Canarias

La economía canaria, pese a su caída del 23%, vería una pronta remontada

Fuentes consultadas por este periódico confirman que el Gobierno no tiene previsto subir los impuestos ni hacer recortes, y que las predicciones apuntan a un “crecimiento sostenible” en poco tiempo

El turismo es la actividad productiva más castigada, sobre todo, tras la medida de cuarentena decretada por el Gobierno de Reino Unido | FRAN PALLERO

La bofetada de los indicadores económicos se veía venir y, en este caso, ha sido de proporciones históricas. Ayer, se dio a conocer que el PIB de España se desplomó un 18,5% entre los meses de abril y junio de este año, constituyendo su mayor caída desde que se comenzaron a registrar dichas estadísticas en 1970. Se trata de un dato que refleja la delicada situación en la que está sumido el país debido a la parálisis que ha provocado la crisis sanitaria, y que también tiene eco en las Islas, heridas casi de muerte económicamente tras la cuarentena decretada por Reino Unido, que, de acuerdo con el presidente canario, Ángel Víctor Torres, podría solucionarse a lo largo de la próxima semana, al estar teniendo lugar conversaciones al más alto nivel entre las administraciones de ambas naciones.

Según fuentes del Gobierno canario consultadas por DIARIO DE AVISOS, las previsiones apuntan a que el Archipiélago ha visto contraer su Producto Interior Bruto -en el mismo periodo- hasta cinco puntos más que el Estado. Y, si bien reconocen que el escenario es, aparentemente, del todo desfavorable, “en cuestión de seis meses” podría comenzar la recuperación, en la medida en que no estamos ante una recesión al uso, motivada por uno de los ciclos habituales de la economía, sino ante circunstancias excepcionales de carácter sanitario, por lo que, una vez desarrollada una vacuna eficaz contra el virus, se prevé un “crecimiento sostenible”.

De otra parte, respecto a la posibilidad de que el Ejecutivo canario adopte la decisión de aumentar los impuestos o efectuar recortes en los presupuestos para hacer frente a los efectos de la pandemia, las mismas fuentes señalan que, al menos por el momento, “está descartado” de cara a este ejercicio y el que viene. Más bien, matizan, se manejará una cantidad “similar” para las cuentas. Ello, a pesar de la incertidumbre sobre la merma de los ingresos fiscales -que se calcula actualmente alrededor de los 928 millones de euros-, o la cifra de la financiación autonómica. Además, insisten en que la reanudación de la actividad turística supondrá un impulso, pudiendo “remontar” casi por completo en un plazo aproximado “de dos a tres años”. La CEOE tinerfeña también fijó ayer en tres años la recuperación.

CONTEXTO MUNDIAL

Pero la debacle experimentada por la economía española no es más que la tónica de estos tiempos tan convulsos. Sin ir más lejos, la gran potencia de Occidente, Estados Unidos, ha visto decaer su PIB interanual en un 32,9%, suponiendo una caída sin precedentes. Por su parte, el motor europeo, Alemania, lejos de salir airosa de la pandemia, debe encajar una contracción del 11,7% de su tasa interanual. Unas estadísticas que, en cierto modo, explican por qué los Estados miembros de la UE dejaron atrás los enfrentamientos escenificados en las primeras reuniones del Consejo Europeo y, finalmente, adoptaron una postura común para sacar adelante el plan de reconstrucción más ambicioso y cuantioso de la historia del club comunitario: 750.000 millones de euros.

Precisamente, respecto a este salvavidas económico, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, adelantó ayer, en la Conferencia de Presidentes autonómicos, que su distribución en España será debatida en una comisión interministerial que liderará él mismo. Además, estima que un 10% de los fondos puedan llegar en primavera de 2021, y manifestó su voluntad de atender a las sensibilidades de cada territorio, en concordancia con las demandas esgrimidas por el jefe del Ejecutivo canario, que pidió un trato diferenciado para las Islas, al ser la comunidad más castigada por la crisis.