sociedad

Un centro privado de Arona dona libros para los huéspedes británicos confinados en el H10 Costa Adeje

El director del colegio, Jon Green, quiso hacer una aportación tras ver a turistas “aburridos” en la cuarentena; así espera amenizarles la estancia
Los tomos donados por el colegio británico y la librería Las Chafiras. DA

No todo son malas noticias en el interior del hotel H10 Costa Adeje Palace, donde continúan confinadas más de 600 personas por el riesgo de propagación del coronavirus tras los cuatro casos positivos de turistas italianos que se alojaban en el complejo sureño. También ha habido tiempo para muestras de solidaridad, como el gesto protagonizado por un centro privado extranjero, el Wingate School, con sede en el municipio de Arona, que ha donado una colección de libros para los 168 huéspedes británicos que están sometidos a la cuarentena.

Según recoge el periódico inglés Express and Star, el director de la institución académica, Jon Green, “después de ver en las noticias a muchos turistas quejándose de aburrimiento”, decidió tomar cartas en el asunto y aportar su granito de arena para hacerles más amena la espera hasta el próximo 9 de marzo. Su madre, Margaret, residente desde hace más de medio siglo en la Isla, acudió a una librería local, y al explicar al personal del comercio a dónde irían destinados los títulos, la empresa optó por regalarle hasta 100 tomos de diferentes temáticas.

“Lamentamos que no hayan podido disfrutar de sus vacaciones aquí, en nuestra encantadora isla. Confiamos en que esta pequeña contribución les ayude a pasar el tiempo. De parte del personal y los niños de la Wingate School, un colegio británico en el sur de la Isla, estos libros donados por la librería Las Chafiras”, rezaba la carta que acompañaba las cajas de libros que hicieron llegar a los huéspedes del hotel adejero.

Inicialmente, Margaret tuvo dificultades por la “burocracia” y las medidas de seguridad adoptadas alrededor del complejo alojativo, que le suponían un impedimento para cumplir con su objetivo. “Creo que sería más fácil salir de la cárcel que de allí”, señala. Sin embargo, tal como ha declarado al citado medio, la mujer pudo hacer entrega de los libros -que ocupaban todo el maletero de su coche- a las autoridades, quienes los introdujeron en el H10.

TE RECOMENDAMOS