fútbol

El Tenerife se reencuentra con el camino de la victoria (1-0)

Un solitario gol de Bermejo y la ayuda del VAR para anular un gol del Rayo por un milimétrico fuera de juego, le bastan al Tenerife para romper con una racha de tres derrotas consecutivas

El CD Tenerife necesitó del VAR para romper con la preocupante racha de tres derrotas consecutivas que había acumulado. Tras una mala primera parte, los blanquiazules lograron adelantarse en la segunda por mediación de un Bermejo que aprovechó un mal despeje del portero del Rayo para colocar en el marcador el definitivo 1-0. Pero bien pudo empatar el duelo el conjunto rayista en una acción que entró a rearbitrar la sala VOR. Andrés Martín había superado a Ortolá con un disparo cruzado que suponía el empate a uno, pero el gol no llegó a subir al marcador después de verse que un pie del jugador rival estaba en fuera de juego. Había fuera de juego, milimétrico, pero lo hubo. De esta manera Fran Fernández evitó su primera gran crisis al cosechar su segunda victoria de la temporada.

Tras tres derrotas consecutivas, revolucionó Fran Fernández el once inicial de su equipo, permitiendo el debut de Fran Sol y Valentín Vada, sustituyó Alberto al portugués Bruno Wilson en el centro de la zaga ; y aparecieron como titulares Nono y Suso en los costados.

La primera parte fue bastante tediosa. A pesar de que ambos equipos tenían en sus filas buenos peloteros de media cancha hacia adelante, ninguno supo sacar partido a esa supuesta calidad. Las defensas y el orden se impusieron a los jugadores de ataque. El Tenerife ni siquiera tuvo la ocasión de probar al portero del Rayo Vallecano.

De hecho fue el equipo madrileño el que mejor estuvo en los compases iniciales del duelo. En los primeros diez minutos, el control correspondía al cuadro visitante, pero sin llegar con claridad a la meta defendida por Ortolá. El Tenerife logró equilibrar la balanza, pero tampoco era capaz de crear alguna acción de peligro sobre la meta contraria. Lo más parecido a eso sucedió en el minuto cuando Fran Sol intentó rematar en el primer palo un centro puesto por Moore. Cerca suya estaba Zarfino, en mucha mejor posición de remate que el nueve blanquiazul.

Las dos siguientes ocasiones, por llamarlas de alguna manera, fueron un remate lejano de Moore (min 31) y otro de Isi, en el 42, para el Rayo Vallecano. Esta fue la última acción destacada de una primera parte aburrida y en la que el Tenerife volvió a demostrar muchas carencias, tanto en el juego con balón, al igual que cuando tiene el esférico en su poder.

La segunda parte fue mucho más animada, sobre todo cuando los equipos se fueron rompiendo y se crearon espacios que los delanteros aprovecharon para aparecer en escena.

El Tenerife pareció salir con una mejor puesta en escena con respecto a la primera parte, pero fue el Rayo el primero que amenazó. Un disparo de Óscar Valentín en el minuto 50 se marchó a la izquierda de la meta de Ortolá.

Tras esta acción, llegó el momento de los cambios y el primero en la escuadra tinerfeña fue el de Jacobo por Vada (min 60), un Vada muy gris que poco aportó.

El Rayo comenzó a inquietar al meta blanquiazul con disparos lejanos, como el de Isi en el 72. Ortolá respondió parando el balón en dos tiempos. Fue entonces cuando Fran Fernández comenzó a pensar en el cambio que, a la postre, le daría la victoria a su equipo y que ejecutaría cuatro minutos después. Entregó axígeno al medio del campo dándole entrada al campo al último fichaje en llegar a la Isla, Ramón Folch, y a Bermejo, por Nono y Suso. Bermejo se fue a la izquierda, Folch se colocó al lado de Aitor y Zarfino dio un paso más adelantado.

La llegada al partido de Bermejor fue fundamental. De entrada le puso un centro medido a Fran Sol que el delantero logró rematar con dificultad tras haber recorrido todo el campo para culminar este contrgolpe. Morro, el portero del Rayo, detuvo con dificultades en dos tiempos. Pero esta jugada solo fue un aviso de lo que llegaría dos minutos después.

Centro desde la derecha de Moore, el meta visitante despeja mal dejando un balón franco para que Bermejo fusilara sin piedad la portería rayista (min 79). Fue el único gol del partido, el que ponía en ventaja a los blanquiazules cuando restaban más de 10 minutos de encuentro. Tocaba defender el preciado botín.

A punto estuvo de arrebatarlo el Rayo, pero el VAR lo impidió. La sala VOR detectó un milimétrico fuera de juego de Andrés Martín, quien había marcado minutos antes tras un disparo cruzado que Ortolá no pudo repeler. Tras eterno tiempo de deliberación, el colegiado principal anuló la validez del tanto y el tinerfeñismo respiró aliviado.

Pero quedaban minutos de suspense y agobio, por lo que el Tenerife tuvo que tirar de oficio para evitar que el Rayo volviese a acercarse a su portería. Así logró romper con la racha de tres derrotas consecutivas que habían activado las luces de alarma.

TE PUEDE INTERESAR