sanidad

Alarma por la mayor incidencia de la gripe entre los más pequeños de la casa

El virus de este año ya ha acabado con la vida de tres canarios y causado otros 60 ingresos de gravedad, pero destaca cómo se está cebando en las Islas entre los niños de 0 a 4 años de edad
Año tras año, la asistencia a los centros sanitarios de las Islas se incrementa por la gripe. DA
Año tras año, la asistencia a los centros sanitarios de las Islas se incrementa por la gripe. DA
Año tras año, la asistencia a los centros sanitarios de las Islas se incrementa por la gripe. DA

Viene todos los años con forma distinta y no hay manera de evitar que cause estragos entre la población, especialmente entre aquellos que, por edad o por otros problemas de salud, son particularmente sensibles a sus efectos. Se trata de una vieja conocida, la gripe, que ya ha entrado en fase epidémica en Canarias, a tal punto que ha causado tres muertes en las Islas y motivado, al menos, el ingreso de otras 60 personas en estado grave.

Sin embargo, los especialistas advierten que en esta temporada 2019/2020 se está produciendo una especial incidencia entre los más pequeños de la casa, particularmente en la franja más delicada, la que transcurre desde el nacimiento hasta los cuatro años, si bien es menester aclarar que ninguno de los tres fallecidos ya citados son menores de edad.

Pero ello no es óbice para esa alarma, habida cuenta de que, precisamente por su edad, los más pequeños son uno de los colectivos particularmente sensible a la gripe, dada su menor capacidad defensiva ante las enfermedades de estas características.

Además, basta con preguntar a cualquier padre o madre para comprobar que son precisamente los niños quienes suelen traer el virus a las familias, particularmente cuando están en la fase de la guardería, con lo que ello conlleva para un sistema inmunológico que, a esas alturas de la existencia, apenas comienza a desarrollar las defensas naturales contra estas enfermedades.

Como quiera que la mayoría de las personas contraen la gripe cuando inhalan gotitas provenientes de la tos o los estornudos de alguien afectado (también si se entra en contacto con algo que contenga el virus y luego se toca la boca, la nariz o los ojos), es fácil comprender cómo los niños y las niñas suponen un agente no intencionado de propagación de estos virus.

Si sus hijos han contraído la gripe, recuerden que los especialistas recomiendan que beban abundantes líquidos para evitar la deshidratación, duerman mucho y se tome las cosas con calma, tomen paracetamol o ibuprofeno para aliviar la fiebre y las molestias, entre otros consejos. Para saber si su bebé tiene gripe, además de los síntomas habituales (fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y muscular, etc), una pista es que también de la sensación de ponerse inquietos o, sencillamente, de “tener mal aspecto”.

Sea como fuere, no olvide que, a pesar de estar ya en fase epidémica (hasta el 15 de febrero), el Servicio Canario de la Salud sigue ofreciendo la posibilidad de vacunarse, algo que deben hacer los adultos que sufren patologías asociadas y todos los sanitarios.

TE PUEDE INTERESAR