sanidad

Antonio Sierra: “Canarias y Europa tienen que tener más miedo a la gripe que al coronavirus”

"Hay que tener tranquilidad y confianza en los sistemas sanitarios de los países occidentales, además de su experiencia. No hay que alarmarse, en el caso de La Gomera el afectado tiene una evolución sin síntomas” y en el caso de los chinos "saben lo que se traen entre manos porque tuvieron la experiencia del SARS"

han

Antonio Sierra López, exdirector del Servicio Canario de Salud, excatedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la ULL y exdirector del departamento de Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Canarias (HUC),| Sergio Méndez

El experto en Microbiología y Parasitología Antonio Sierra López, exdirector del Servicio Canario de Salud, excatedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la ULL y exdirector del departamento de Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Canarias (HUC), es una de las voces más expertas para hablar sobre el nuevo coranovirus.

-¿Debemos preocuparnos por la evolución de este nuevo coronavirus de Wuhan?
“Creo que no. Para las sanidades de los países occidentales este coranovirus no será un problema, como hasta ahora se ha visto, que no hay confirmados fallecidos fuera de China, pero habrá que estar alerta y vigilante por si evoluciona y muta. Hay que tener tranquilidad y confianza en los sistemas sanitarios de los países occidentales, además de su experiencia. No hay que alarmarse, en el caso de La Gomera el afectado tiene una evolución sin síntomas”.

-¿Se les puede achacar a las autoridades chinas alguna responsabilidad?
“Los chinos saben lo que se traen entre manos porque tuvieron la experiencia del SARS. Mientras tengan a un paciente con coronavirus, deben tenerlo aislado. Seguro que habrán más de 11.000 casos, que no es que los oculten las autoridades, sino que algunos son tan leves que han pasado por simples resfriados. Ellos creen que en siete o diez días llegará al pico de contagios, y yo no me atrevo a ratificarlo porque hay casos ocultos y su período de incubación no es claro”.

Antonio Sierra López. | Sergio Méndez
-Parece que seguimos sin aprender. ¿Morirá el ser humano por una pandemia?
“No creo. Las enfermedades infecciosas siguen siendo la primera causa de muerte en los países en vías de desarrollo, sobre todo en el África subsahariana, pero en los países occidentales no nos afectan de este modo. El punto de inflexión fue cuando comenzó a dispensarse la penicilina en 1942. Sin duda, nuestro golpe más fuerte ha sido el VIH, porque otro virus que hizo muchos estragos fue la viruela y lo controlamos con la vacuna. El único problema que veo actualmente en la sociedad es el de la gente que no se vacuna, que pone en peligro al resto ante enfermedades que parecen erradicadas. Actualmente, pese a no lograr una vacuna contra el VIH, los tratamientos antirretrovirales han logrado controlar la enfermedad y convertirla en crónica. La gripe de 1918 fue tan mortífera porque era un virus nuevo, no había arsenal terapéutico ni los mecanismos ni soportes respiratorios actuales en una UVI, ni la experiencia inmunitaria de los anticuerpos actuales con el H1N1. El actual virus A H1N1 no tiene la virulencia de ese anterior. En el caso de la gripe aviar sí pudo haber más temor y alerta, ya que la OMS llegó a decir que se adaptaría al hombre, pero al final no ha conseguido hacerlo”.

-¿Otro problema de primer nivel son las resistencias?
“Hay bacterias que nos han salido multirresistentes y nos están poniendo en aprietos. La política no ha sido la adecuada, comenzando por la automedicación en nuestras casas y continuando por la sanidad animal. Creo que los antibióticos para las bacterias resistentes habría que reservarlos para los hospitales. Hay que recordar que los antibióticos no son eficaces para los virus, para ellos tenemos los antivirales, y vacunas específicas como la de la gripe. Es destacable que hemos ampliado el arsenal de vacunas en edad infantil, precisamente muchas para virus”.

-El contagio del alemán que se encuentra en La Gomera llegó de su país y este a su vez de Shanghái. ¿Vaya viaje, no?
“Cuatro casos de Alemania fueron en una empresa de Baviera que recibieron una conferencia de una ponente que llegó de Shanghái, y a que la semana anterior recibió la visita de sus padres que habían viajado a Wuhan, el epicentro de este coronavirus. Es decir, viajó a Alemania en período de incubación, por lo tanto no tomó medidas, y se lo trasmitió a los alemanes y cuando volvió a su país fue cuando lo diagnosticaron. Como es un virus nuevo tenemos muchas incógnitas por despejar y habrá que acostumbrarse a que aparezca algún caso más. Pero reitero que tanto en Canarias como en Europa hay que tener más miedo a la gripe, que esta temporada ya van 11 muertos y 360 hospitalizados en nuestras Islas y en España se superarán los 2.000 fallecidos. El 90% de los muertos no estaban vacunados, hay que incidir más”.

-¿Hay muchas coincidencias entre este coronavirus y sus ‘primos’ el SERS y el MERS?
“Conocemos los coranovirus desde los años 60. Hay más de 200 virus, entre ellos los coronavirus. En el 2002 se produce la primera adaptación de animales a humanos por la mutación y se van adaptando. Lo mismo ocurrió con el VIH, que en los años 50 pasó del simio al humano. Este nuevo coronavirus tiene una letalidad del 2 al 3% por casos infectados, mientras que el SARS fue casi del 10% y el Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) tiene una mortalidad del 35%. Se está investigando de qué animal procede, sabemos que surgió en un mercado de animales. Coinciden en los dos casos anteriores su origen en los murciélagos y después pasó a la civeta en el SARS, mientras que del murciélago pasó a camellos en el MERS”.

TE PUEDE INTERESAR