sanidad

Blas Trujillo: “Nos estamos jugando la salud y nuevos confinamientos”

Alarma en el Gobierno canario por los contagios en fiestas y encuentros sociales; el 95% de los positivos son menores de 30 años
El consejero de Sanidad, Blas Trujjillo. | Sergio Méndez
El consejero de Sanidad, Blas Trujjillo. | Sergio Méndez
El consejero de Sanidad, Blas Trujjillo. | Sergio Méndez

Entre el 85 y el 95% de los nuevos casos diagnosticados de la Covid-19 en la última semana en Canarias se corresponde a menores de 30 años que se han contagiado cuando difrutaban de momentos de ocio, reuniones de amigos o encuentros familiares sin mantener las medidas de seguridad, según informó la Consejería de Sanidad. Ayer, se registraron 85 casos, de los que 59 se detectaron en Gran Canaria y 20 en Tenerife. Con respecto a las edades, el 95% de los casos en Gran Canaria se dieron en menores de 30 años, por el 85% en Tenerife.

Preocupa el número de positivos entre los jóvenes que disfrutan de reuniones de amigos, encuentros sociales o en chuletadas y asaderos, donde se relajan las medidas preventivas del distanciamiento físico de 1,5 metros entre las personas o el uso de la mascarilla. Por su parte, entre las reuniones familiares, la visita entre personas no convivientes causa la mayoría de los contagios. Estos están llegando de manera notable a diversas instituciones y empresas, sobre todo del sector servicios, que han tenido que cerrar momentáneamente y ponerse en cuarentena para prevenir nuevos positivos.

En este sentido, el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, apeló a la responsabilidad de todos, porque “no solo nos estamos jugando la salud de las personas más vulnerables, sino que este tipo de comportamientos nos pueden llevar a tener que realizar nuevos confinamientos, lo que nos generaría graves problemas económicos”. El consejero insistió en que estos jóvenes “están poniendo en riesgo el futuro económico de todo el Archipiélago”, pues “si se cierran los negocios, el desempleo se verá disparado”.

Blas Trujillo apeló al “espíritu solidario y responsable que ha mostrado nuestra juventud para ahora dar ese paso, cumplir y ayudar a hacer cumplir las normas”. Al mismo tiempo, el consejero anunció la coordinación con todas las administraciones locales, autonómicas y estatales para “intensificar las medidas de control y las sanciones ante los posibles incumplimientos especialmente relacionados con las actividades de ocio ilegal”.

Trujillo insistió en que “los jóvenes, en su mayoría, no sufren las consecuencias de la enfermedad, pero son vectores y transmisores de la misma a los grupos vulnerables”. Pese a que el sector joven es el más asintomático, “los positivos obligan a aislar a gran parte de personas que, a su vez, agotan el sistema sanitario con el seguimiento y rastreo de los mismos”. Se están dando casos en el que una sola fiesta “ha obligado a hacer un rastreo de decenas de personas y al consiguiente aislamiento de las mismas”.

Además, el consejero advirtió de los problemas laborales que ya se están detectando, “pues estamos viendo cómo tenemos que indicar la cuarentena a departamentos enteros en empresas con los problemas asociados que ello conlleva”, finalizó.

El parasitólogo Basilio Valladares. Fran Pallero
El parasitólogo Basilio Valladares. Fran Pallero

“Me preocupa que hayan jóvenes tan irresponsables”

El excatedrático de parasitología de la Universidad de La Laguna y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, Basilio Valladares, mostró ayer a este periódico su preocupación por que “haya jóvenes tan irresponsables, sobre todo cuando hemos visto las aglomeraciones en botellones y las fiestas. Pero cuando me dijeron la quedada de la Playa de Los Patos para transmitirse el coronavirus, creí que me estaban tomando el pelo. Eso ya es una locura. Me preocupa la irresponsabilidad de muchos menores de 30 años”, e incidió en que “el 90% de la responsabilidad de lo que está ocurriendo es de la sociedad, no de la Consejería de Sanidad. Las autoridades quizás podrían actuar más duramente en alguna medida, pero cuando uno acude a una fiesta o una reunión en la que no mantiene la distancia física o no usa correctamente la mascarilla, corre peligro de contagiarse”.

Cuestionado por la evolución del coronavirus, el excatedrático de Parasitología afirmó que “me parece fatal, ya que estábamos afrontando bien la pandemia y ahora la estamos fastidiando”. Y ante las medidas que deben tomar las autoridades sanitarias, de carácter informativo o sancionador, Valladares replicó que “no se puede consentir que se eche por tierra el buen trabajo realizado hasta ahora por Salud Pública, pero en dos semanas, en cuatro tonterías de fiestas y reuniones familiares lo están fastidiado. Hay que controlarlo”.

Asimismo, la llegada de turistas y visitantes de zonas de riesgo puede traernos el coronavirus. En este punto, el exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias valoró las pruebas en origen o destino. “Hay test inmunológicos que funcionan muy bien y te dan el valor de la IgG y de la IgM, además de una idea de si hemos pasado o estamos pasando la enfermedad. Hay que tener cuidado y parar los contagios, porque estábamos incidiendo en las negociaciones con el Reino Unido de que estábamos bien, y ahora no es así. Es una pena. Como deje de llegar turismo, y ya lo estamos viendo con los problemas de algunos países, nos podemos ver otra vez como en la posguerra, en los años 40, 50 o 60, emigrando para trabajar y no pasar hambre”.

También le preocupa “el aumento de los contagios en las residencias de mayores. Eso se sabía y no se ha hecho nada para que no ocurriera. Hay que controlar al personal porque el riesgo es evidente y hay una cadena perfecta para diseminar el virus”.

Inicio del curso

Dentro de un mes las familias afrontarán la vuelta al colegio de los más pequeños. Valladares, como abuelo, no es ajeno a esta preocupación y afirmó que “veo un cierto desconcierto. Esta semana me invitaron a dar una charla a los padres y madres de un colegio. Parece que hay una directriz clara de lo que hay que hacer, y los grupos burbuja tienen su sentido, pero es prácticamente imposible impedir el contacto entre los niños. Hay pocos menores que se ponen malitos del coronavirus, lo pasan sin saberlo o con sintomatologías leves, y se enteran cuando les hacen los análisis y salta la inmunoglobina (IgM) de que lo han pasado. El protocolo está enviado, pero hay cosas que desconocemos. Si bajan los alumnos en clase habrá que aumentar las aulas y los profesores. Si hacen turnos de tarde, eso dificultará la conciliación. Hay que intentar actuar con normalidad con los niños y explicarles la importancia de mantener la distancia y el uso de la mascarilla, aunque es complicado”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR