educación

La vuelta a las clases pone de nuevo a prueba a los canarios en plena crisis

Solo la implicación general de los isleños evitará que el retorno a las aulas complique todavía más una tempestad que puede amainar si los corredores turísticos y las PCR en origen y destino alivian al turismo
Aunque la seguridad nunca será completa, que impere el espíritu cívico ayudará a evitar que recuperar la docencia presencial suponga un repunte de la COVID-19. Efe
Aunque la seguridad nunca será completa, que impere el espíritu cívico ayudará a evitar que recuperar la docencia presencial suponga un repunte de la COVID-19. Efe
Aunque la seguridad nunca será completa, que impere el espíritu cívico ayudará a evitar que recuperar la docencia presencial suponga un repunte de la COVID-19. Efe

“El tiempo se acaba”, insistía ayer el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, cuya voz de alerta sobre la gravedad de la situación actual en el Archipiélago y la necesidad de adoptar medidas urgentes que mitiguen en lo posible sus efectos mereció ayer la portada del DIARIO DE AVISOS, decano de la prensa de Canarias.

Decía Martín que “nos la estamos jugando” y, aunque se refería el isorano al trascendente encuentro de ayer con la ministra de Turismo, Reyes Maroto, sus palabras encajan perfectamente con el gran reto que, de nuevo, pondrá a prueba a todos los canarios, como es el retorno a las aulas, que el Gobierno confirmó ayer sin excepciones insulares, a pesar de las dudas sobre si era oportuno donde los nuevos contagios son más elevados.

Tras el éxito del confinamiento y la decepción de la segunda ola, de nuevo llega otra prueba de fuego que solo saldrá bien con la implicación de todos, por mucho que la situación no sea pacífica en la comunidad educativa, dado que tanto los representantes de los docentes como de los progenitores han expresado sus dudas sobre el proceso elegido y los medios para llevarlo a cabo. Sea como fuere, las clases se iniciarán el día 15 para Infantil y Primaria, el 16 para Secundaria y el 17 en el resto de enseñanzas con unos ‘grupos burbuja’ (clases que se relacionan entre ellos sin mezclarse con el resto para evitar posibles contagios).

Del acierto de la sociedad isleña dependerá que los esfuerzos para paliar la profunda debacle económica provocada por la pandemia no hundan definitivamente al sector turístico de Canarias.

En ese sentido, la visita de Maroto confirmó el visto bueno para dos medidas que se consideran imprescindibles en el afán de que no se pierda definitivamente la temporada de invierno, como ya ocurrió con la de verano. Ambas medidas están ligadas, por cuanto a la realización de test PCR a los turistas en origen y destino (que el Gobierno de Canarias planteó desde el primer momento) permitirá crear corredores turísticos que faciliten el retorno de, al menos, una parte de quienes prefieren el Archipiélago para disfrutar de sus vacaciones.

Que Reyes Maroto reconociera ayer la “gravedad” económica de Canarias por su alta dependencia del turismo y garantizase que habrá un plan turístico exclusivo para el Archipiélago a través de los Presupuestos Generales del Estado y fondos también específicos con cargo al programa de reconstrucción de la UE es otra buena noticia, a la espera de que las palabras se transformen en hechos, claro está.

TE RECOMENDAMOS