una tragedia migratoria que conmueve a toda españa

Las víctimas del cayuco que nunca llegó a Canarias ya suman 62 muertos y 10 heridos

Tras el naufragio de la embarcación este miércoles frente a las costas de Mauritania, 154 son los inmigrantes que han fallecido durante 2019 intentando arribar al Archipiélago

Decenas de cadáveres aparecieron en las playas mauritanas arrastrados por el oleaje tras naufragar el miércoles la patera que se dirigía a Canarias con 150 migrantes a bordo.
Decenas de cadáveres aparecieron en las playas mauritanas arrastrados por el oleaje tras naufragar el miércoles la patera que se dirigía a Canarias con 150 migrantes a bordo. DA

Diario de Avisos/Efe

Siete mujeres y una niña de dos años se encuentran entre las víctimas mortales de la patera que había salido de Gambia y que naufragó el pasado miércoles en la costa de Nuadibú (extremo norte de Mauritania) cuando trataba de llegar a Canarias. Las autoridades del país africano elevaron ayer la cifra de fallecidos a, al menos, 62 personas, si bien se desconoce el número exacto de los desaparecidos.

Basándose en los testimonios de los supervivientes, el Gobierno mauritano calcula que en la embarcación iban entre 150 y 180 personas, de ellas varias mujeres y sobre todo jóvenes de entre 20 y 30 años.

Al parecer, y según las fuentes policiales, la gran mayoría de ocupantes eran gambianos, pero también había entre ellos varios senegaleses.

Además, el ministerio de Interior de dicho país africano señaló ayer, en su primera reacción oficial, que por la mañana habían aparecido 58 cadáveres arrojados por las olas hacia la costa de la ciudad de Nuadibú, mientras que por la tarde aparecieron otras cuatro personas sin vida.

El sobreviviente añadió, durante el interrogatorio policial, que la patera había partido de las costas de la capital de Gambia, Banjul, el pasado miércoles 27 de noviembre, en una de las rutas más largas que se recuerdan para un viaje de este tipo.

Según la Organización Internacional de Migraciones, cuyos agentes han tomado declaraciones a algunos supervivientes, la embarcación se estaba quedando sin combustible cuando se acercó a las cosas de Nuadibú, presumiblemente en un intento de repostar.

Fue en esa maniobra cuando la embarcación chocó con un arrecife, volcó y todos sus ocupantes cayeron al agua; solo los que sabían nadar pudieron alcanzar la costa y ponerse a salvo, de acuerdo con los testimonios que ayer dieron a la policía mauritana.

El sobreviviente reveló que el costo financiero de este intento de migración ilegal fue de aproximadamente 760 euros por persona. Después de su interrogatorio, los sobrevivientes serán expulsados a su país de origen, mientras que los cuerpos rescatados fueron enterrados en la noche del mismo miércoles en tumbas individuales a las afueras de Nuadibú.

Sobre los supervivientes hay que tener en cuenta que diez tuvieron que ser hospitalizados en Nuadibú por la gravedad de su estado tras el naufragio de su embarcación.
Además, Salvamento Marítimo rescató en la tarde de ayer uotra embarcación irregular con 30 personas a bordo cuando se encontraban a 160 millas al sur de Gran Canaria, según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2 de Canarias. El dispositivo de seguridad y sanitario atendieron a los migrantes que, según el 112 de Canarias, se encontraban en “buen estado”.