fÚtbol

Cuando no puedes ganar, es bueno no perder

Tenerife y Rayo Vallecano empataron a cero en un partido en el que los blanquiazules fueron mejores en la primera parte
Encuentro entre el CD Tenerife – Rayo Vallecano. | FOTO: Fran Pallero

Tenerife y Rayo Vallecano empataron a cero en un partido en el que los blanquiazules fueron mejores en la primera parte. Durante esos minutos los de Rubén Baraja llegaron a tener unas cuantas buenas oportunidades de gol, pero los delanteros locales no estuvieron acertados. Para el Tenerife esta es su quinta jornada consecutiva sin perder, mientras que para el Rayo es su quinto empate seguido.

Rubén Baraja formó al once inicial que se esperaba, con el capitán Suso Santana en el costado derecho.

Los primeros compases del partido fueron de tanteo, hasta que el Rayo Vallecano, un rival con una calidad inmensa, pero con la misma cantidad de problemas, avisó de sus intenciones. El cuadro rayista estuvo muy cerca de adelantarse en el marcador en el minuto nueve y medio de la primera parte. Mario Suárez remató al poste de la portería defendida por Ortolá. Esta seria advertencia despertó a los blanquiazules, que desde ese momento tomaron las riendas del partido.

Empezó el Tenerife a hostigar a Dimitrievski, quien temió lo peor cuando Dani Gómez lo enfiló cara a cara después de que Nahuel dejase pasar un buen centro desde la izquierda. Pero lo vio tan claro el delantero madrileño, que dejó pasar mucho tiempo y le robaron la cartera por detrás.

Antes de eso, la afición del Heliodoro se levantó en el minuto 12 para homenajear al desaparecido Barraquito, que hace ya un año que desapareció.

Al borde la primera media hora, Aitor Sanz probó suerte desde la frontal del área, pero su potente disparo se fue por la izquierda de la meta madrileña tras tocar en un defensa del Rayo. La misma suerte corrió una falta lanzada por Nahuel en el minuto 36. Igualmente el balón fue a parar al saque de esquina tras desviar un jugador de la barrera.

Antes de que los jugadores se fueran a los vestuarios, el Tenerife tuvo otra ocasión muy clara de marcar, con un remate de Suso que desvió Luna sobre la misma raya de gol. Así un Tenerife de menos a más, acabó la primera parte con claras opciones de ir por delante en el marcador. No obstante el Rayo también demostró ser un equipo peligroso y con recursos para hacer daño.

La segunda parte arrancó con una variación en el equipo visitante. Milic entró en lugar de Saveljilch. En el Tenerife salió al campo a disputar la segunda parte Sipcic, aunque el serbio tuvo problemas físicos durante la primera parte.

El Rayo comenzó mandando en el segundo acto, abusando incluso de su enorme facilidad para circular la pelota con calidad. Pero fue Aitor Sanz el que intentó sorprender desde lejos. Aunque precisamente fue lejos donde acabó la pelota golpeada por Aitor.

En el 61 el Tenerife tuvo, de nuevo, la ocasión de inaugurar el marcador. De nuevo Dani Gómez se plantó ante el meta rayista tras recibir un pase filtrado de Milla. El disparo del punta fue demasiado flojo y Dimitrievski paró con seguridad.

En el minuto 68, los entrenadores de ambos equipos decidieron mover sus equipos. En el Tenerife se fue al banquillo un desconocido Suso y entró Moore. Por parte del Rayo entraron Álvaro y Advíncula y se sentaron Jorge de Frutos e Isi. Poco después, Baraja decidió quitar a Joselu para reforzar el medio campo con Javi Muñoz.

Los últimos minutos del encuentro fueron para el Rayo Vallecano, que encerró en su campo a unos blanquiazules que se quedaron sin ideas en la parte final del partido.

Casi en el minuto 90, Miérez entró al campo y se marchó Milla. Reapareció el delantero argentino tras superar una lesión que le dejó ko durante muchas jornadas.

Fue el último movimiento destacado de un partido en el que el Tenerife estuvo mejor en la primera parte que en la segunda. Ya se sabe lo que se suele decir, cuando no se puede ganar, es importante no perder.

TE PUEDE INTERESAR