Granadilla de Abona

Reinventarse o cerrar: de las estanterías a las mamparas anticoronavirus

La empresa Soluciones Modulares, de San Isidro, que hizo un Erte a 30 trabajadores, recobra el pulso gracias al metacrilato

Las instalaciones de Soluciones Modulares se encuentran en San Isidro / DA

Ya le sucedió lo mismo durante la crisis de 2008, cuando la empresa, un año después de ser creada, estuvo a un paso del cierre. Entonces, nos dice Rogelio Castro, el gerente de Soluciones Modulares en Almacenaje, “creamos las inspecciones técnicas de seguridad, para adaptarlas a la normativa europea y con ello salimos adelante”.

La empresa, un referente en el sector de la logística y manutención, se convirtió así en pionera en Canarias en la implantación de Inspecciones Técnicas de Estanterías, necesarias para crear espacios de trabajo seguros y conformes a las normativas vigentes en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Ahora, doce años después, la crisis del coronavirus ha llevado a la empresa de San Isidro (Granadilla) a reinventarse de nuevo. Sin dejar las estanterías metálicas y montaje de mobiliario de todo tipo, ha encontrado en las mamparas de metacrilato un nicho de negocios que le permita la subsistencia, que “nos permite recuperar a los 30 trabajadores que hemos tenido que mandar a un Erte”, señala el gerente. “Por lo pronto -comenta- nuestras mamparas han tenido una gran aceptación, tenemos peticiones de todos los sectores y ya hemos sacado del Erte a cuatro trabajadores, vamos a sacar a otros cuatro en breve y estamos seguro que terminaremos recuperándolos a todos”, manifiesta con evidente optimismo.

Las mamparas que Castro denomina “anticoronavirus” son traídas de un proveedor peninsular y se montan en la fabrica que Soluciones Modulares tiene en San Isidro y un depósito en el Polígono La Campana. La más pequeña mide 60 x60 centímetros, luego las hay de un metro de largo, que se pueden colocar en el suelo o colgar, tanto para utilizar como separadores como de mostradores, como ya se han visto en farmacias y oficinas.

La empresa tiene entre sus clientes a firmas del prestigio de El Corte Inglés, Mercadona o tiendas Sprinter y hace poco más de un año recibió, en el hotel Botánico, del Puerto de la Cruz, la medalla europea al mérito en el trabajo.

Desde que dio a conocer las mamparas anticoronavirus en las redes sociales, la demanda ha crecido de una manera extraordinaria, reconoce Rogelio Castro, quien ya ha tenido pedidos de “inmobiliarias, tiendas y clínicas dentales”, por lo que ha tenido que rescatar, “para nuestra satisfacción” a varios compañeros del Erte, ante el trabajo que se empieza a acumular, con la fabricación, también de taquillas para los hospitales, “que hemos hecho sin cargos”, siguiendo la línea empresarial de “hacer la necesidad, virtud”.

Rogelio Castro recogiendo la medalla europea al mérito en el trabajo / DA

Una empresa que desde 2007 se dedica a prestar servicio de montaje de equipamiento comercial y mobiliario corporativo en Canarias. “Comenzamos esta actividad -señala Rogelio Castro- al observar que para el montaje de tiendas y grandes superficies las empresas solían recurrir a equipos especializadas de la Península; con el paso del tiempo nos hemos ganado la confianza de los principales fabricantes nacionales del sector y antes de la pandemia instalamos espacios comerciales en grandes empresas y franquicias y también nos dedicamos al montaje de estanterías industriales para almacenes y centros logísticos”, un trabajo que ahora han dejado aparcado ante el cierre de casi todas esos centros comerciales por la crisis del Covid-19, como por ejemplo El Corte Inglés y Sprinter, “que están trabajando a toda pastilla en nuevos conceptos de tienda, con el cobro sin cajas y probadores virtuales”, señala Castro.

“En esta ocasión -añade- nos hemos adaptado a la situación actual y estamos ofreciendo soluciones a empresas y comercios ofreciendo mamparas protectoras anticontagios en distintos formatos y medidas, que está respondiendo muy bien”, afirmó el gerente de Soluciones Modulares.

Utilidad y seguridad

Las mamparas de metacrilato han venido para quedarse, ya no solo en comercios de cara al público o en oficinas, sino incluso en cafeterías y restaurantes, hasta para delimitar a los bañistas en la playa, como se ha insinuado en Italia.

Estas mamparas establecen una barrera física entre los trabajadores y los clientes y pueden reducir notablemente las probabilidades de contagio de agentes patógenos como el SARS-Cov-2 (Coronavirus). Este virus se transmite por vía aérea, mediante microgotas expulsadas por la boca al toser, estornudar o hablar a una distancia cercana. Las mamparas de metacrilato, junto con otras medidas de prevención, ayudarán a reducir las posibilidades de contagio en tu oficina o negocio.Además las mamparas antivirus presentan un gran índice de transparencia, por lo que su uso en despachos, oficinas y negocios no será molesto y se integrarán rápidamente como un elemento más en el mobiliario de la empresa.

Soluciones Modulares ofrece varios tamaños y distintos modelos, algunos con una ventanilla en la parte inferior para que el trabajador pueda intercambiar con el cliente el pago del producto. Las mamparas de metacrilato protectoras son muy fáciles de montar, tanto en en suelo, sobre un mobiliario o colgante (modelo Ícaro). Los precios de las mamparas dependerá del tamaño y modelo.

Pago sin caja y probadores virtuales

Rogelio Castro ya apunta que detrás de la instalación de mamparas protectoras vendrán “el pago sin pasar por cajas, con un app que ya ha puesto Amazon en una tienda de Estados Unidos y los probadores virtuales de ropa”, anuncia el gerente de Soluciones Modulares, quien reconoce que “habrá un antes y un después del virus”.