coronavirus

Antonio Sierra: “Nos preocupa la transmisión comunitaria que hay en Tenerife”

“Es triste que tengamos que defender la salud con sanciones, pero será necesario”, afirma el experto del Comité científico asesor
Antonio Sierra, catedrático de Medicina preventiva de la Universidad de La Laguna. Sergio Méndez

Las autoridades públicas, sanitarias y el grupo de expertos que asesora al Gobierno de Canarias continúan mostrando su inquietud por la situación epidemiológica de Tenerife, ya que sigue la expansión del coronavirus en las últimas semanas. Antonio Sierra López, excatedrático de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de La Laguna (ULL), aboga por “tomar medidas, pero también hay que ver cómo cumplirlas”, y se mostró preocupado por “la transmisión comunitaria” del SARS COV-2 en Tenerife.

“Hay una subida sostenible de casos en Tenerife durante varias semanas, con especial incidencia en Santa Cruz y La Laguna, con origen domiciliario, en reuniones familiares y sociales. Tenemos un problema de incumplimiento de las medidas básicas (uso de la mascarilla, mantener la distancia social y el lavado de manos) en una parte de la población, y son suficientes como para causar problemas”, aseguró el exdirector del SCS. Además, incidió en que “esta segunda oleada en Canarias no viene por los casos importados, es un problema de transmisión comunitaria por la irresponsabilidad de la población y el incumplimiento de las normas”. “Me parece muy bien que nos preocupe protegernos de los turistas o viajeros que vengan de Europa o la Península, pero donde estamos teniendo el problema es entre nuestros propios ciudadanos”, recalcó.

Consideró que es complicado adoptar nuevas medidas, pero hay que incidir en los mensajes. “El incumplimiento de las normas es consustancial con la conducta de determinados individuos o colectivos que no se sienten vulnerables ni responsables de las repercusiones sobre la salud (en el ingreso hospitalario o la muerte de sus padres, abuelos o familiares más sensibles) y a nivel económico (al destrozar el empleo de su familia o sus oportunidades futuras de trabajo).

Asimismo, recordó que, en líneas generales, “en la calle la gente está cumpliendo y es donde menos problemas hay. Sin embargo, el peligro está en la relajación en los domicilios, en fiestas y reuniones sociales, incluso en algunos trabajos”. “Ahí es más fácil ver que no se usa la mascarilla, no se mantiene la distancia física, no se guardan la higiene de manos, se comparten bebidas o se fuma, sobre todo entre jóvenes de 15 a 29 años, y también en otros grupos de edad, donde un contagiador asintomático o leve provoca el aumento de la transmisión”.

Antonio Sierra cree que la Administración “está cumpliendo con la toma de medidas y respuestas progresivas ante esta situación”, pero reconoció que “la vigilancia es complicada, porque la mayoría de los incumplimientos están en el ámbito privado: pisos, casas familiares o propiedades donde se organizan reuniones. Creemos que hay que sancionar tajantemente las conductas de riesgo. Tomar medidas de confinamiento supone que hemos fracasado como sociedad en el cumplimiento de las medidas básicas. Es triste que tengamos que defender la salud con sanciones, pero será necesario”. Por último, Sierra llamó a la responsabilidad social: “Algunas personas están llegando a la fatiga de la pandemia. Están desmoralizadas, desorientadas y desconcertadas por los mensajes que se lanzan por parte de algunos colectivos negacionistas y políticos, lo que produce que abandonen el cumplimiento de las medidas”.

TE PUEDE INTERESAR