santa cruz

De terreno de toscas a corazón de la capital

En sus orígenes, esta zona del centro de Santa Cruz constituía una extensa franja de huertas, cementeras y baldíos que cubrían el oeste y norte del casco primitivo de la ciudad
El barrio de El Toscal ha perdido residentes en las últimas décadas, al mismo tiempo que muchas de sus casas tradicionales han caído en la ruína y el abandono. Fran Pallero
El barrio de El Toscal ha perdido residentes en las últimas décadas, al mismo tiempo que muchas de sus casas tradicionales    han caído en la ruína y el abandono. Fran Pallero
El barrio de El Toscal ha perdido residentes en las últimas décadas, al mismo tiempo que muchas de sus casas tradicionales han caído en la ruína y el abandono. Fran Pallero

El Toscal es un barrio del casco histórico de la ciudad de Santa Cruz y se encuadra administrativamente dentro del distrito de Centro-Ifara. En el citado barrio se encuentran lugares tan emblemáticos como el Museo Militar de Almeyda, la parroquia de San Francisco de Asís, el Parque García Sanabria y la Iglesia de San José. Asimismo, destaca la abundancia de edificios históricos. Gran parte del barrio de El Toscal está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Conjunto Histórico Artístico desde el año 2007.

El nombre de El Toscal quiere decir terreno de tosca, en clara referencia a la primitiva característica del suelo del lugar. Ocupa una superficie de algo más de medio kilómetro cuadrado, quedando delimitado de la siguiente forma: desde el vértice suroeste formado por la confluencia de la Rambla de Santa Cruz con la calle de Numancia, continúa el límite hacia el noreste por el eje de la Rambla de Santa Cruz, hasta su cruce con la avenida de Francisco La Roche. Desde aquí, el límite es el mar hacia el suroeste hasta la conexión entre la referida avenida y la calle de La Marina, que sigue en dirección sur hasta la confluencia con la calle de Emilio Calzadilla.

El límite prosigue por el eje de esta calle hacia el noroeste hasta la plaza del Patriotismo. Desde aquí, toma la calle de La Rosa hasta el cruce con la de Santa Rosalía, cogiendo de nuevo dirección noroeste hasta la calle de Méndez Núñez. Desde esta calle, el límite continúa dirección suroeste hasta la calle de Numancia, y de aquí, finalmente, rumbo norte hasta el punto de partida.

El barrio de El Toscal se encuentra a 700 metros del centro de la ciudad, a una altitud media de 29 metros sobre el nivel del mar. Cuenta con una iglesia dedicada a San José; varias plazas públicas (Isabel II, San Antonio de Texas y Glorieta Arquitecto Marrero Regalado); los centros educativos (el CEIP Fray Albino, el Colegio Onésimo Redondo, el Colegio Hogar Escuela María Auxiliadora y la Escuela Montessori); un parque infantil, un polideportivo, el centro cultural Casa Pisaca; varias farmacias y entidades bancarias, así como numerosos comercios. Próximos al Parque García Sanabria se localizan también instalaciones hoteleras.

En la calle de La Marina se concentran gran número de instituciones públicas, como el Edificio de Servicios Múltiples I del Gobierno de Canarias, la Administración General del Estado, el Instituto Geográfico Nacional, la Oficina de Extranjeros de la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, el Consulado de Venezuela, la Viceconsejería de Turismo o el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Asimismo, en la zona costera del barrio se sitúa parte del Muelle de Ribera de la Dársena de Anaga del puerto capitalino, así como el Muelle de pasajeros Interinsular y comisarías de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

Baldíos, huertas y cementeras

En sus orígenes, El Toscal, Los Toscales o Las Toscas, constituía una extensa zona de huertas, cementeras y baldíos que cubría el oeste y norte del casco primitivo de la ciudad. En el siglo XVIII, al amparo del inicio de la preeminencia del puerto de Santa Cruz, comienza la colonización popular de la zona. En el tránsito del siglo XIX al XX surgen gran parte de los edificios que lo caracterizan, siendo a mediados de este último cuando se produce la compactación definitiva del barrio. En El Toscal, al igual que en los de El Cabo, Duggi y Los Llanos, abundaban antiguamente las ciudadelas, viviendas comunitarias con un gran patio central rodeada de habitaciones, donde en cada una de ellas vivía una familia compartiendo con el resto de vecinos la cocina y el retrete, sobreviviendo cuatro en el barrio.

Por otra parte, El Toscal fue lugar de origen de dos equipos históricos del fútbol tinerfeño: el Iberia Fútbol Club y el Toscal Club de Fútbol. En el citado barrio capitalino destacan las siguientes asociaciones vecinales: Vecinos del Barrio de El Toscal Luz y Vida, Callejón Iberia-Ravina Toscal y Barrio de El Toscal de las Tribulaciones.

Celebraciones tradicionales

Cada año en las calles de El Toscal se celebra una de las manifestaciones religiosas más importantes de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife: la procesión del Señor de las Tribulaciones, también llamado Señor de Santa Cruz. Se trata de una talla de busto que representa a Jesucristo de Nazaret en su representación del Ecce Homo, que se venera en la Iglesia de San Francisco de Asís en la capital. Esta parte cada Martes Santo por la noche desde la citada parroquia hasta la calle del Señor de las Tribulaciones. Dicha procesión es una de las tradiciones más antiguas y arraigadas de los santacruceros en general y de los toscaleros en particular, en la que se rinde honores al Señor de Santa Cruz, una imagen íntimamente unida a la idiosincrasia de la ciudad desde hace siglos. Este acto tiene su origen en la supuesta salvación milagrosa de la ciudad de una epidemia de cólera en 1893.

descenso poblacional

La evolución de la población en el barrio de El Toscal, según datos del 2010, viene a demostrar que ha habido un mínimo pero visible retroceso. En el periodo que va desde el 2005 al 2010 pasó de 11.112 personas a 10.574. Es decir, 538 menos en cinco años. Salvo del 2005 al 2006, en el que hubo un aumento de 30 personas, el descenso anual en los siguientes cuatro años fue de 249, 122, 113 y 84 habitantes, respectivamente. A 1 de enero de 2019, la población de este histórico barrio capitalino se ha situado en 9.488 personas.

TE PUEDE INTERESAR