POLÍTICA

Trujillo: “No nos temblará el pulso para tomar medidas más duras”

El consejero de Sanidad evita el triunfalismo, pero anuncia que, con la política restrictiva del Gobierno canario, ha descendido 20 puntos la incidencia acumulada de la COVID-19 en las Islas

El consejero regional de Sanidad, Blas Trujillo, destacó ayer en su intervención en la comisión parlamentaria que “la contagiosidad del virus ha descendido” en Canarias. Foto: EFE
El consejero regional de Sanidad, Blas Trujillo, destacó ayer en su intervención en la comisión parlamentaria que “la contagiosidad del virus ha descendido” en Canarias. Foto: EFE

Diario de Avisos/EP

Las medidas de contención del virus tomadas por el Gobierno canario hace unas semanas, que supusieron un endurecimiento considerable de la normativa, empiezan a dar sus frutos y, en la última semana, la incidencia acumulada -la proporción de personas que han enfermado en ese periodo- ha disminuido en casi 20 puntos. Sin embargo, el Gobierno canario quiere huir de cualquier “triunfalismo”, como afirmó ayer el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, en comisión parlamentaria. Trujillo también afirmó que “la mejor medicina” para contener la propagación del coronavirus es el confinamiento, pero que, de producirse, abriría una “brutal” crisis económica.

El consejero destacó el esfuerzo realizado por el Gobierno canario en los últimos meses, desde el último endurecimiento de la normativa hasta el aumento de los rastreadores, pruebas PCR y planes de contingencia. Y remarcó que hay que “compaginar” la adopción de medidas con la reactivación económica”, si bien dejó claro que seguirán endureciéndolas si es necesario. “No nos va a temblar el pulso para tomar medidas más restrictivas”, aseguró, entre otras cosas, porque habrá que acostumbrarse a “convivir” con el virus. Y más Canarias, que “depende del exterior”. Trujillo también comentó que se negocia la puesta a disposición de edificios a modo de ‘arcas de Noé’ para profesionales sanitarios que lo necesiten y personas contagiadas que no reúnan las condiciones de habitabilidad para hacer las cuarentenas.
De cara al otoño e invierno, adelantó que se va a establecer la declaración de emergencia para la compra de material sanitario COVID, acelerando los contactos con los proveedores para que no haya problemas de stock.

Sobre las pruebas PCR en los aeropuertos, comentó que su ausencia no ha sido la causa del crecimiento de los casos positivos -los brotes son locales-, si bien espera que finalmente se dé luz verde desde la Unión Europea con un criterio armonizado y que haya una política europea común con la protección de la salud.

Sobre los cambios en la estructura de altos cargos de su Consejería, señaló que los recién nombrados -entre ellos, Conrado Domínguez, que repite en el cargo de director del Servicio Canario de Salud, un cargo que ocupó en el último Gobierno de CC- aseguró que tienen un “perfil profesional y trayectoria que dan garantía y seguridad”. También reconoció que se mantienen abiertas las negociaciones acerca de la gratificación extra a los sanitarios por su lucha contra la COVID y la búsqueda de alternativas complementarias a las oposiciones. “El recurso humano no puede estar en esta situación de precariedad”.

Mientras, la portavoz de Cs, Vidina Espino, criticó el “exceso de optimismo y la complacencia” del Gobierno. El portavoz del PP, Miguel Ángel Ponce, afirmó que el colectivo sanitario está “machacado” tras un mal mes de agosto y también criticó la “falta de autocrítica y previsión”.

José Alberto Díaz-Estébanez, de CC, comentó que el Gobierno “llega tarde una y otra vez” en la adopción de medidas, en muchas ocasiones por “sectarismo” en anteriores nombramientos a los actuales. “Estamos en el peor momento para estar en las peores manos”, señaló.