sanidad

Los MIR de Canarias irán a la huelga si no mejoran su situación laboral y formativa

Los médicos residentes seguirán los pasos de sus compañeros de Madrid y Valencia, hartos de ser considerados mano de obra barata

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de Canarias seguirá los pasos de sus homólogos de Madrid y Valencia para reivindicar mejoras en el ámbito laboral, formativo y retributivo, y piden a la Consejería un calendario de negociaciones o se irán a la huelga a partir del 15 de septiembre. Para acceder al título de Especialista se realiza un proceso mixto consistente en la prestación del servicio laboral y una continuidad del proceso formativo. Sin embargo, se ha reducido la formación y se ha incrementado la prestación laboral. De esta forma, los residentes se han convertido en una mano de obra barata y sumisa, para suplir las carencias del sistema sanitario de las Islas.

Uno de los portavoces de los MIR de Canarias, Santiago Bestard Navarro-Rubio, afirmó que “el plazo para llegar a un acuerdo es amplio”, por lo que espera “no tener que llegar a la convocatoria de paros”. Cree fundamental el “tiempo de formación, ya que es un derecho” que les asiste, y “el tiempo de de descanso”, fundamental para la seguridad de los pacientes, así como es innegociable “cumplir la normativa en las libranzas” tras una guardia.

El colectivo pide mejoras en las condiciones laborales, tales como el descanso mínimo obligatorio de 12 horas entre las jornadas; la libranza de 36 horas semanales de forma ininterrumpida; la cotización de las horas de guardia para el cómputo final de su jubilación; la realización de un máximo de cinco guardias obligatorias mensuales o su equivalente, sin exceder las 100 horas, sin sobrepasar las siete guardias voluntarias, y la dotación de materiales adecuados.

Por su parte, entre las reivindicaciones formativas exigen el derecho a 15 días para cursos; dedicar siete horas semanales para formación no asistencial, dentro de la jornada ordinaria; que todos los créditos académicos no incluidos en el plan formativo serán contabilizados en las bolsas de trabajo; incrementar la financiación en la formación sanitaria especializada; que los residentes de primer año no puedan atender a pacientes sin la supervisión directa y física de un adjunto; respetar el ratio máximo de cuatro residentes por cada adjunto presente (de los cuales solo uno será de primero), o realizar un mínimo cuatro meses de rotación externa garantizada.

En cuanto al capítulo de retribuciones exigen el incremento del valor de las horas de guardia por la prestación de servicios de atención en una jornada complementaria; el incremento de la retribución mensual por la jornada ordinaria; considerar jornada extraordinaria y remunerada toda actividad que se lleve a cabo fuera de la jornada ordinaria, no exceder de 80 horas extras anuales, y el abono de dietas.