La Gomera

La Gomera vive su mayor crisis del agua: solo tiene el 10% para regar

El presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo, admite que “la sequía está haciendo estragos” y, con las presas vacías, recuerda la necesidad de construir “tres desaladoras en los municipios del Sur”

La presa de Mulagua, en Hermigua, solo tiene un hilito de agua / NORCHI

Los embalses o presas de La Gomera, con capacidad para almacenar cinco millones de metros cúbicos, están hoy “vacías en el sur y al 10% de su capacidad en el norte”, señala Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de la Gomera y del Consejo Insular de Aguas.
“La sequía está haciendo estragos y si no llueve en un mes se tendrá que dejar de plantar papas o se perderá mucha vid, como me recordó un viticultor de Igualero hace unas semanas”, apunta Curbelo, quien añade que “personalmente tuve que contratar una cuba para poder regar unos árboles que tengo en Tamargada”.

Para el presidente insular el problema es “gravísimo” porque si bien hoy está garantizada el agua potable, “con los sondeos y galerías” que desde el sur se pueden llevar a cualquier punto de la Isla, lo cierto es que “necesitamos construir lo antes posible desaladoras en los tres municipios del Sur, Valle Gran Rey, Alajeró y San Sebastián”.

En este asunto, el Cabildo de La Gomera encargará una memoria para realizar esas desaladoras, aunque todavía no hay una fecha fija, después de que Curbelo pidiera en el Parlamento que el Gobierno de Canarias actuara de emergencia en este asunto. La solución al grave problema que vive hoy la Isla con el agua pasa por simultanear el agua de desaladora con la de las galerías o presas, aparte de un consumo responsable de la misma.

En este sentido, Curbelo pide a los ayuntamientos que sean vigilantes con el consumo del agua potable, como ya anunciaron desde el comienzo del verano consistorios como los de Hermigua o San Sebastián, que han prohibido que se rieguen las plantas o se lavan los coches con el agua potable. “Los ayuntamientos tienen que medir el consumo de determinados metros cúbicos”, señaló Casimiro Curbelo, aunque entiende que “resulta triste ver cómo se te muere un árbol o no pueden regar las flores”, cuando en La Gomera la falta de agua nunca ha sido un problema.

Tanto que no ha sido un problema que el precio del agua en la Isla es de los más baratos en Canarias, de tal guisa que en muchos casos ni se paga por ella, en caso de regadío, un hecho que ya ha tenido una advertencia de la Unión Europea, que exige el cobro del agua, “aunque sea una cantidad mínima”, indicó el presidente insular.

Tras acumular varios años consecutivos de sequía, las reservas de las presas gomeras están bajo mínimo. En la cuenca norte de la isla (Hermigua, Agulo y Vallehermoso) las presas están al 10% de su capacidad, mientras que en el sur (Valle Gran Rey, Alajeró y San Sebastián) están casi vacías o vacías del todo.

La presa La Encantadora, en el municipio de Vallehermoso, una de las más grande de la Isla, su capacidad está al 10%, casi solo para que puedan seguir subsistiendo los patos y las palmeras que rodean a uno de los embalses más bellos de La Gomera.
También en el norte, la presa de Mulagua, en Hermigua, está por debajo del 10% de su capacidad, al igual que la de Las Rosas, en el municipio de Agulo.

La situación más grave se vive en los tres municipios del sur, porque en la capital gomera, apenas tienen un hilo de aguas las presas de Chejelipes, Izcagüe y Palacios. Igual ocurre con embalses como el de Anacabre, en Alajeró, o La Quintana, en Arure.
Una situación grave, pero que no es nueva, porque hace tres años también se dio una situación similar, aunque nunca se llegó al límite de estar vacías del todo.