Internacional

Un joven se queda ciego de un ojo tras ducharse con las lentillas puestas

Cabe destacar la importancia que tiene el lavado de los estuches de lentillas, así como de las propias lentes

Lentilla. El Español
Lentilla. El Español

El joven británico Nick Humphreys, de 29 años de edad, ha perdido la visión de su ojo derecho debido a un parásito que se le introdujo en el mismo mientras se duchada con las lentillas puestas, según informó Daily Mail.

Humphreys tenía una herida en el interior del ojo. Como es lógico, le incomodaba muchísimo. Trató de sobrellevarlo a base de gotas, pero no logró paliar las molestias.

Los médicos le practicaron varias pruebas para descubrir qué le pasaba y, sobre todo, si tenía alguna infección más seria.

Efectivamente, el joven había contraído una queratitis por Acanthamoeba, un parásito que habita en el suelo y en el agua y que puede incrustarse fácilmente en los estuches de lentillas y en las propias lentes. Basta una pequeña herida en la córnea para que este microorganismo pase de la lentilla al ojo y provoque una infección mucho más grave.

Durante estos 18 meses el joven británico no ha podido recuperarla. Nick Humphreys lleva dos operaciones en su ojo y se encuentra a la espera de un trasplante de córnea.

Cabe destacar la importancia que tiene el lavado de los estuches de lentillas, así como de las propias lentes, o lavarse y secarse las manos antes de colocarlas en los ojos. Otros factores de riesgo, según los expertos, son el contacto directo de las lentes con el agua en piscinas, jacuzzis y el mar.