LA PALMA

Canarias se acerca aún más al cielo

La opción de que el TMT se instale en la Isla sitúa a Canarias como un referente en el campo de la astrofísica y la astronomía

GRANTECAN
El Grantecan, ubicado en las cumbres de Puntagorda, en La Palma, es en la actualidad, el mayor instrumento óptico del mundo. DA

La magnífica calidad del cielo de Canarias para la observación astronómica fue descubierta en el siglo XIX por científicos de varias partes del mundo cuando realizaron las primeras observaciones astronómicas. Una condición que se mantuvo durante casi dos siglos, y que se refuerza aun más en los últimos días ante la posibilidad de que La Palma albergue el Telescopio de Treinta Metros (TMT).

Se trata de un proyecto de 1.300 millones, promovido por la Universidad de California y el Instituto Tecnológico de California (Caltech) en el que también participan los Observatorios nacionales de China (NAOC) y Japón (NAOJ), así como otras instituciones científicas y técnicas de Canadá e India.

Desde 2014, La Palma puja con Hawái para albergar este coloso de la astrofísica tras haber sido descartados otros grandes competidores, como Chile, México o China. Pese a que la isla estadounidense sigue siendo la opción principal, las fuertes protestas sociales por parte de los aborígenes locales que consideran sagrado al volcán de Mauna Kea – lugar elegido para su ubicación-, obligan al consorcio promotor a buscar alternativas para que el TMT deje de ser un proyecto y pase a convertirse en realidad.

Sobre todo, teniendo en cuenta que el inicio de su construcción se planificó para el 2014 y desde entonces se encuentra bloqueado y paralizado.
Días atrás, la polémica sobre la ubicación del TMT se ha vuelto a reabrir con decisión del citado consorcio de volver a contemplar como ‘plan B’ la Isla Bonita y pedir para los permisos necesarios para conseguir la licencia y ganar tiempo si finalmente se descarta Hawái. La decisión se tomará antes de que acabe el año, muy probablemente en el mes de octubre, donde hay prevista una reunión con el Cabildo palmero.

En caso de que la Isla sea seleccionada, el megalente se instalaría en el Roque de Los Muchachos, en una parcela ubicada al lado del Gran Telescopio de Canarias (Grantecan), en las cumbres de Puntagorda. Este último es, en la actualidad, el mayor instrumento óptico del mundo.

Junto al mismo se encuentran enclavados otros telescopios importantes, como William Herschel, Nacional Galileo, Óptico Nórdico, Isaac Newton, Liverpool, Mercator, Automático Transit Circle, Solar Sueco, DOT (Telescopio Abierto Neerlandés), dos telescopios Magic y el instrumento SuperWASP, buscador de planetas extrasolares.

La evolución de Canarias en el campo de investigación de la astrofísica y la astronomía ha sido monumental hasta el punto que el Archipiélago alberga una red de telescopios con proyección internacional no solo en el Roque de los Muchachos sino también en el Observatorio del Teide, ambos dirigidos por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). En este último centro, el primer telescopio profesional que se instaló fue en 1964: un fotopolarimétrico nocturno de la Universidad de Burdeos (Francia), diseñado para el estudio de la luz zodiacal (la luz dispersada por la materia interplanetaria y visible en las regiones tropicales). Con él nació el primer grupo de investigación astrofísica del país, se realizaron las primeras tesis doctorales y comenzaron a surgir los primeros artículos y comunicaciones sobre temas astrofísicos en España.

Tres años después el mismo lugar acogió el primer telescopio solar, hasta llegar a la amplia red que existe en la actualidad, que permite observar desde objetos “fríos”, como estrellas en la última fase de evolución, imágenes infrarrojas, manchas solares, protuberancias, realizar mediciones que requieren de una gran precisión, registro de basura espacial.

En ella, uno de los que sobresale es el Gregor, el telescopio solar más grande de Europa. Inaugurado en mayo de 2012, su principal característica es que ayuda a comprender mejor los procesos físicos que se producen en la mayoría de estrellas del universo y además, resolver cuestiones terrenales, como la forma en la que la actividad solar afecta e incluso daña los satélites y las redes de energía de la Tierra.

