tacoronte

Inician el rescate del camión con gasoil ante el peligro ecológico en un paraje protegido

El vehículo, con 3.000 litros de combustible, se precipitó hace una semana por un barranco de Tacoronte, y las autoridades han decidido actuar mañana ante la “pasividad” de la aseguradora

Fue hace más de una semana cuando un camión con casi 3.000 litros de gasoil se precipitó por el barranco de La Hondura, sobre el paisaje protegido de la Costa de Acentejo, dentro del término municipal de Tacoronte. Allí se pueden ver todavía esparcidas diferentes partes del mismo, papeles y un chaleco reflectante. Milagrosamente, no ha pasado a mayores. Pese a las altas temperaturas y la orografía, no se ha producido ningún derrame ni se ha inflamado la carga. El lugar es un área de alto valor ambiental protegido y, por suerte, no se ha producido ningún vertido que amenazara este paraje. Las autoridades se han decidido a actuar.

Desde entonces, la empresa propietaria del vehículo (Tenoil Marine), la compañía aseguradora, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento estudian la manera más idónea para vaciarlo y retirarlo del lugar, dada la complejidad que revisten los trabajos, al ser una zona de difícil acceso y un vehículo de cuatro toneladas que tiene en su interior líquido inflamable. Estas condiciones, unidas a la riqueza ambiental del lugar, requirieron la puesta en marcha del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Accidentes en el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera (Pemerca), en situación de Alerta tipo 2.

Finalmente, la recuperación del vehículo comenzará mañana con la instalación de una grúa de 124 metros de altura en la calle Jardín del Sol, con plataforma de cemento para consolidar el suelo, y se extenderá hasta el domingo.

Con toda probabilidad, el sábado se procederá al vaciado del depósito de combustible y el domingo, a la del gasoil. Ese mismo día se llevará a cabo la elevación del vehículo, después de nivelarlo sobre el terreno.

El Ejecutivo autónomo y la Corporación insular decidieron tomar las riendas ante la demora con la que se llevaba este asunto, y asumir las labores de rescate, pero pasarán la correspondiente factura a los dueños del vehículo y a la compañía aseguradora para que abonen los gastos.

Así se decidió ayer tras una reunión celebrada con el concejal de Seguridad Ciudadana de Tacoronte, Julio Navarro, miembros de ambas administraciones, la empresa Disa, el 1-1-2, la Policía autonómica y responsables de la empresa propietaria, en la que se acordó establecer la planificación de los trabajos.

“El jueves era la fecha límite marcada por el director del plan y eso ha hecho que se materialicen muchos procesos”, indica a este periódico el alcalde, José Daniel Díaz. El mandatario local precisa que el viernes pasado se le envió el requerimiento a la empresa, “en el que se le concedía un plazo de doce horas para presentar un plan de recuperación y trasvase con un horizonte temporal de ejecución, con respecto a la extracción de combustible”. Además, se le advirtió de que si no lo realizaba lo haría la administración y luego le pasaría la factura y así se ha decidido.

También se le encomendó que debía tener seguridad y vigilancia en la zona a partir de ese momento, con lo cual, desde el sábado es la empresa la encargada de velar por el camión y de que no se vierta el combustible que tiene en su interior.

Además, Tenoil Marine ha tenido que tomar una serie de medidas, como que el trasvase esté firmado por un consejero de seguridad, quien deberá estar presente también en la dirección de la operación, y la reposición de los daños por el accidente.

Julio Navarro criticó el desinterés mostrado por la compañía de seguros que no acudió a la reunión de ayer. Sin embargo, se mostró más comprensivo en cuanto a que los dueños del camión no asuman estos trabajos dada su elevada cuantía y el dispositivo que conlleva.

Estos últimos se quejan de que la aseguradora no acabó de darle el visto bueno a ninguna de las alternativas planteadas para retirar el vehículo, entre las que contemplaba el uso de grúas, el desmonte por piezas o el uso de un helicóptero para elevarlo.

El factor suerte ha estado presente en todo momento desde la caída

Desde un principio, el Ayuntamiento insistió en que el vehículo fuese retirado lo antes posible debido a la zona en la que se cayó y al material que carga, que no se ha derramado ni inflamado pese al intenso calor.

TE PUEDE INTERESAR