educación

Sindicatos, madres, padres y alumnos piden participar en el inicio del curso escolar

Los miembros de la comunidad educativa afirman que el protocolo es muy mejorable y exigen una reunión urgente con la consejera Manuela Armas

Los centros escolares han vuelto a protagonizar las habituales estampas de esta fecha SERGIO MÉNDEZ

Sindicatos, confederaciones de padres y madres, y asociaciones de alumnos exigieron ayer una “reunión urgente” con la consejera Manuela Armas para mejorar la organización y planificación del próximo curso escolar y con el objetivo de que la vuelta a las aulas en Canarias “se desarrolle con todas las garantías sanitarias y de seguridad”.

ANPE, UGT, CC.OO., STEC-IC, Docentes de Canarias, Confapa Canarias, Fitapa, Fampas La Palma y Udeca afirman que “nuestra participación en la gestión y el control de la enseñanza es un derecho constitucional irrenunciable, y somos útiles y necesarios”. Recuerdan que son los poderes públicos “los que han de garantizar la participación” de los diferentes sectores educativos, por ello, insisten en “mantener reuniones conjuntas”, que favorezcan “el consenso y el diálogo constructivo con la comunidad educativa al completo, no por separado”, con la idea de que se asegure la conciliación de la vida laboral y familiar “dando prioridad a la educación presencial”.

Los firmantes entienden que el protocolo sanitario para los centros educativos presentado por la Consejería “resulta manifiestamente mejorable” al no hacer referencia “al uso de los termómetros, ni de los ascensores; tampoco se establece el procedimiento a seguir con el alumnado o docentes que no puedan asistir al centro por cualquier motivo (contagio, cuarentena, por ser especialmente sensibles al virus, etc.); además, se limita de forma incomprensible el uso de las mascarillas y se desvirtúan las recomendaciones generales de distanciamiento (los 1,5 metros de radio de distancia, dentro y fuera de las aulas)”. Por otra parte, afirman que deben especificarse más las normas para “el transporte escolar, los comedores escolares, las entradas y salidas, el personal de administración y servicios o el personal docente”. Y se “obvian actividades como la acogida temprana o las actividades extraescolares, la situación del alumnado con necesidades educativas especiales o con retraso educativo, y se vuelve a sobrecargar la responsabilidad en las direcciones y las tutorías”.

Consideran que “es vital buscar espacios y locales” adecuadamente acondicionados para dar clase y se deben incrementar el número de baños, mediante reformas y/o prefabricados”.

Por último, lamentan que las subcomisiones de trabajo creadas por la Consejería “para dar claridad a estas cuestiones y en las que se incluirían las propuestas de los diferentes sectores” de la comunidad, no están cumpliendo estos objetivos. Afirman que “con el Protocolo, la Administración pretende dar por zanjado” el inicio del próximo curso. Sin embargo, creen que “aún falta por concretar y dar respuesta a muchos factores para que se garantice un inicio seguro”.