santa cruz

Vecinos y comerciantes se movilizan por la recuperación del barrio Salamanca

El Ayuntamiento de Santa Cruz avanza que intensificará la presencia policial y solicitará la intervención de la Policía Nacional
CALLE SALAMANCA
CALLE SALAMANCA
Los vecinos solicitan una mayor presencia policial, que haga que las personas que causan los problemas de convivencia no estén cómodas en las calles del barrio. DA

No es la primera vez que recurren a los medios de comunicación. Tampoco será la última. Las peleas y robos, pero, sobre todo, la venta de estupefacientes ha llevado al límite su paciencia. Los vecinos del capitalino barrio Salamanca ponen el foco de la mayor parte de estos problemas en el centro de dispensación de metadona que se ubica allí desde hace casi 40 años. Saben que no todos los pacientes -unas 180 personas reciben tratamiento- son los culpables de la actual situación, pero sí que una veintena de estas personas acuden a recoger su medicación y se quedan en las inmediaciones del barrio. “No solo es que se queden ellos, sino que ya se ha corrido la voz de que aquí se puede pillar metadona, pastillas, y en los últimos tiempos cosas más fuertes”, lamentan los vecinos y comerciantes de la zona. Estos últimos ven cómo, además de la pandemia, la presencia continua de estas personas hace que sus clientes se abstengan de comprar en el barrio por el temor a lo que pueda pasar.

El pasado viernes acudieron a una reunión con el Ayuntamiento. El alcalde, José Manuel Bermúdez, y la concejal de Seguridad, Evelyn Alonso, oyeron sus quejas. Prometieron dar instrucciones directas a la Policía Local para que aumente su presencia en el barrio, y también hablar con la Policía Nacional, puesto que el tráfico de drogas es competencia suya. Implicar a la Consejería de Sanidad es otro de los acuerdos. La próxima reunión la han cerrado para el 4 de noviembre. Los representantes del barrio salieron esperanzados, pero no convencidos. “No vamos a quedarnos de brazos cruzados. La reunión ha ido bien, pero vamos a seguir denunciando por todos los medios la situación que estamos viviendo”, explicaban al término del encuentro.

Entre las medidas que van a poner en marcha está la de la creación de una página en la red social Facebook para que los vecinos denuncien las distintas situaciones que viven a diario. “La única forma de que no se olviden de nosotros es que todos los días se lo recordemos, y la mejor forma de hacerlo es a través de las redes sociales”. Por la recuperación del barrio Salamanca es el título de esa página que estará disponible en breve.

La asociación de vecinos La Arboleda es la principal impulsora de las revindicaciones de vecinos y comerciantes. Sus miembros han realizado un estudio sobre los motivos que han llevado a que el barrio de Salamanca haya perdido la tranquilidad que antaño lo caracterizó y que ahora se ha tornado en ruido y peligros varios.

El informe elaborado por la asociación está orientado a la búsqueda de soluciones y recuerdan que fue en 1980 cuando se inauguró en el barrio de Salamanca, en la calle Horacio Nelson, el primer Centro de Ayuda a la Drogodependencia de Tenerife, atendido por la Asociación Juvenil San Miguel. Un centro que, admiten, realiza una gran labor. Aunque siempre han tenido una difícil convivencia, fue en 2014 cuando las cosas se torcieron. Ese año, “ante la alarma de inseguridad social”, La Arboleda inició una campaña para reclamar más seguridad en una zona que se había visto desbordada con el paso de los años, “con la proliferación de personas ajenas al barrio, que se apostan en las esquinas para compartir cervezas, comida e incluso alguna otra cosa que no ayuda precisamente a la convivencia”.

Desde entonces, “el malestar de los vecinos y empresarios ha ido en aumento ante los escándalos cada vez más frecuentes en la calle, invadiendo de forma permanente las aceras y los portales todo el día, consumiendo bebidas alcohólicas y produciéndose incluso robos, por la falta de presencia policial”.

Asegura la asociación en su escrito que “ a algún vecino que ha denunciado lo han amenazado, y muchos de ellos no denuncian los robos, porque lo consideran una pérdida de tiempo”, por lo que aseguran que “la estadística oficial de incidentes es superior”. Relatan un intento de robo en el cine Price en octubre de 2018 por parte de dos encapuchados, o como, meses después, atracaron a una anciana, en el cajero de La Caixa, la misma entidad que ha colocado recientemente vallas metálicas en la fachada de su oficina. “Es evidente que después de 40 años el local del Centro de Drogodependencia se queda pequeño y obsoleto, e incluso, según tenemos entendido, fue necesario en una época colocar puntales metálicos para reforzar la seguridad de la estructura, dado que la edificación es muy antigua”, afirman desde la asociación.

