Los Silos

El Taller de Músicos suspende su actividad ‘por culpa’ del Consistorio de Los Silos

El Taller de Músicos y Artes Afines de Los Silos es una asociación cultural que pretende fomentar la cultura desde y para el pueblo, a través de la autogestión. Así lleva más de diez años años y en concreto ocho ocupando oficialmente el inmueble situado en el número 9 de la calle Cantillo, a través […]

El Taller de Músicos y Artes Afines de Los Silos es una asociación cultural que pretende fomentar la cultura desde y para el pueblo, a través de la autogestión. Así lleva más de diez años años y en concreto ocho ocupando oficialmente el inmueble situado en el número 9 de la calle Cantillo, a través de un convenio de doble cesión del propietario con el Ayuntamiento y éste a su vez con la citada asociación.

Durante este tiempo nunca ha habido una denuncia de los vecinos o una llamada por ruidos o problemas. Todo lo contrario, en las reuniones de participación ciudadana, tanto el Cabildo de Tenerife como el anterior grupo de gobierno lo ponían como ejemplo porque todas las actividades que desarrollaban eran autogestionadas y nunca recibieron ni siquiera una subvención, ya que el Consistorio les proporcionaba los materiales cuando era necesario acometer una obra en el interior de la casa y esta colaboración les parecía suficiente.

Además, una cláusula que contemplaba el convenio era que a cambio de la sesión del inmueble El Taller tenía que organizar cinco actividades culturales al año para los vecinos y fuera del espacio. Incluso hizo cosas ‘extra’, como actividades de dinamización para el PFAE con el fin de cumplir su acometido que es promover la cultura.

Por eso, su presidente, Rafael Muñoz, no entiende el aviso recibido el 27 de agosto por parte de la Policía Local a través de la cual el Ayuntamiento le comunicó que no renovaba el convenio de cesión de uso de la casa con el gestor, con quien emplearon el mismo procedimiento de notificación, y por ende, con la asociación, y le dieron diez días para desalojar el espacio sin ninguna alternativa para poder continuar con su actividad.

Muñoz tampoco se explica lo sucedido, sobre todo, porque en el mes de febrero le cursó una invitación a la alcaldesa, Macarena Fuentes, y a todo el equipo de Cultura para que conocieran la casa y las actividades que allí tenían lugar, que eran diversas, muchas de ellas a demanda de los participantes e iban desde canto coral, silbo gomero, yoga, y danza del vientre y capoeira, hasta clases de guitarra y armonía y batería, por citar algunos ejemplos.

A día de hoy, seis meses después, no han tenido respuesta ni tampoco una reunión formal con el grupo de gobierno para intentar buscar una solución y mantener una actividad cultural que se ha desarrollado durante años en un momento en el que el presupuesto para la cultura tiende a la baja. Por el contrario, “la respuesta ha sido la notificación enviada por la Policía Local”, sostiene el presidente.

Por terceros, en concreto por el periódico digital Daute Digital, se enteraron de que existe un informe del área insular de Patrimonio de 2017 en el que se le recomienda al Ayuntamiento contactar con el dueño del inmueble para iniciar las acciones oportunas tendentes a garantizar su conservación.

Un documento que “nunca se les ha dado a conocer” y que este periódico solicitó sin éxito al Cabildo y que a juicio de Muñoz “es un informe tipo que se hace a las casas patrimoniales con algunas recomendaciones” ya que no sabe cómo lo han elaborado porque “nadie ha accedido a ese espacio donde solo los integrantes de El Taller tienen la llave”.

Concurso en redes sociales para rescatar la cultura popular
El taller ha iniciado un concurso de ideas en redes sociales con el hastag #tallerdemusicosyartesafines y #salvalaculturapopular para que el pueblo y los visitantes que llegan a la calle Cantillo 9 conozcan la situación, entiendan lo que está pasando y sepan que “El Taller no se fue, sino que nos echaron en diez días” dice Muñoz