Política

Teresa Cruz Oval: “Ha sido sorprendente la falta de planificación que hay de las necesidades sanitarias de Canarias”

Tiene las ideas claras, quiere humanizar la sanidad canaria y, para ello, se apoyará en cuatro pilares básicos que pasan por mejorar la financiación, agilizar la gestión, realizar una planificación adecuada de las necesidades y poner la Sanidad entre las máximas prioridades del Ejecutivo autonómico

Teresa Cruz Oval. Fran Pallero
Teresa Cruz Oval. Fran Pallero

Teresa Cruz Oval, que sonó primero como presidenta del Parlamento, llevará las riendas de la sanidad canaria en los próximos cuatro años. Ni siquiera ha tenido un mes de gracia para estudiar los proyectos y proponer a los miembros de su equipo. Tiene las ideas claras, quiere humanizar la sanidad canaria y, para ello, se apoyará en cuatro pilares básicos que pasan por mejorar la financiación, agilizar la gestión, realizar una planificación adecuada de las necesidades y poner la Sanidad entre las máximas prioridades del Ejecutivo autonómico.

-Fue portavoz de Políticas Sociales del Grupo Socialista en el Parlamento y presidió la Comisión de Sanidad. ¿Le hubiera gustado dirigir Derechos Sociales o ser la presidenta del Parlamento?
“Era más fácil para mí Servicios Sociales, no solo por mis estudios y mi ejercicio profesional, sino porque a la hora de confeccionar un equipo sabía con quién contar y tenía clara la hoja de ruta. Puedo gestionar perfectamente Sanidad y el presidente ha confiado en mí para este reto. En primer lugar es la Consejería que más profesionales tiene, sobre 27.000 trabajadores, es la que maneja más presupuesto y, sobre todo, es la que nos afecta al conjunto de la ciudadanía. Todos los ojos recaerán permanentemente en Sanidad. Soy la decimosegunda persona que asume esta responsabilidad al frente de Sanidad, cinco han sido médicos y siete no. Hasta este momento no he visto que hayan cuestionado a los que no han sido médicos. He venido a gestionar políticamente la Sanidad. No tengo, ni cargo con una mochila, la única carga son las propias experiencias que he tenido y aquellas cuestiones que se han planteado las mujeres y hombres de esta tierra”.

-¿Qué se esperaba y qué se ha encontrado en la Consejería?
“Me esperaba una mejor planificación. Cuando uno hace una valoración de que algo funciona bien, tiene que tener un respaldo. Ha sido sorprendente la falta de planificación que hay de las necesidades sanitarias de Canarias. Me preocupa también la normativa caduca que tenemos, porque eso afecta directamente a la salud de la sanidad, y con esto me refiero a que Canarias no tiene una Ley de Sanidad y Salud Pública, y eso es elemental. Tenemos una Ley de Ordenación Sanitaria de 1994. Y además tengo un borrador de Infraestructuras sanitarias, que vendieron como un Plan”.

-¿Le preocupan las herencias envenenadas sobre su mesa?
“Me preocupan las Cartas a los Reyes Magos que se hicieron en el ámbito sanitario, de manera irresponsable, pensando más en el voto que en fortalecer la sanidad canaria. Si prometo algo, tendré que buscar la financiación para que se haga una realidad, y no prometer para que el que venga detrás resuelva. Hablo de la carrera profesional, de las 35 horas al personal del sector sanitario, o prometer la eliminación del copago farmacéutico cuando lo que se hizo es un decreto para dar una subvención a los pensionistas, unas personas a las que se les condena sí o sí a hacer la declaración de la renta para recibir una subvención independientemente de que sus ingresos no alcancen lo establecido para estar obligados a hacerla. Son muchas cuestiones a abordar”.