El último en incorporarse fue Artemis, en junio de este año, cuyo su cometido será cazar planetas similares a la tierra alrededor de estrellas muy tenues.

telescopio gregor teide MAGIC ROQUE DE LOS MUCHACHOS TELESCOPIO ARTEMIS TEIDE
<
>
Artemis es el último en incorporarse en el Teide, con el cometido de cazar planetas similares a la tierra. DA

Mayor telescopio solar europeo

No obstante, si se cumplen las previsiones, Canarias también contará con el mayor telescopio solar europeo (EST, por sus siglas en inglés), que comenzará a construirse en 2021 y verá la primera luz en 2027, pese a que no se ha determinado desde cuál de los dos observatorios.

Según manifestó en marzo a CanariasAhora el coordinador del proyecto e investigador del IAC, Manuel Collado, la decisión de levantarlo en Tenerife o La Palma se tomará a finales de este año. Este telescopio será capaz de distinguir estructuras en la superficie solar de tan solo 30 kilómetros, y gracias a su gran espejo también podrá hacer medidas de gran precisión de los campos magnéticos, mejorando mucho las capacidades de cualquier telescopio solar actual.

El EST está gestionado por la Asociación Europea para los Telescopios Solares, que incluye alrededor de 500 investigadores de 15 países. España participa a través del IAC, coordinador del proyecto y responsable de varios paquetes de trabajo, y del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

En el Roque de los Muchachos, el primer telescopio en ver la luz fue el anglo-holandés William Herschel, en 1987. Con un espejo primario de 4,2 metros, es el mayor de su clase en Europa, según indica el IAC en su página web. Su versatilidad y su avanzada instrumentación, unida a la gran calidad del cielo, lo han convertido en uno de los más productivos científicamente en el mundo.

En 1991, el Consiglio per le Ricerche Astronomiche decidió instalar en La Palma el Telescopio Nacional italiano Galileo, que permite programas de prácticamente todos los campos de investigación astronómica, que van desde el estudio de cuerpos menores en órbita alrededor del sol, como por ejemplo cometas y asteroides, hasta la búsqueda de planetas alrededor de estrellas cercanas.

En este punto, se encuentran en construcción cuatro telescopios de gran tamaño que formarán parte de la red Cherenkov, denominado LST. El primero de ellos fue inaugurado en octubre del año pasado, y contó con la asistencia del ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque.

Los LST, con un espejo de 23 metros de diámetro los de mayor tamaño, y de 15 los medianos, detectan los rayos de altísima energía que proceden de los sitios más ignotos y desconocidos del Universo.

Duque valoró la tradición científica en investigación astrofísica en las islas, que lleva viva casi 40 años, y que hayan sido capaces de convertir un valor que ofrece su naturaleza, como es la calidad de su cielo, “en una capacidad científica y tecnológica de primer nivel”. Esto último también fue tenido por el consorcio del TMT y en ese sentido, las condiciones del Archipiélago don inmejorables.

El Telescopio de Treinta Metros (TMT) es un proyecto estratégico para Canarias que, de hacerse realidad junto con el Telescopio Solar Europeo (EST), acercarán a las islas todavía más a la ciencia y al cielo.

EL VOLCÁN DE HAWÁI, CLAVE PARA ENCONTRAR VIDA EXTRATERRESTRE

El TMT podría ayudar a responder una de las preguntas más importantes de la humanidad según Roy Gal, astrónomo de la Universidad de Hawái: “¿Hay vida en otros planetas? Así lo manifestó el 25 de julio a la BBC News, en la que asegura que “por primera vez,podremos medir las atmósferas de planetas del tamaño de la tierra en zonas habitables alrededor de otras estrellas. Veremos si las atmósferas de esos planetas tienen agua y moléculas que podrían deberse a actividad biológica”. El TMT permitirá aplicar estos estudios a galaxias más lejanas “y pintar una historia más completa de las galaxias, desde la infancia hasta la edad adulta”, señaló.