La Laguna

La Laguna da marcha atrás a su Plan General de Ordenación

El edil de Urbanismo, Santiago Pérez, anuncia que el nuevo documento se apoyará en el principio de desarrollo sostenible y será sometido a evaluación ambiental estratégica

Después de 10 años de tramitación el PGO ha llegado a un punto muerto, según Santiago Pérez. DA

El Ayuntamiento de La Laguna elaborará una nueva propuesta de ordenación general del municipio basada en el principio de desarrollo sostenible, que combine las posibilidades de crecimiento económico y poblacional con el respeto a los recursos naturales, que en el caso de La Laguna tiene un componente especialmente importante de suelo agrícola. Una nueva propuesta que, en palabras del concejal de Ordenación del Territorio, Santiago Pérez, supone “darle marcha atrás al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y someterlo a una evaluación ambiental estratégica”.

De esta forma, los equipos de la Concejalía de Ordenación de Territorio y de la Consejería de Ordenación del Territorio y Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, liderada por José Antonio Valbuena, han mantenido una reunión de trabajo para analizar la situación actual del PGO del municipio. “El Plan de Ordenación de La Laguna ha estado tramitándose durante una década para llegar a una especie de punto muerto, después de que el Ayuntamiento haya gastado 4,5 millones de euros en este proceso”, comentó ayer Pérez, quien señaló que ante esta situación “existe un criterio unánime de la Consejería y de este Ayuntamiento para darle marcha atrás al PGOU y someterlo a una evaluación ambiental estratégica”.

El concejal explica que se van a aprovechar los estudios realizados hasta la fecha, pero en una nueva propuesta de ordenación basada “en un principio de desarrollo sostenible que nos obliga a combinar armónicamente las expectativas y posibilidades de crecimiento económico y poblacional de La Laguna con el respeto a sus recursos naturales, y en especial al suelo agrícola del municipio”.

En este sentido, Santiago Pérez subrayó el carácter estratégico del suelo agrícola, “un recurso que una vez destruido no se puede recuperar, por lo que es necesario garantizar su protección”, y aseguró que “el Plan General debe tener unas proyecciones razonables de crecimiento poblacional y, en consecuencia, de reserva de suelo urbanizable. Lo que no puede ocurrir es que exista, como sucedía en la propuesta aprobada inicialmente en 2013, una previsión de suelo urbanizable para una población de 338.000 habitantes, cuando La Laguna tiene censadas 155.000 personas”.

Los técnicos de Urbanismo elaborarán ahora una evaluación del trabajo a realizar y establecerán su coste económico, para sacar a concurso público la reelaboración del PGO hasta su aprobación definitiva.