CALLE SALAMANCA
Son varias las personas que se reúnen en distintos puntos del barrio. DA

CENTROS DESBORDADOS

El problema real de este centro, apuntan, es que “aunque el horario de apertura de San Miguel Adicciones es de lunes a viernes de 8 a 3 de la tarde, permanecen todo el día los usuarios en los alrededores de la zona, incluso los sábados y domingos. El nerviosismo y la preocupación crece cada día entre los vecinos y empresarios del barrio, por la problemática de convertirse en un foco sensible de posibles traficantes”. Para La Arboleda es evidente que la situación que sufre Salamanca viene marcada por la escasez de centros en los que se dispensa metadona. Apuntan que en el informe de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de Salud, del 1 de junio de 2019, se detalla la relación del Registro de Centros y Servicios Sociosanitarios de Atención a las Drogodependencias de Canarias, “y se observa que en Tenerife solo hay ocho centros de unidades de Atención a las Drogodependencias (UAD), mientras que en la isla de Gran Canaria hay justo el doble, 16. Así que la conclusión es que la concentración de pacientes por cada centro en Tenerife es muy superior”.

Sigue el informe ofreciendo datos, como los que se recogen en el Plan Insular de Drogodependencia 2015-2023, en el que se detalla que, en lo referente al número de admisiones según el municipio de procedencia del año 2013, de un total en la Isla de 2.475 personas, casi el 35% correspondía solamente al municipio de Santa Cruz de Tenerife. “Entendemos, por ambos motivos, que existe una concentración del número de pacientes centralizados en la Unidad de Atención de Drogodependencia de San Miguel”.

MOCIÓN EN 2019

La Arboleda también recuerda que el 28 de febrero de 2019, en un pleno ordinario del Ayuntamiento de Santa Cruz, se aprobó una moción por unanimidad, propuesta por el PP y CC, respecto a la situación social del barrio de Salamanca. Así, se acordó que se iba a contactar con los vecinos y las administraciones competentes para realizar un estudio que ofreciera un diagnóstico de la situación real y, a partir de ahí, proponer las actuaciones necesarias que devuelvan al barrio de Salamanca la paz social que se merece. El barrio aún está esperando que se realicen las citadas reuniones de trabajo.

POSIBLES SOLUCIONES

Finaliza la asociación aportando lo que considera posibles soluciones. La primera es crear más centros de drogodependencia para evitar concentraciones y evitar que los pacientes realicen largos trayectos. El traslado del dispensario a los centros de salud y farmacias del municipio es otra de las propuestas. También una mayor presencia policial, que ayudaría a la dispersión de estas personas y a mejorar la imagen del barrio. Incluso apuntan la posibilidad de instalar cámaras de vigilancia en los cruces de las calles principales.

De igual modo, sugieren que se reforme una parte de la antigua cárcel de Tenerife I, de la Avenida Benito Pérez Armas, para crear un nuevo, amplio y moderno centro de drogodependencia. Con la ventaja de que estaría ubicado muy próximo a la Comisaria Nacional Distrito Norte, en el caso de un eventual altercado, así como cerca del Centro de Urgencias de Salud Los Gladiolos. El Centro Municipal de Acogida también se halla muy próximo. Hoy en día se ha destinado como centro de internamiento de inmigrantes. Otra posible ubicación es el Palacete de Coviella. Y, por último, plantean solicitar la colaboración de la Asociación Juvenil San Miguel con el fin de que tome medidas para que los pacientes no se queden todo el día en los alrededores, una vez se cierra el centro.

INTIMIDACIÓN, ROBOS, ESCÁNDALO: EL DÍA A DÍA DE LA CALLE SALAMANCA

Los comerciantes de la zona relatan los problemas a los que se enfrentan a diario. Desde clientes que se ven intimidados por las personas que se reúnen en la calle, pidiéndoles dinero, hasta vecinos que ven impotentes cómo, aseguran, se trafica con sustancias de todo tipo. Una actividad que, dicen, atrae a gente de otras partes del municipio, y también de fuera.

TE RECOMENDAMOS