sociedad

Una nueva campaña busca ayudar a Alex a lograr su máxima autonomía

Alexander Canino Hernández sufrió en julio de 2018 un trágico accidente en la playa de La Negra, en la costa del municipio, que le provocó un traumatismo craneal grave con importantes secuelas
Alexander Canino Hernández, lleva 22 meses aprendiendo y ha hecho mejoras extraordinarias. DA

El 22 de julio de 2018 cambió para siempre la vida de Alexander Canino Hernández y su familia. Nadie imaginó que la salida con dos amigos a la playa de La negra, en la costa de La Matanza de Acentejo, iba a terminar en un trágico accidente que le provocó un traumatismo craneal de carácter grave y le hundió el cráneo en el frontal derecho. A los cuatro días de estar ingresado en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) tuvo un infarto cerebral del lado izquierdo que le afectó el razonamiento, el habla y la movilidad y le dejó importantes secuelas.

El pronóstico médico en ese momento fue muy poco esperanzador: Alexander no iba a volver a hablar y tampoco a caminar sino que se iba a quedar en una cama para siempre.

Sin embargo, el joven ha roto todas esas barreras y desde entonces, con la ayuda de sus padres, no ha dejado de luchar ni un solo día. Ya dice palabras sueltas, camina, conoce a sus amigos, y entiende órdenes simples. “Estamos recuperando a nuestro hijo. Su actitud la lleva dentro aunque no la pueda expresar. El solo hecho de volver a verlo caminar ha sido un regalo”, dice su madre, Vanesa Hernández Expósito.

Desde marzo de 2019 hasta la actualidad, la familia se ha movido entre Barcelona y Galicia, donde vive desde septiembre del año pasado para hacer tratamientos de neurorehabilitación gracias al dinero que se recaudó de la primera campaña para ayudarlo.

Fue en Santiago de Compostela, y en concreto, en la Fundación Foltra, donde se sometió a un tratamiento “innovador” a base de la hormona del crecimiento con el que ha obtenido excelentes resultados.

Allí estará hasta agosto “porque han dado en el camino correcto, pero es muy costoso”, asegura su madre. Actualmente, la familia subsiste con la ayuda familiar, la que les dan sus respectivas familias y un anónimo que les prestó el dinero para continuar el tratamiento.

“Me quedaría con los ojos cerrados pero no podemos seguir permitiéndonos pagar lo que estamos pagando así que decidimos volver a casa”, confiesa Vanesa.

Eso sí, Alexander seguiría el tratamiento con la hormona en Tenerife. Previamente, debe someterse a una operación en su mano derecha que la tiene afectada debido a la espasticidad que ha sufrido, la rehabilitación posterior y a una estimulación magnética transcraneal debido a los dolores neuropáticos.

Para ello, necesita 24.800 euros, una cantidad que a su fmilia le resulta imposible asumir y por eso ha iniciado una nueva campaña para recaudar dinero a través de la plataforma GoFundMe o bien, de la cuenta de Álex en el BBVA (ES26 0182 6140 2402 0160 9067) con el fin de que todas las personas que lo deseen puedan colaborar.

“Lo que pretendemos es la autonomía de Alexander, no buscamos nada extraordinario”, aclara Vanesa. En este sentido, quiere dar un mensaje positivo a aquellas familias a las que les dijeron, como a ellos inicialmente, que la medicina había hecho todo y que “estaba en manos de Dios”. “Si Álex lo pudo conseguir, otros también pueden hacerlo, pero hay que trabajar, y desgraciadamente, para eso, se necesita dinero”, subraya.

Un canal en Youtube con vídeos sobre sus progresos

Vanesa y su esposo le hicieron un canal a su hijo en Youtube ‘Abriendo puertas para Alex’ para que la gente pueda ver todos los progresos que va haciendo. Subieron uno de él antes de tener el accidente y otro reciente, en el que se puede comprobar como el joven, ha vuelto a caminar y ha recuperado la movilidad. “¿Hasta donde vamos a llegar? No lo sabemos”, dice Vanesa, “vamos subiendo día a día un escalón.

TE RECOMENDAMOS