para Santa Cruz. Tengo muy claro que CC se había transformado en un instrumento de quienes no se presentan a las elecciones, de un pequeña minoría de empresarios, muy adinerados y muy organizados, que tampoco representan a la mayoría empresarial de Canarias, que habían logrado poner de rodilla a las administraciones de forma permanente para tomar decisiones que beneficiaban a cuatro en detrimento de la mayoría. Además, esa mezcla que teníamos normalizada entre poder económico, sin comillas, y poder político, con comillas, se ha visto ahora debilitada y eso es bueno para la democracia, para las decisiones políticas que se tomen, para una regeneración democrática”.

-¿Cree que existe riesgo de desaparición de CC?
“CC es una estructura de poder muy profesionalizada, con muchas personas que viven de ellas y una gran parte con elevados salarios, así que, desde mi punto de vista, tiene un problema objetivo de supervivencia cuando pierde el poder simultáneamente en muchas instituciones. Veremos como abordan ellos esa situación”.

-En el Cabildo también existe la posibilidad de que pierdan el poder si prospera una moción de censura bajo la fórmula usada en Santa Cruz. Marcan tendencia…
“El escenario lo marca el reparto de los votos. Si pensamos en que estamos en política no solo para hacer bien determinadas cosas sino para que se dejen de hacer mal otras, uno de los objetivos es que dejen de gobernar los que están haciendo las cosas mal. Si el precio de eso es estar fuera de un gobierno, apoyando uno que no es el ideal pero es mejor que el que había, y eso es mejor para la sociedad, me parece que hay que estar fuera y punto. Eso sí, exigiendo una serie de concesiones programáticas porque, evidentemente, quienes nos quedamos fuera, representamos una parte de la ciudadanía que nos ha votado para llevar a cabo un determinado programa”.

-¿Qué opinión le merece el expediente de expulsión abierto a los concejales de Cs en Santa Cruz?
“Para mí es un tema muy simple. Si se le promete a la ciudadanía regeneración y tu partido te exige incumplir la promesa, la decisión está entre acatar a tus votantes, con los que has hecho un pacto programático, o a tu partido, que te exige engañar a tus votantes incumpliendo la parte central de tu programa. Si yo tuviera ese dilema haría lo mismo que la gente de Cs, porque, moralmente, lo que equivale a transfuguismo es lo que hace la dirección de Cs al traicionar su propio programa. Es un conflicto ético muy básico y sencillo y creo que la posición de los concejales de Cs fue la correcta éticamente hablando”.

-En el Pleno de investidura, tanto el PP como CC tuvieron palabras muy duras, hablando de engaño y de incoherencias…
“El PP y CC pensaban que la afinidad programática con Cs, en términos de derecha, hacía más lógico que el pacto fuera con ellos. Es algo razonable porque, a parte del eje izquierda-derecha, en Santa Cruz estaba el eje caciquismo-corrupción y, afortunadamente, Cs priorizó poner una democracia de mayor calidad sin prácticas clientelares, poniendo fin a una serie de vicios políticos y dignificando el terreno político. Me parece bastante comprensible la reacción de estos partidos”.

-Usted, en el mandato pasado denunció en muchas ocasiones la falta de diálogo con el equipo de gobierno. Eso es algo que ahora parece que no va a suceder…
“Es cierto que el diálogo era realmente pobre y nuestra capacidad de influir muchas veces era indirecta pues la conseguíamos con denuncias de cuestiones como la insensibilidad social, a lo que ellos respondían incrementando recursos. Pero los acuerdos concretos eran mínimos e irrelevantes. Ahora, el afán de regenerar la institución empieza bien, porque hemos comprobado que en solo tres semanas ya se están tomando medidas concretas”.

-¿Como cuáles?
“Lo primero que hemos visto es que se ha puesto sobre la mesa una solución al parking de Tres de Mayo, que el empresario de cabecera del régimen, Antonio Plasencia, lo traspasó de manera ilegal a otra empresa. El concejal de Servicios Públicos ya ha dicho que va a abordar el tema con un enfoque constructivo y prudente para evitar poner en riesgo puestos de trabajo. También hemos visto la voluntad de indagar la situación de Emmasa o la de retrasar la firma del contrato de limpieza todo lo que se pueda, pero, sobre todo, la voluntad de buscar una solución porque ese contrato no va a mantener limpia la ciudad. Otro elemento interesante es la voluntad de la alcaldesa, acompañada por medidas concretas, de mejorar los mecanismos para recuperar el dinero de Las Teresitas. El gobierno anterior nos estaba tomando un poco el pelo con esto, dando por buenas acciones de ILT que no valen nada u otras propiedades devaluadas. Desde la oposición tenemos que exigir incluso una mayor intensidad en la búsqueda de ese dinero, viendo, por ejemplo, si el entramado familiar puede responder del pago malversado a Santa Cruz”.

-En su pacto programático con el PSOE priman las medidas sociales, ¿siempre tuvo claro que tenían que ser esas?
“Sí. Durante la campaña comprobamos lo que ya sabíamos y es que la mayores necesidades de Santa Cruz son de carácter social, y, además, son las medidas que van más lejos con respecto a las que recogen los programas de los demás partidos. A lo largo del mandato ya iremos planteando otras cuestiones que no serán de carácter tan social y algunas relacionadas con regenerar la institución y ver qué está pasando con muchos sobrecostes o el funcionamiento de determinadas empresas. Otras medidas las llevaremos al Pleno por libre para ver si logramos apoyo, pero no forman parte de ningún acuerdo”.

-¿Cómo va a ser la dinámica de trabajo con el PSOE?
“En algunas áreas se ha establecido un contacto permanente. Por ejemplo, ya nos hemos reunido con la responsable de Asuntos Sociales (Marta Arocha) para ver el calendario de aplicación de las medidas pactadas. En general, va a haber una comunicación fluida y permanente con el PSOE, porque, al final, se da una situación que no deja de ser curiosa en este mandato, y es que vamos a estar mucho más próximos a las posiciones, en muchos casos, del gobierno municipal que a las de los grupos de la oposición. Nos va a salir más hacer oposición a las propuestas de la oposición que a las del propio grupo de gobierno” (risas).

TE PUEDE INTERESAR