-¿Tiene perfilado el equipo que le acompañará? ¿Hasta que punto se ha retrasado por la división de criterios en el Gobierno?
“A los que plantean que soy el títere del anterior consejero socialista les respondo que flaco favor le haría a la Sanidad siendo la marioneta de otros. Aquí vengo con mi propio criterio, a humanizar la sanidad y conformaré el equipo que tenga solvencia técnica, capacidad de gestión y en los que pondré mi confianza para llegar a los objetivos marcados. Sanidad tiene la designación de muchos cargos que afectan a su buen funcionamiento, pero además tiene el añadido de que no sirve cualquiera. Hay que poner perfiles que tengan una alta cualificación y además experiencia en gestión. Por ejemplo, el jueves propondré el nombramiento en el Consejo de Gobierno del responsable de la dirección del Servicio Canario de Salud (SCS) y, adscritas a esa dirección, van la dirección general de Recursos Humanos, la dirección general de Recursos Económicos, la dirección de Programas Asistenciales, la Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales, el Instituto de Hemodonación, las direcciones de Área de cada Isla, las gerencias de los Hospitales y de Atención Primaria… Hay muchos cargos que nombrar y hay que buscar los mejores perfiles”.

-¿Qué actuaciones prioritarias tiene en su agenda?
“Las primeras medidas que hemos tomado han sido el incremento al máximo de las plazas de especialistas MIR de Canarias, y hemos pedido al Ministerio la especialidad de Atención en Urgencias y Emergencias. Estamos trabajando para resolver el tema de las 35 horas que están reconocidas al personal, pero tenemos que sostenerlo financieramente, y estamos caminando para buscar una vía, que no sea la judicial, para el tema de la carrera profesional. También hemos comenzado la actualización de normativas y, en cuanto estén todas las direcciones nombradas, queremos iniciar la mejora de las listas de espera y la atención de las Urgencias”.

-A propósito de las listas de espera, desde la oposición criticaron el posible maquillaje de los datos. ¿Qué medidas implementarán ahora para solucionarlo?
“Las listas de espera no es solo una cuestión sanitaria sino de transparencia, y para cumplir con esa Ley. Asumo el compromiso de publicar los datos mensualmente, si hay que hacerlo, pero no me preocupa que sean de 10, 30 o 70.000, lo que me preocupa es que detrás de cada número hay una persona, y ese paciente no debe estar en espera por un tiempo superior al que el profesional considere que debe esperar. Quiero mejorar las listas de espera sin maquillar datos, aplicando soluciones efectivas”.

-¿A qué se refiere cuando habla de la humanización?
“Hay que poner en el centro a las personas y hay que darle contenido. En Canarias hay excelentes profesionales que pueden ser mejorados en número y calidad, hay excelentes equipamientos y creo que tenemos una red de infraestructuras que es bastante aceptable, aunque requiere mejoras. No es humano que un paciente espere más allá de lo que los profesionales consideran necesario en una lista de espera; no es humano que un caso de oncología esté esperando por el transporte sanitario porque no se lo conceden; no es humano que un caso de ictus no tenga la rehabilitación a tiempo ya que aumentará las secuelas, o que la población infantojuvenil, en algunos casos, tenga que recibir atención fuera de Canarias”.

-Hay estudios que dejan al sistema sanitario canario en la cola de España. ¿Cómo lo mejorará?
“Soy consciente de que la sanidad canaria está enferma y necesita de cuatro pilares imprescindibles para revertir la situación, que pasan por mejorar la financiación, agilizar la gestión, hacer una planificación adecuada de las necesidades existentes y poner la Sanidad entre las prioridades. Si conseguimos girar la gestión, podremos poner la sanidad canaria en una situación diferente. Ahora hay una percepción de que nuestra sanidad es buena cuando estás dentro del sistema; sin embargo, no lo es cuando todavía no has accedido al sistema. Ahí está el conflicto que afecta directamente a las listas de espera y a las urgencias, y es donde habrá que incidir. Muchas veces las personas están enfadadas porque tenemos una sanidad que no responde y no se devuelve información”.

