Sociedad

Cuando darse el ‘sí, quiero’ depende de la cuarentena

El sector de las bodas en Tenerife afronta continuos aplazamientos durante su habitual temporada fuerte a causa del confinamiento, es por ello que maquilladores, fotógrafos o decoradores lidian estos días con la angustia y el nerviosismo de decenas de parejas

Borja y Cecilia esperan poder contraer matrimonio el próximo 4 de julio. FOTO: Yeray Cruz
Borja y Cecilia esperan poder contraer matrimonio el próximo 4 de julio. FOTO: Yeray Cruz

Cada año miles de parejas sellan su amor a través de un ‘sí, quiero’, un ritual simbólico que no solo conlleva importantes gastos, sino una planificación que suele remontarse hasta doce meses antes. Con el coronavirus rondando y el confinamiento decretado justo en la temporada fuerte para la celebración de estos eventos, el 2020 se dibuja complicado para el sector de las bodas en Canarias. Mientras, los futuros matrimonios conviven en casa intentando mantener la ilusión intacta y con los dedos cruzados para no tener que aplazar la fecha de su enlace.

“A no ser que acabemos peleados con el encierro, la boda se hará, ya sea el 4 de julio o más adelante”, bromea Cecilia, que tiene previsto intercambiar alianzas con su novio Borja en La Laguna. Esta tinerfeña, conocida por enseñar en su cuenta de Instagram (Ceci Wallace) sus trucos como maquilladora, vive estos días una doble incertidumbre al no saber si la fecha de su boda se mantendrá y si los servicios de maquillaje para los que otras novias la han contratado tendrán también que aplazarse.

Cecilia confía en que su vestido de novia, que debía ser enviado en estas fechas, llegue a tiempo para la celebración, y el único paso que ha tenido que dar hasta ahora ha sido parar la impresión de las invitaciones: “No solo influye el período de cuarentena, sino que cuando esto acabe, no sabemos si se podrán organizar eventos de gran afluencia”, explica. La luna de miel, un viaje a los Estados Unidos que ya casi había terminado de pagar, también ha quedado en veremos.

Con la cuenta casi a cero se han quedado los autónomos que viven de la organización de bodas. Rómulo Leal, que tiene contratados a cuatro trabajadores en su empresa de decoración de eventos, asegura que después de la temporada baja, marzo debía ser “un mes de recuperación”. Lejos de esto, hasta ahora ha tenido que aplazar 15 bodas.

Rómulo Leal intenta cuadrar nuevas fechas con las parejas que han tenido que aplazar su servicio de decoración. Foto: Edu Hernández
Rómulo Leal intenta cuadrar nuevas fechas con las parejas que han tenido que aplazar su servicio de decoración. FOTO: Edu Hernández

“Estoy en casa, buscando soluciones para los cambios y cuando empiezo a atacarme, me repito que lo único que está en nuestras manos ahora es quedarnos en casa”, cuenta Rómulo. Además, para tranquilizar a sus parejas, siempre les recuerda que “hay fechas hasta diciembre y no tendremos ningún problema para reorganizar”.

Alberto Mahtani también ve “complicada” la situación después de haber sufrido dos aplazamientos en marzo y se mantiene “a la expectativa”, ya que peligran las bodas de abril y mayo. En total, cifra en 3.000 euros las pérdidas mensuales.

Aún así, Alberto mantiene la confianza en sus novios y ve positivo que aún no haya habido cancelaciones. Lo que le preocupa, eso sí, es 2021, porque “quizás la crisis haga recortar presupuestos a muchas parejas y prescindir de servicios no esenciales”.

Los nervios invaden a las parejas que esperaban casarse en primavera, por eso Priscilla Salazar, organizadora de bodas, entiende que responder a 20 llamadas al día “es parte de su trabajo”. Por ello, se esfuerza en transmitir tranquilidad: “Quienes han contado con un planificador de bodas tienen ventaja, conocemos a los proveedores y hay margen de maniobra”.

Antonio Pérez, vicario de la Catedral de La Laguna, acompaña desde la cercanía a las parejas que le llaman angustiadas. Y desde la calma, les anima a mantener “la esperanza” y no dejar que estas cuestiones “perturben su felicidad” en estos momentos: “aquí encontrarán siempre facilidades para trasladar cuanto sea necesario”.