Sociedad

Historias de fantasmas en Canarias

Hace años que José Ramon Navas apostó por su pasión embarcándose en una aventura de la que la mayoría no suele salir airoso

Los amantes del misterio y las leyendas canarias estamos de enhorabuena. J.R. Navas acaba de regalar a sus lectores una nueva entrega de su serie La Habitación Acolchada, un tercer volumen de relatos cortos en los que ficciona la realidad misteriosa de nuestras islas. Bebe de leyendas bien arraigadas y de auténticos “expedientes x” canarios que tienen a las apariciones de espectros como eje central.

Hace años que José Ramon Navas apostó por su pasión embarcándose en una aventura de la que la mayoría no suele salir airoso. Decidió dedicar la mayor parte de su tiempo a la escritura, tanto a la creación como al tutelaje de nuevos escritores, y hoy puede decir que no le va mal, que sigue en la brecha no solo con dignidad sino recogiendo ya algunos estimulantes frutos. Sus libros se venden, sus lectores le ven como una inspiración, su alumnado manifiesta satisfacción y, guindando el pastel, sus relatos cortos están en proceso de adaptación para la televisión. Sus sagas Las Crónicas de Elereí de fantasía mitológica, la de vampiros reunida bajo el nombre del ancestral demonio femenino sumerio Lamashtu, o la novela histórica Las Concubinas del Mal, conforman el grueso de una obra que derrocha creatividad y esfuerzo. Con su serie de relatos cortos La Habitación Acolchada, J.R. Navas reinterpreta en la tercera entrega, auxiliado por las concesiones que la ficción brinda al escritor, historias de fantasma acontecidas en las islas.

-Se ha hecho esperar esta tercera entrega, imaginamos que no por problemas de inspiración, ni de temas…
“Es cierto que esta vez he tardado más en darle forma al libro, y he de ser sincero al decir que en parte ha sido por falta de inspiración. He tenido que realizar un esfuerzo titánico en muchas ocasiones para alcanzar el nivel que esperaba de las historias que componen la antología. Ten en cuenta que la primera y la segunda parte están ya en proceso de preproducción de la serie, y eso me obligaba a ser más exigente con esta tercera parte. Y créeme, no ha sido nada fácil dar con la tecla para que los relatos estuvieran a la altura que se esperaba de ellos”.

-¿Qué distingue a la Habitación 3 de las dos anteriores?
“Aparte del tema que centra los relatos, es decir, las casas encantadas y las historias de fantasmas, hay también un paso más de madurez a la hora de escribirlos. Hay un proceso de documentación profundo en cada una de las historias, y me he empapado de decenas de películas y series para buscar aquello que inquiete y asuste a los lectores. No es que en los dos anteriores no hubiera esa madurez, pero con cada libro que escribo me redescubro inventando situaciones y escenas que jamás imaginé que lograría escribir. Es cada vez más difícil alcanzar ese punto de desasosiego en las personas que leen libros, pero sigue habiendo resquicios que nos permiten a los escritores continuar sorprendiendo al público”.

-Permíteme la broma, pero vas camino de configurar un verdadero “hotel” con habitaciones acolchadas.
“¿Estamos ante una temática que genera inspiración de forma inagotable? Canarias es una tierra rica en temática ocultista y de misterio, así que aprovecharé el tirón todo lo que pueda y los lectores me permitan. Hasta ahora, junto con ‘Las Concubinas del Mal’, estas antologías de relatos están siendo mis obras más vendidas. Aparte de esto, no puedo negar que las historias de terror y brujas de Canarias me han abierto las puertas de un mundo muy exclusivo, como es el de dar el salto a la pequeña pantalla, con todo lo que ello implica”.

-Tus lectores saben que existe un substrato real detrás de muchos de tus relatos, ¿cómo encuentras el equilibro entre la ficción y lo real?
“Buena pregunta. La ficción me aporta el punto de inspiración que me ayuda a comprender mejor la realidad que nos rodea a diario. Se suele decir eso de ‘la realidad supera a la ficción’, y lo cierto es que es una aseveración con la que estoy totalmente de acuerdo. Encontrar el equilibrio entre ambas cosas depende de algunos factores, como tener la empatía suficiente con tus personajes, al igual que si fueran gente de tu entorno real. También ayuda el saber observar a nuestro alrededor y ser consciente de aquello que preocupa, alienta o entristece a las personas. En definitiva, se trata de saber combinar lo real con lo imaginario, y así alcanzar un punto de fusión creativa que sea familiar y fascinante para los lectores”.

-Hace un tiempo estaban conquistándote con llevar a televisión algunos de tus relatos, ¿cómo ha quedado el proyecto?
“Pues muy avanzado, la verdad. Lo cierto, y hablando con cautela, es que Arena Estudio, que es la productora que adquirió los derechos, está trabajando de maravilla, y además cuentan con el apoyo del Cabildo de Gran Canaria. La serie será una coproducción a nivel europeo y hay interés de algunas cadenas temáticas y una conocida plataforma. Contará con actores y actrices canarios y, por ahora, dos conocidos intérpretes a nivel nacional. He ido viendo algunos detalles que me han pasado y, como creador de las historias, se me está haciendo la boca agua”.

-En la Habitación 3, ¿qué va a perturbar al lector?
“Sobre todo, creo que el aspecto real de las historias y el contenido explícito del lenguaje que he usado para escribir los relatos. Todas ellas están basadas en acontecimientos fidedignos, y en algunos casos, documentados también. Por poner un ejemplo, el relato ‘El Orfanato’, basado en La Casa del Niño, en Las Palmas, tiene todos los tintes que encontré en vídeos que visualicé en Youtube, empezando por el que hicieron los de Cuarto Milenio. El relato ‘Aquí no dormirás’, tiene su origen en el hotel rural La Raya, historia muy conocida en Tenerife y que da mucho juego. ‘La Maldición de Tacande’ es una adaptación moderna del famoso caso del fantasma de Ana González, la madre difunta al dar a luz. Por supuesto, tampoco me podía olvidar del espectro de Catalina Lercaro, que aparece en forma de guleh (espíritus vampíricos de la mitología árabe) en el relato que lleva su nombre, ‘Catalina’. Eso son sólo algunos ejemplos, pero creo que pueden resumir a la perfección el trasfondo histórico y cultural de nuestras islas. En definitiva, creo que ‘La Habitación Acolchada 3’, es, posiblemente mi obra más cruda y dura hasta ahora”.