Puerto de la Cruz

La primera noche de San Juan sin agua ni fuego

Una escultura de Luigi Stinga recuerda la presencia de ambos elementos, esenciales para la fiesta en torno al solsticio de verano

El 'Saltafuego' de Luigi Stinga permanecerá en los exteriores del Espacio Cultural El Castillo hasta julio. Sergio Méndez
El ‘Saltafuego’ de Luigi Stinga permanecerá en los exteriores del Espacio Cultural El Castillo hasta julio. Sergio Méndez

Será la primera noche de San Juan sin agua ni fuego. Al menos la primera que recuerden los portuenses, ya que la presencia de ambos elementos es esencial en esta festividad, vinculada al solsticio de verano. Tampoco habrá baño de cabras en el muelle y los chorros se enramarán solo con flores ya que las frutas y verduras son un alimento de primera necesidad del que carecen muchas personas en esta pandemia de Covid-19.

La nueva normalidad tropieza con el compromiso de la ciudadanía de estar alerta ante la amenaza de un virus que se cobrado muchas vidas y aún no ha desaparecido y de la responsabilidad de los dirigentes políticos de tomar medidas que eviten aglomeraciones innecesarias y por ende, cualquier riesgo.

Por esta razón, el Ayuntamiento no realizará como otros años la tradicional fiesta en Playa Jardín con una hoguera gigante sino que la adaptará a la coyuntura actual. Esta determinación va acompañada de un bando dictado por el alcalde, Marco González, mediante el cual se prohíbe la estancia en las zonas de baño del municipio desde hoy a las 18.00, hora en la que serán desalojadas de forma ordenada y paulatina, hasta mañana a las 10.00, que volverán a abrir cuando se reincorpore el servicio de socorrismo.

En el dispositivo están involucrados tanto la Policía Local como la Nacional, miembros de Protección Civil y la colaboración del equipo de socorristas asignado a cada playa.

“Es imposible controlar un espacio como Playa Jardín, que tiene 16 entradas, y por esta razón, para que no haya discriminación entre vecinos, se optó por cerrar todas las zonas de baño”, confirma el alcalde.

Así, para recordar de una manera especial el fuego y el significado que tienen las hogueras en la ciudad turística, el escultor Luigi Stinga ha realizado en un tiempo récord -apenas dos días- una de sus originales esculturas de madera.

El ‘Saltafuego’ de Stinga se exhibe en los exteriores del Castillo San Felipe, donde permanecerá, al menos, todo el mes de julio. Luego se guardará, puesto que está diseñado para que se pueda mover, hasta que se decida cuándo será quemado, porque al tratarse de un arte efímero, debe desaparecer.

Como su nombre lo indica, Saltafuego es un ser del fuego, una cara “un poco diabólica y a la vez divertida para quitarle un poco hierro a la actual situación”, explica el artista, cuya intención era darle también un toque “llamativo” que dejase entrever la alegría que supone el fin de la alerta, un “renacer” para muchas personas.

No es habitual que pinte sus esculturas. Sin embargo, hay casos en los que el color es necesario para lo que quiere expresar y éste es uno de ellos. Stinga eligió los amarillos, naranjas y rojos para darle color a su escultura dejando también madera a la vista para que se entienda el material del que está hecho.

Saltar el fuego es uno de los rituales para una noche mágica como la de hoy, pero Puerto de la Cruz conserva muchas más tradiciones de las que se podrá disfrutar paseando, como el enrame de chorros. Así, las antiguas fuentes de agua de El Durazno, Las Maretas, Lazareto, Cupido, Mequinez, Las Cabezas, el muelle y el chorro Cuaco, amanecerán hoy engalanados y se podrán visitar en una ruta organizada a las 10.00 horas o bien a las 12.00 a través del facebook del Ayuntamiento.

El baño de cabras, una tradición milenaria, también se vivirá de otra manera, con un documental sobre la llegada de los rebaños al muelle pesquero;un reportaje donde el baño de cabras se refleja en el arte del pintor Mohamed Osman y una entrevista a Manuel Lorenzo Perera, uno de los más destacados etnógrafos de Canarias, quien ha recuperado las tradiciones de San Juan.
Una fiesta en la que no habrá agua ni fuego pero sí una nueva normalidad y mucha tradición.

La Guancha y Los Realejos también cierran playas y prohíben hogueras

Los Realejos ha prohibido la realización de hogueras en las playas, que se cerrarán a las 19.00 horas, y espacios públicos por motivos de salud. En La Guancha, un bando de Alcaldía informa que “las hogueras en cualquier terreno de titularidad privada deberán respetar las medidas sanitarias y las obligaciones vigentes”.