el temporal de calima y viento queda atrás

Los vientos alisios retiran hoy la calima y limpian el cielo canario

La Aemet prevé que a lo largo de esta noche se dé por finalizado el grave episodio de polvo en suspensión y fuertes vientos que ha provocado en las Islas el mayor temporal en décadas
Imagen vía satélite en la que se aprecia la magnitud del temporal de viento y polvo en suspensión que han padecido las Islas en estos días. DA
Imagen vía satélite en la que se aprecia la magnitud del temporal de viento y polvo en suspensión que han padecido las Islas en estos días. DA
Imagen vía satélite en la que se aprecia la magnitud del temporal de viento y polvo en suspensión que han padecido las Islas en estos días. DA

Los cielos despejados y la continuidad de calima, que persistirá hasta el final del día, predominarán hoy en Canarias, en una jornada en la que se espera que vuelva el alisio y limpie de esta forma los cielos del Archipiélago. Finaliza así uno de los mayores temporales de calima y viento que ha sufrido las Islas en los últimos 40 años. Ha sido un episodio de casi 72 horas que, sobre todo el domingo, causó importantes estragos, dentro de las poblaciones y en la agricultura, multiplicados por la aparición de una serie de incendios en varias zonas urbanas del norte de Tenerife, principalmente, que ya están controlados.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que hoy comience a entrar nubosidad por el norte de las islas, lo que permitirá que desciendan las temperaturas y se limpie la atmósfera de la calima imperante en los últimos días. Las temperaturas irán en ligero a moderado descenso, más significativo el de las máximas en vertientes norte. En zonas altas se esperan pocos cambios. El viento del nordeste será fuerte en extremos noroeste y sureste, donde no se descarta aún alguna racha puntualmente muy fuerte.
Termina al fin un temporal de siroco africano que será recordado por su especial virulencia que, unido a la epidemia de gripe, ha motivado colapsos en las urgencias sanitarias. De hecho, toda la población de las Islas Canarias, más de 2,1 millones de personas, a las que habría que sumar los turistas, ha estado expuesta estos días al aire de peor calidad del mundo, muy por encima del que se respira en las megalópolis más contaminadas del planeta. De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, cualquier concentración de partículas superior a los 50 microgramos por metro cúbico desaconseja la exposición al aire libre, y lo que se ha estado respirando desde el sábado pasado en Canarias supera con mucho ese umbral, tanto de polvo como de tóxicos. En Gran Canaria se han alcanzando casi los 2.000 microgramos por metro cúbico, mientras que en Tenerife se llegó a los 1.000, y muy cerca de ese registro han estado El Hierro, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura.

riesgo para la salud

Tanto la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) como el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona alertaron con antelación de que la calima que afecta ahora al Archipiélago iba a ser de muy alta intensidad. Y las predicciones se han demostrado precisas, incluso en la concentración de partículas, que fue cifradas entre 500 y 2.000 microgramos por metro cúbico. Sin embargo, las autoridades canarias han hecho más caso a los riesgos por la anunciada fuerza del viento, que alcanzó los 150 kilómetros por hora, que a la altísima concentración de polvo y tóxicos arrastrados por el viento.

Porque la calima no solo ha traído polvo sino que, según los científicos, viene acompañada de una alta concentración de tóxicos procedentes de las centrales térmicas, las petroquímicas y la minería de países vecinos como Argelia y Marruecos, y en menor medida, Túnez, lo que agrava las amenazas a la salud para las personas que respiren ese aire, especialmente las que padezcan alguna patología respiratoria o cardiológica. Estas partículas penetran por las vías respiratorias, llegan a los bronquios y pueden ocasionar procesos inflamatorios.

TE PUEDE INTERESAR