santa cruz

Sombra en la calle Castillo: lo más votado en los presupuestos participativos

La fase de votación ha dado como resultado la futura ejecución de 50 proyectos distribuidos por los cinco distritos; entre los ganadores está el refuerzo de la seguridad en el parque Secundino Delgado o la creación de un espacio de danza al aire libre frente al edificio de Hacienda, junto al Skate Park
Imagen de la calle Castillo, durante el estado de alarma, en Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

La colocación de toldos que den sombra a la comercial calle Castillo ha sido el proyecto de los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Santa Cruz para 2020 que más votos ha recibido de las más de 100 ideas que fueron seleccionadas para la fase de votación, en total se presentaron casi 300. La puesta en práctica de esta iniciativa tiene un coste de 80.000 euros y pretende que las compras, al menos en los periodos de mayor calor, sean más cómodas. Según el proponente de esta idea, “aparte de beneficiar a los comercios, con este sistema se baja hasta cuatro grados la temperatura al crear sombra, y se acabaría con el molesto deslumbramiento del verano por la tarde, que es cuando más personas salen a comprar”. Esta propuesta, además de ser la más votada en todo Santa Cruz, también resultó ganadora en Centro-Ifara, distrito que, por otra parte, copa el listado de los proyectos más votados en el municipio.

Cada distrito dispone de 200.000 euros, que son los que ahora se repartirán en función de los proyectos que han resultado ganadores. Siguiendo con el listado de los más votados, el segundo con más apoyos ha sido el presentado por la Asociación de Vecinos La Arboleda, del barrio Salamanca, y que consiste en mejorar la seguridad y el alumbrado del parque Secundino Delegado, con un presupuesto de 35.000 euros. El tercero, también es un proyecto presentado por La Arboleda y permitirá terminar el tramo de acera que está sin hacer en la calle Nijota, unos 40 metros, y que costará unos 4.000 euros.

Único en España

El cuarto más votado es, sin duda, uno de los más singulares, el primero de toda España en realizarse: un espacio de danza al aire libre. El lugar escogido se encuentra justo al lado del Skate Park que está ubicado frente a Hacienda, y la propuesta partió de la Asociación Cultural Fresh Sábila. Con un coste de 31.000 euros, la intención es que este espacio de danza incluya disciplinas como ballet, contemporáneo, hip-hop, breakdance, capoeira, pole dance y el resto de danzas artísticas. Para ello, la insfraestructura se divide en tres zonas. Una estaría dedicada al pole dance e incluiría seis barras de diversos tamaños en un espacio de 40 metros cuadrados, con superficie de caucho para evitar daños en la practica de la disciplina. Una segunda zona sería para danza polivalente y estaría dotada de 80 metros cuadrados de cemento pulido, que incluiría dos barras fijas de diferentes alturas para ballet. La tercera y última zona tendría 50 metros cuadrados de césped artificial y estaría dedicada a los estiramientos previos, ruedas de capoeira e incluso yoga.

También en Centro Ifara ha salido adelante la idea de colocar sombra en la plaza que hay encima del aparcamiento de la prolongación de la calle Ramón y cajal, en la que se colocaría una cubierta de arquitectura realizada a base de telas. Su coste es de 50.000 euros.

Los Gladiolos

Sin duda, otro de los proyectos que cambiarán la fisonomía de Santa Cruz es la peatonalización del entorno de Los Gladiolos, en el distrito Salud-La Salle, el sexto proyecto más votado y que, dotado con 78.000 euros, supondrá un cambio radical para este entorno. Se trata de hacer peatonal la entrada al CIFP Los Gladiolos (Prolongación Albeni), una zona, detallan sus proponente, con unas dificultades de acceso enormes para las personas con movilidad reducida o cualquier discapacidad, y muy peligrosa para las personas en general.
El listado de los más votados se completa con la colocación de una valla de seguridad en la avenida de Anaga que proteja a los peatones de los coches, y acondicionar un espacio infantil en Taganana, donde no hay ni un solo parque infantil.

Rocódromo

Por distritos, en Anaga, entre lo más votado, está la construcción de un rocódromo en María Jiménez. En total, serán 16 los proyectos que se realicen. En el distrito Salud-La Salle, el proyecto más votado de los ocho que se llevarán a cabo ha sido el de la peatonalización del entorno de Los Gladiolos. En Ofra-Costa Sur, los vecinos han votado para que se hagan nueve proyectos. El más votado ha sido el de crear sombra en el parque Cuchillitos de Tristán. Sin embargo, el más caro de todos, y el que ha quedado en segundo lugar, es el de mejorar la accesibilidad en este mismo parque, con un coste de 80.000 euros. En el Suroeste, los proyectos a realizar serán 12, y al igual que en Anaga, las mejoras de cuestiones como aceras, parques, dotar de sombras o de espacios para perros son los que más apoyos han recibido. El más votado es la colocación de sombra en la plaza de Acorán.

La participación de los vecinos se multiplica en la edición de 2020

Cada distrito dispone de 200.000 euros para gastarse en proyectos elegidos por sus propios vecinos. En esta edición, a diferencia de las anteriores, se puede concluir que ha sido la de más éxito en cuanto al número de chicharreros que se han animado a participar. Según los datos de la Concejalía de Participación Ciudadana, al frente de la que se encuentra Javier Rivero, comparando la edición de 2020-2021 con la de 2018-2019, el incremento ha sido de más del 400% en cuanto a los participantes, y del 118% con respecto a los votos emitidos.

El Distrito Centro-Ifara encabeza las cifras de participación, donde hasta 640 personas se decantaron por alguno de los proyectos en liza. Eso se tradujo en 1.827 votos. Anaga fue el segundo más participativo, con 395 personas, que emitieron 1.221 votos. Les siguen Salud-La Salle, con 219 participantes y 697 votos; Ofra-Costa-Sur, con 95 personas y 439 votos, y cierra el Distrito Suroeste con la participación de 85 personas, que emitieron 408 votos.

La filosofía de los presupuestos participativos es que sean los propios vecinos los que decidan en qué gastar parte del dinero municipal. Cuanto mayor sea la participación, más probabilidad hay de que salgan los proyectos que más se necesitan. Un ejemplo de esto lo ha dado el barrio de Salamanca, donde los vecinos se oponían a que se creara un espacio para perros en el Secundino Delgado. Se ha quedado fuera.

TE PUEDE INTERESAR