sanidad

Canarias aplaza el uso obligatorio de la mascarilla pero “aumentará la vigilancia”

Sancionará a los que incumplan la normativa actual; aunque no es necesario endurecer su empleo, si la situación cambiara se hará
El uso masivo, habitual y correcto de la masarilla frenará una nueva ola de contagios. | Sergio Méndez

El Consejo del Gobierno de Canarias aplazó la ampliación de la obligatoriedad del uso de la mascarilla pero “intensificará la vigilancia de las normas” adoptadas en la nueva normalidad.

El portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, explicó ayer que “hoy por hoy la situación epidemiológica no requiere que se extienda la obligatoriedad más allá de lo que ya lo son” aunque se “intensificará el control del cumplimiento de las normas actuales que establecen la obligatoriedad del uso de la mascarillas para muchas actividades”.

Pérez advirtió que “si la situación cambia”, y los especialistas lo recomiendan, el Gobierno “no dudará en imponer esa obligación” como ya han hecho otras comunidades autónomas. El portavoz del Gobierno ha señalado que durante esta pandemia de la Covid-19 se ha aplicado medidas estrictas por lo que “no dudará en hacerlo”. Las sanciones que se pueden aplicar vienen estipuladas en las leyes sanitarias, en las que se recoge una lista de sanciones en función de la gravedad de la falta.

Recordó que las mascarillas “son obligatorias en gran parte de las actividades” que se hacen en el día a día y que “actos como los botellones sin mascarilla no se permiten con la regulación actual”, por lo que más que buscar cambios normativos se va a insistir en “instruir expedientes y sanciones” para ejercer un “control más estricto” sobre estas actividades.

Los rebrotes en España han provocado que se hayan endurecido las medidas de prevención. Sergio Méndez

Reuniones familiares

La información epidemiológica pone de manifiesto que “los mayores riesgos” de contagios por coronavirus se producen “en el ámbito privado: en encuentros familiares, fiestas, reuniones y ámbitos privados donde la falta de uso de la mascarilla aumenta la posibilidad de contagios”, sostuvo el portavoz del Gobierno y consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, que apeló por ello, ante la imposibilidad de un control público en ese ámbito, “al sentido de la responsabilidad” de los implicados, y a pensar que “yo llevo mascarilla para protegerte a ti, llévala tu para protegerme a mí”, aunque está claro que “en su casa la gente hace lo que quiera”.

Uso obligatorio de la mascarilla

El uso de mascarillas higiénicas es una medida complementaria y no reemplaza otras medidas preventivas establecidas: distanciamiento físico, higiene de manos y evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca. La mascarilla debe llevarse en espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público o abierto cuando no se pueda mantener la distancia física seguridad de dos metros.

Deben llevarla los mayores de 6 años, excepto motivos justificados de salud, y es recomendable para los niños de entre 3 y 5 años. No es exigible su uso en el desarrollo de actividades que sean incompatibles como la ingesta de alimentos y bebidas, la práctica deportiva y en circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Es obligatorio el uso de las mascarillas en el transporte público (guaguas, taxis, VTC o tranvía), y en un vehículo particular si son varias las personas y no conviven juntas es obligatorio que todos la lleven puesta, sean adultos o niños. En comercio también es altamente recomendable su uso, si no puede garantizarse la distancia de seguridad y siguendo las normas que regulan su actividad.

Canarias aplaza el uso obligatorio de la mascarilla pero aumentará la vigilancia para su cumplimiento. | Sergio Méndez

¿Cómo se pone y se quita correctamente?

Antes de ponérsela hay que lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Tocar sólo las gomas y ponérsela sobre la nariz y boca, sin dejar grandes espacios entre la cara y la mascarilla.

Antes de quitársela, hay que lavarse las manos, retirarla tocando sólo las bandas elásticas, y no tocar la parte delantera. Introducirla en una bolsa de plástico, tirarla en un recipiente cerrado y lavarse las manos.

Los errores más frecuentes en su uso son: tocar la parte exterior mientras; llevarla debajo de la nariz; tenerla puesta durante todo el día; llevarla deteriorada o húmeda; ponerla sobre la frente o en la barbilla para descansar; y quitársela con guantes.

Se puede usar cualquier tipo de mascarilla, aunque se aconsejan las higiénicas y quirúrgicas, que se componen de una o varias capas de material textil y pueden ser de un solo uso o reutilizables. Las quirúrgicas limitan la transmisión de agentes infecciosos al respirar y protegen a quienes están alrededor. La vida útil no se extiende más allá de cuatro horas. Es importante cambiarla desde que esté húmeda o deteriorada.

Las mascarillas higiénicas reutilizables se recomienda lavarlas con detergente y agua entre 60 y 90 grados en ciclo normal de lavadora, o sumergirlas 30 minutos en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia. Después, lavar con agua y jabón, aclarar bien y dejar secar.

Castilla-La Mancha, Valencia y Madrid tampoco imponen todavía su obligación

A pesar de que el Gobierno de Canarias descartó implantar el uso obligatorio de la mascarilla en todo momento, cada vez más comunidades han aprobando decretos para que la población las utilicen aun cuando haya distancia de seguridad. La primera en decretar esta medida fue Cataluña para evitar la extensión de más de una quincena de brotes de Covid-19 desde el 9 de julio. Poco después le siguieron Baleares, Extremadura y Aragón, sumándose posteriormente Andalucía, Asturias, Cantabria, Murcia. Por su parte, en la Rioja el uso obligatorio de la mascarilla comenzó el 14 de julio y Galicia también se sumó al endurecimiento de la normativa y prohibió las mascarillas de válvula.

Desde ayer es obligatorio su uso en todo el País Vasco, mientras que en Navarra será efectiva la norma a partir de hoy. En Castilla y León se endurecerá su utilización a partir de mañana.
Por el momento, Castilla-La Mancha, Madrid, Comunidad Valenciana y Canarias no han impuesto su uso obligatorio.

Encuentros familiares, fiestas, reuniones y ámbitos privados aumenta la posibilidad de contagios si no se usa mascarilla. Fran Pallero

El uso masivo, habitual y correcto frenará una nueva ola de contagios

En los decretos que regulan la nueva normalidad existe un apartado dedicado al uso de las mascarillas, mientras dure la crisis sanitaria. Sin vacuna y sin tratamientos efectivos seguros, lo único que sirve para romper la circulación del virus son las mascarillas, la distancia física y extremar las medidas de higiene.

Tras ser objeto de debate clínico entre profesionales y en la calle, varios estudios certifican que el empleo regular de las mascarillas en espacios públicos es lo único que puede frenar el virus. El trabajo conjunto de las universidades de Cambridge y Greenwich establece que ayuda a mantener bajo el número de reproducción del coronavirus (R) y evitar nuevos brotes de la enfermedad. De hecho, si la población la emplea resulta dos veces más efectiva para reducir la reproducción y la libre circulación del virus -su transmisión- que si sólo se usan después de que aparecen los síntomas.

El uso de mascarillas higiénicas es una medida complementaria y no reemplaza otras medidas preventivas establecidas: distanciamiento físico, higiene de manos y evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca.

TE PUEDE INTERESAR