sanidad

¡Trabajar en el HUC, ni loca!

En junio se convocaron a 300 enfermeros a una entrevista y solo acudieron 91; “las condiciones laborales, la presión asistencial y la carga de trabajo no ayudan a que vengan”, lamenta el Satse

Huc
Fachada del Hospital Universitario de Canarias. | DA

La decisión de la gerencia y de la dirección de Enfermería del Hospital Universitario de Canarias (HUC) de cambiar el sistema de extracción de las analíticas en las unidades de hospitalización para enviar al laboratorio, que debía comenzar a aplicarse el pasado lunes pero fue aplazada hasta septiembre, ha puesto de relieve una problemática latente en el centro: la falta de personal en todas los puestos y categorías.

En el caso de enfermería están abocados a unas cargas de trabajo en cada unidad de hospitalización superiores a las habituales en otros centros del Servicio Canario de la Salud, con unos ratios de atención a pacientes superiores, a lo que se suma la dificultad para poder disfrutar de los días propios y los permisos que le corresponden y, la prácticamente nula posibilidad de que la baja de los compañeros se cubran, lo que ocasiona un trabajo en precario y, en el caso de turnos de dos profesionales, que uno solo tenga que atender a los 30 pacientes.

Esta incidencia en las áreas de hospitalización se resolvería habitualmente en otro hospital del SCS con alguno de los miembros de la plantilla de enfermeros que cubren las suplencias, pero en el HUC los supervisores de guardia no pueden cubrir una suplencia con ellos, pues están tapando necesidades, sobre todo en el servicio de Urgencias.

Esta situación es conocida en toda la especialidad así que no es de extrañar cómo, ante la pregunta habitual de si trabajarían en el HUC, respondan “ni loca”. Algunos trabajadores eventuales respiran tranquilos si no son promocionados a interinos, pues así tienen las manos libres para buscar una salida profesional en La Candelaria o en Atención Primaria, donde trabajarían más cómodos. Los propios alumnos egresados en prácticas de la Facultad ven cómo sus compañeros tutores son incapaces de atender sus dudas ante la carga laboral, y corre el boca a boca.

Es habitual que las entrevistas para cubrir plazas tengan una fallida acogida. Por ejemplo, en junio, se convocaron a 300 enfermeros y solo asistieron 91. El pasado 20 de junio, el acta de selección de personal desvela que se citaron a 130 enfermeros que depositaron una solicitud de empleo en Recursos Humanos del HUC en los meses anteriores y, 99 profesionales no acudieron. Posteriormente, el día 28, se citaron a 170 enfermeros recientemente titulados en la Universidad, de los que 110 no asistieron.

Asamblea de enfermeros del HUC convocada por el sindicato Satse. | J.J.G.

Yoel Hernández, portavoz del sindicato de enfermería Satse, reconoció esta situación y afirmó que “la gente habla entre ellos. Y a lo mejor, las condiciones laborales, la carga de trabajo, la presión asistencial, la cobertura de los permisos, etc., no favorecen que la gente quiera trabajar en el Hospital Universitario de Canarias”, reconociendo además que hay algunos “con vacaciones pendientes de años anteriores”. Está claro que “esta situación afecta a la calidad de vida como trabajador y la recomendación que le pueden hacer a un compañero para venir al HUC”.

No es un capricho

Cuestionado ante la rebeldía del personal de Enfermería de hacerse cargo de la encomienda de la gerencia y de la dirección, el portavoz del Satse manifestó: “Los trabajadores en ningún momento se han negado. Quieren buscar una solución que permita mejorar la situación. Esto no es un capricho ni el enfado al cambio en el sistema de trabajo. La gente tiene miedo a hacer las cosas mal por ir corriendo porque, si actualmente ya no les da tiempo a hacer las tareas que tienen que realizar, cómo van a hacer además las nuevas labores. Para cubrir este trabajo no tiene por qué hacerse sobrecargando la ya de por sí mermada y sobreexplotada plantilla que tenemos”.

La medida afecta actualmente a los enfermeros que atienden las 22 unidades de hospitalización del HUC, unos 265 profesionales. Más de 230 han firmado un escrito redactado por un grupo de trabajo que se constituyó en la asamblea de junio, y que se remitió a la dirección.

El sentir general de los enfermeros del Hospital Universitario de Canarias en la pasada asamblea fue de “hartazgo”, de gritar “basta ya”, “hasta aquí hemos llegado”, “vamos a luchar para mejorar nuestras condiciones labores, así como las de otros compañeros del centro”.