fútbol

El CD Tenerife gana al Zaragoza y coge aliento para el derbi

Los blanquiazules, con un fútbol plano, cogen aire con un gol de Fran Sol antes de medirse, en el derbi canario, a la UD Las Palmas

Con un fútbol plano y sin definir, el CD Tenerife se encontró un oasis llamado Real Zaragoza en medio del desierto que atraviesa. No muestran signos de mejoría los de Fran Fernández, sin embargo ayer el equipo ganó y el míster tiene una semana más de plazo para intentar cambiar el juego rudimentario de sus futbolistas. Otra cuestión que debe plantearse el almeriense es porqué su equipo se muestra tan miedoso cuando tiene ventaja y tiene que defender el marcador. Anoche los blanquiazules volvieron a cometer el mismo error que contra el Lugo le costaron dos puntos. Ayer no se repitió la misma historia porque el Zaragoza está incluso peor, pero no siempre hay la misma fortuna.

Para recibir al equipo blanquillo, volvió al once inicial Suso Santana, por lo que Fran Fernández rompió el doble lateral derecho. Vada regresó a la media punta, mientras que tanto Sipcic como Aitor Sanz siguieron fuera del once.

Muy pronto el marcador se puso a favor del Tenerife. Córner lanzado desde el costado zurdo de los locales que prolonga Alberto de cabeza al segundo palo donde aparece Fran Sol para rematar de cabeza a quemarropa. El balón lo parecía parar en la misma línea Cristian Álvarez, pero el VAR apreció claramente que el había sido el propio portero el que había introducido el balón en su portería. Gol en propia puerta que subió al marcador del Heliodoro con algo de incógnita por la intervención del videoarbitraje.

A punto estuvo en el 25 Fran Sol de lograr el segundo de la noche, pero su potente disparo lo repelió de puños el meta del conjunto maño. Era superior el equipo local al cuadro visitante, que se jugaba tanto en el partido como el Tenerife. Tres minutos después de eso, Nono fue amonestado por una entrada a destiempo.

El resto de la primera parte fue de control del equipo de Fran Fernández, al que apenas incomodó el de Rubén Baraja.

La segunda parte comenzó con un nuevo susto para la meta del Zaragoza. Un pase profundo de Suso para Moore acabó con un pase del norteamericano al corazón del área. Vada marcó pero el gol no subió al marcador, pues el colegiado pitó falta previa de Moore a la hora de centrar.

Fue esa la mejor ocasión de un Tenerife que controló con muy poco ante un rival presa de los nervios y de las imprecisiones. No obstante, los últimos 25 minutos de partido fueron de domino visitante.

El Zaragoza fue poco a poco a más a base de centros laterales y de algunos rechaces que crearon por lo menos incertidumbre en el portal de Ortolá. Fran Fernández empezó a ver las carencias de su equipo y sentó a Suso y a Vada, para dar entrada a Aitor Sanz y a Jacobo. Pero tampoco impidió que su equipo se fuera encerrando cada vez más en su campo.

Volvió a aparecer el Tenerife miedoso al que le temblaban las piernas cuando tiene que mantener un resultados favorable. Ya se vio que el Lugo fue capaz de empatar en el último suspiro y el Zaragoza intentó imitar al cuadro gallego, pero sin lograrlo, porque pocas veces los maños crearon ocasiones de verdadero peligro.

TE PUEDE INTERESAR