Tacoronte

Cerco a las termitas a través de las carreteras y espacios públicos

El Gobierno de Canarias y el Cabildo deciden acotar la zona de afección para evitar que la especie invasora ‘Reticulitermes flavipes’ se expanda más allá de Tacoronte y La Laguna

La reunión celebrada ayer tuvo lugar en el Edificio de Usos Múltiples I y además de los representantes regionales, insulares y municipales, asistieron        los técnicos de las tres administraciones. DA
La reunión celebrada ayer tuvo lugar en el Edificio de Usos Múltiples I y además de los representantes regionales, insulares y municipales, asistieron los técnicos de las tres administraciones. DA

El Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife han comenzado a adoptar medidas para controlar e intentar erradicar de una vez por todas a las termitas subterráneas Reticulitermes flavipes. La primera de ellas será la de acotar un perímetro de seguridad de la zona afectada, que se vertebrará a través de la red insular de carreteras y espacios públicos, para continuar con trabajos de erradicación, control y vigilancia de la especie. El objetivo es evitar que las termitas se expandan más allá de su acción biológica y perjudiquen a más municipios de la Isla. No obstante, los ayuntamientos serán los encargados de actuar en el suelo urbano.

Así se decidió ayer tras la reunión mantenida con los responsables municipales de Tacoronte y La Laguna, las dos únicas localidades en las que hasta el momento se ha detectado la presencia de este voraz insecto. No obstante, también se invitó, por ser limítrofes a la zona de afección, a los de Tegueste y El Sauzal, aunque de esta última corporación no acudió ningún representante.

En el encuentro, celebrado en el Edificio de Usos Múltiples I de la capital tinerfeña, se debatieron una serie de medidas para empezar a actuar de inmediato, cumpliéndose así las previsiones establecidas la semana pasada por las dos primeras administraciones, de establecer un protocolo regional de actuación para ponerle fin a un problema preocupante.

Al ser el primer municipio afectado, Tacoronte lleva cierta ventaja en la lucha contra la Reticulitermes flavipes gracias al estudio encargado por el Ayuntamiento al biólogo David Hernández para determinar el alcance real de la termita en esta localidad. En él se calcula incluso cuál sería el diámetro que tendría que tener este cordón sanitario para asegurarse de que su acción no se extiende.

Tal y como adelantó el sábado DIARIO DE AVISOS, el Gobierno insular será el encargado de coordinar las distintas acciones que se pondrán en marcha y que se extenderán durante los próximos cuatro años, hasta el control y extinción definitivo de esta especie invasora. Así, le ha encargado a la empresa pública Tragsa la instalación de cebos en el perímetro de las zonas con presencia de Reticulitermes flavipes. “Es la forma más rápida de actuar contra la plaga y de lo que se trata es de darle celeridad a la hora de solucionar este problema”, aseguró al finalizar la reunión el alcalde de Tacoronte, José Daniel Díaz. A la cita, que duró más de dos horas, también acudieron el viceconsejero autonómico de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, Miguel Ángel Pérez; la consejera insular de Gestión del Medio Natural y Seguridad, Isabel García; el primer teniente de alcalde y la concejal de Seguridad Ciudadana de La Laguna, Rubens Ascanio y Cristina Ledesma, respectivamente; la alcaldesa de Tegueste, Ana Mena, y técnicos de las diferentes administraciones públicas.

En ese contexto, el Ejecutivo regional se comprometió a destinar 270.000 euros, una cantidad que, con toda probabilidad, se incrementará en el Presupuesto regional de 2020 con partidas específicas para la contención, aseguró Miguel Ángel Pérez.

Declaración

Asimismo, esta administración ha comenzado a adelantar los trabajos ante el Ministerio para la Transición Ecológica con el fin de declarar a la Reticulitermes flavipes especie exótica invasora. Ello tiene efectos legales con respecto a la capacidad de intervenir en suelos privados y de solicitar recursos económicos al citado departamento estatal para intentar acabar con ella. Los ayuntamientos mostraron su preocupación ante la necesidad de que se generen protocolos que controlen y remitan de forma correcta la información, a efectos de que la población “esté tranquila”, pero al mismo tiempo “sea conocedora” de que tener esta termita conlleva cierta responsabilidad por su parte a la hora de trasladar tierras o muebles y enseres que estén afectados. En este aspecto, el área insular de Agricultura asume la tarea de asesorar a los agricultores y a la ciudadanía en general para afrontar el problema a través de la implementación de diversas campañas de divulgación.

Así, Isabel Díaz recuerda a la ciudadanía que el área de Gestión del Medio Natural y Seguridad ha publicado un dosier con diferentes recomendaciones que se puede consultar a través de su página web. Puntualiza, además, que “los expertos coinciden en señalar que se está a tiempo de atajar el avance de esta especie y de erradicarla, por lo que es importante trasladar un mensaje de tranquilidad para evitar una alarma innecesaria”.

Comisión técnica

Otro de los acuerdos fue la creación de una comisión técnica, en la que estén representadas todas las administraciones intervinientes, que se encargue de realizar un seguimiento de todas las acciones que se van a implementar a partir de ahora.
Rubens Ascanio, José Daniel Díaz y Ana Mena evaluaron positivamente el encuentro, en el que se estableció un protocolo común para todos los ayuntamientos vinculados que seguirá las instrucciones del comité técnico creado al efecto. “Fue positiva en el sentido de que se ha dado un primer paso para luchar contra la Reticulitermes flavipes en Tenerife, pero aspiramos a que haya otros más determinantes en el futuro”, sentenció el alcalde de Tacoronte.