-¿Necesitan un plan de choque las Urgencias Hospitalarias?
“Veremos. Ahora tengo como tarea prioritaria la de valorar el Plan de urgencias que termina su ejecución este año y empezar a redactar el próximo. Hay que valorar lo que hemos hecho. Soy consciente, por lo que me han dicho los profesionales, de que no hay una ejecución al ritmo que sería deseable. Las urgencias en Canarias necesitan una proyección a largo plazo. Las Urgencias en Atención Primaria sí necesitarían un plan de choque, ya que hay un problema importante de recursos humanos en Primaria. Un usuario, para ser atendido por su médico de familia, no puede esperar 12 días”.

-El anterior Gobierno aprobó en los últimos meses una serie de iniciativas. ¿Hasta qué punto han hipotecado su presupuesto?
“Tengo una desviación presupuestaria significativa en los capítulos 1 y 4, fruto de la irresponsabilidad a la hora de ejercer funciones dentro de la Consejería. No realizaron previsiones presupuestarias para el copago farmacéutico, para las 35 horas, no puedes prometer a los profesionales del Negrín que después de las elecciones se les dará respuesta, y para afrontar la carrera profesional, ampararse en un dinero que debe venir del Estado y que no se sabe si vendrá. No quitaré los derechos que se les han reconocido”.

-¿Seguirá financiando el Orkambi y estudiará implantación de mejores tratamientos?
“No voy a quitar el tratamiento, entre otras cosas porque defendí en el Parlamento la PNL de la Fibrosis Quística. Si hay otro medicamento más eficiente y los facultativos lo prescriben, seguiremos el camino necesario para mejorar la salud de los canarios”.

-¿Y en el caso de la ampliación del calendario vacunal?
“Canarias, junto con otras comunidades, amplió las vacunas y hay una discrepancia jurídica. Cuando se resuelva veremos si lo alteramos o no”.

-Hay camas hospitalarias ocupadas por pacientes sociosanitarios ¿Qué medidas tomarán junto al área de Derechos Sociales?
“No miraré para otro lado en el principal problema social que tiene esta comunidad que es la pobreza estructural, y donde la sanidad puede contribuir de manera sustancial a eliminar o disminuir esa pobreza. Considero imprescindible que Políticas Sociales y Sanidad no trabajen como compartimentos estanco y emprendan acciones conjuntas en el ámbito sociosanitario, tanto en mayores como en discapacidad. Hay que optimizar los recursos, reforzar nuestra atención hospitalaria a domicilio, mejorar la atención y las camas sociosanitarias, potenciar los servicios sociales municipales, y mejorar los recursos humanos tanto en Atención Primaria como en Hospitalaria. También debemos coordinarnos en la Atención temprana, que afecta a Sanidad, Políticas Sociales y Educación, y asimismo debemos trabajar en Salud Mental, con el plan de rehabilitación psicosocial para la población infantojuvenil y la adulta”.

-En cuanto a los hospitales del Norte y del Sur de Tenerife. ¿Cómo abordará este reto para dotarlos de medios suficientes?
“Son infraestructuras que avanzarán hacia la condición de hospitales. Y lo serán cuando respondan a los servicios que tienen que tener, los servicios de un hospital de referencia por cada 250.000 habitantes. El del Norte está en un estado embrionario, mientras que el del Sur tiene una mejor cartera y, en cuanto a infraestructuras, está mucho más avanzado. Se supone que en marzo debían estar recepcionados los quirófanos y los paritorios. Mi objetivo es que al finalizar los cuatro años estemos más próximos a tener hospitales en el Norte y el Sur de Tenerife, además del de Fuerteventura”.

-Háblenos, por último, de los conciertos sanitarios. ¿Va a regularizarlos?
“Estoy sorprendida por la falta de actualización. Me he encontrado muchísimos contratos vencidos y lo raro es ver acuerdos vigentes. Vengo a defender la sanidad pública, universal y de calidad. Ahora mismo no somos capaces de dar respuesta a todas las demandas, así que la sanidad privada colaborará con la pública, no al revés. Habrá que hacer un análisis de cada situación”.