Los Realejos

El Ayuntamiento de Los Realejos plantea una solución para el muro de la TF-333

El Consistorio interpone una demanda en los juzgados con el fin que determine la ubicación para construir una nueva pared en la carretera insular a su paso por La Montaña

El Ayuntamiento de Los Realejos planteó recientemente al área de Carreteras del Cabildo de Tenerife una solución de contención provisional del muro, en estado de derrumbe, situado en la carretera TF-333 a su paso por La Montaña que permita, a la mayor brevedad posible, la apertura del carril inhabilitado de la vía evitando así causar más molestias a los usuarios, acentuadas por la ejecución de las obras que se realizan en la vía.

Esta nueva propuesta del Gobierno local persigue aportar una alternativa viable y de rápida ejecución con la creación de un elemento de contención del talud que, con carácter provisional, permita garantizar la seguridad en ese tramo y la apertura a la mayor brevedad posible del carril inhabilitado hace meses.

El alcalde, Manuel Domínguez, se congratula de que Cabildo y Ayuntamiento hayan conseguido, acercar posturas logrando un acuerdo con el planteamiento de la medida provisional a propuesta del Consistorio, en aras de abrir el carril que actualmente se encuentra cortado con más seguridad.

La concejal de Urbanismo, Laura Lima, precisa que desde la Gerencia Municipal de Urbanismo se trabaja desde hace semanas en la definición de esta solución de contención provisional a través de una orden de ejecución que se dictará a los propietarios del muro para su ejecución inmediata. “Con este planteamiento se ofrece al área de Carreteras otra alternativa que permita abrir este acceso principal al municipio y al polígono industrial”.

Paralelamente, el Ayuntamiento ha interpuesto en estos días una demanda en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo con la finalidad de que a través de una resolución judicial se determine finalmente la ubicación para la construcción del nuevo muro de contención de la carretera de La Montaña, ubicado al margen derecho de la vía (entre los kilómetros 1,1 y 1,4) tras casi un año sin resolverse y a pesar de las obras que el Cabildo ejecuta en esta vía insular.

Manuel Domínguez sostiene que “el único objetivo” de acudir a la Justicia en este asunto es para que dictamine la ubicación definitiva del mismo -que acatarán ambas administraciones- y dar así una solución real al problema del muro, ya que es una cuestión “que no termina de dirimirse por diferentes interpretaciones jurídico técnicas”.

Arriaga afirma que la propuesta del Consistorio no se ajusta a la legalidad
El consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga, recuerda al Ayuntamiento que “la solución provisional para abrir el carril cerrado de la TF-333 debe, como no puede ser de otra manera, cumplir con la Ley de Carreteras, que establece un espacio mínimo de dominio público de 3 metros”. En este sentido, señala que “el Consistorio plantea una propuesta verbal que no se ajusta a la legalidad” y asegura que “no se ha hecho llegar a la corporación insular formalmente la solución técnica que permita abrir el carril”.

El consejero insiste en que la prioridad del Cabildo en este caso es restaurar el tráfico en la carretera insular lo antes posible y terminar con las molestias que sufren sus usuarios, “pero siempre cumpliendo las normas establecidas.”

Asimismo, lamenta el anuncio del Ayuntamiento de que judicializará una cuestión “que podemos resolver con entendimiento y colaboración institucional, sin retrasar la solución al problema”.