Sanidad

Teresa Cruz, cesada; Julio Pérez, nuevo consejero de Sanidad

El presidente Ángel Víctor Torres aparta a la responsable sanitaria, por pérdida de confianza, en mitad de la 'guerra' del coronavirus

Julio Pérez y Teresa Cruz Oval. DA
Julio Pérez y Teresa Cruz Oval. DA

El runrún de los pasillos se ha materializado, y lo que algunas voces autorizadas del Gobierno regional califican de “graves errores” en la gestión han provocado que en la tarde de ayer el presidente canario, Ángel Víctor Torres, tomara la decisión de cesar a la titular de Sanidad, Teresa Cruz. En su lugar, tomará las riendas de la cartera y de la actual crisis derivada del coronavirus de Wuhan el actual portavoz del Ejecutivo y consejero de Adminitraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, que ya fue desginado como máximo responsable de la Sanidad del Archipiélago en 1991, durante el segundo mandato de Jerónimo Saavedra.

Se trata de una destitución que será formalizada hoy en la reunión que celebrará el Consejo de Gobierno por videoconferencia y que, según fuentes solventes de la administración, lleva tiempo cociéndose, vistas las diferencias de Cruz Oval con otros miembros más experimentados del gabinete. Uno de ellos es el vicepresidente de la institución, Román Rodríguez, médico de profesión y con amplio palmarés en la gerencia sanitaria, que “cuestionó algunas decisiones” de la hasta ahora consejera, en línea con otros consejeros discrepantes.

Recordemos que el pasado mes de noviembre ya flotaba en el ambiente la posibilidad de que fuera cesada, dadas las tensiones existentes en la negociación de la Oferta Pública de Empleo (OPE) con los sindicatos, que llegaron a amenazar con una huelga que finalmente no se dio gracias a la mediación de Torres, que apaciguó las aguas y ofreció diálogo a los colectivos para escuchar sus demandas; o el conflicto laboral de las ambulancias, entre otras curvas de sugestión.

Todo un cúmulo de factores habría creado una “importante desconfianza” en torno a su figura, de acuerdo a las mismas fuentes, que destacan la erosión de su relación con el sector sanitario al que dirigía. Y, al parecer, su discrepancia con el nombramiento de Conrado Domínguez, exgerente del Servicio Canario de Salud, como coordinador del Comité de Gestión de la Emergencia Sanitaria del Covid-19, habría precipitado que se anuncie su cese en plena crisis de la enfermedad. “No era la persona adecuada”, señalan, si bien en el Ejecutivo valoran su entrega en un área espinosa.

Ángel Víctor Torres: “Ha sido difícil y dolorosa, pero la mejor decisión”

En una entrevista en Televisión Canaria conducida por Francisco Moreno, máximo responsable del ente, el presidente del Gobierno Ángel Víctor Torres reconoció anoche que “ha sido sopesada, díficil, compleja y dolorosa, pero la mejor decisión” cesar a Teresa Cruz. Durante el transcurso del programa, tuvo palabras amables para la hasta ahora consejera, asegurando que “lo ha hecho lo mejor que ha podido, pero una situación como esta exigía tomar una decisión, en aras de enfrentar de la mejor forma al coronavirus”. En este sentido, elogió al que será nuevo titular de Sanidad, Julio Pérez: “Una persona curtida en mil batallas y muy experimentada”.

Ayer, precisamente, en un Consejo de Gobierno exprés, el Ejecutivo dio luz verde a la compra, por valor de 5 millones de euros, de un cargamento “potente” de material sanitario directamente a proveedores chinos. Una operación que contará con la ayuda de un grupo empresarial canario, que se encargará de agilizar las gestiones y del traslado por avión de los productos. Paralelamente, el Servicio Canario de Salud negocia con la multinacional farmacéutica Roché la adquisición de 30.000 test para el virus.