santa cruz

Los Servicios Sociales de Santa Cruz atienden ya a más de 45.000 personas

Una cuarta parte de la población de la capital tinerfeña necesita la ayuda municipal para subsistir; el Ayuntamiento constituye la Mesa por la Recuperación y la Estabilidad a fin de crear un plan de actuación urgente frente a la crisis
La pandemia agrava la crisis social en la capital tinerfeña y se repiten cada vez más escenas como esta de García Escámez, donde cientos de personas acuden cada semana en busca de alimentos.
La pandemia agrava la crisis social en la capital tinerfeña y se repiten cada vez más escenas como esta de García Escámez, donde cientos de personas acuden cada semana en busca de alimentos.
La pandemia agrava la crisis social en la capital tinerfeña y se repiten cada vez más escenas como esta de García Escámez, donde cientos de personas acuden cada semana en busca de alimentos.

El panorama no es nada alentador. Todos los indicadores muestran una realidad brutal, en la que las cifras de los Servicios Sociales ponen sobre la mesa que más de 45.000 personas, casi un cuarto de la población de Santa Cruz, necesitan de la ayuda del Ayuntamiento para poder subsistir. Solo en los seis primeros meses de este aciago 2020, más de 2.000 familias se han incorporado a los Servicios Sociales por primera vez. Si se fija la atención en lo indicadores económicos, se observa cómo la pandemia se está llevando por delante, no solo la salud de las personas, sino también sus expectativas de futuro.

Ante cifras tan contundentes, el Ayuntamiento de Santa Cruz quiere dar la mejor respuesta posible a la peor situación, y, para ello, ha constituido la Mesa por la Recuperación y la Estabilidad del municipio, en la que el Gobierno actual, la oposición y cuantos sectores sociales quieran participar, se unen para crear una “hoja de ruta” que permita la activación económica de la ciudad. El alcalde José Manuel Bermúdez invitó ayer a todos los participantes en el acto de constitución de la citada mesa a aportar ideas en los grupos de trabajo que se van a crear, para que, antes de final de año, haya una propuesta concreta que se pueda incluir dentro de los Presupuestos de 2021. “Se va a realizar un trabajo de diagnóstico en dos comisiones, una de carácter social y otra de tipo económico”, explicó el regidor a los medios antes de comenzar el acto. Apuntó que, independientemente de lo que surja de estos grupos de trabajo, el Consistorio ya está aplicando medidas específicas para remontar la actual situación de crisis. “Vamos a acudir al endeudamiento, al máximo que nos permita la ley, y con él aumentaremos la inversión pública, que debe ser el motor económico para reactivar el municipio”, defendió Bermúdez.

Para comenzar los trabajos de las dos mesas y las distintas comisiones, se detalló el actual estado del municipio, tanto en lo que a los servicios sociales se refiere como a los indicadores económicos. Los primeros ofrecen una fotografía que pone de manifiesto el agravamiento del riesgo de exclusión y la pobreza. Un dato revelador son las ayudas de emergencia. Hasta septiembre se habían gestionado 38.476, y solo de enero a junio se duplicaron en comparación con el mismo periodo de 2019. Esto ha supuesto la inversión de casi seis millones de euros exclusivamente en prestaciones económicas.

El análisis refleja que la ayuda se ha centrado en este primer semestre en familias empobrecidas. Casi 30.000 de las atenciones se corresponden con estas unidades familiares. El segundo grupo que más atención ha requerido, más de 3.000, son personas mayores, así como las relacionadas con la infancia, con más de un millar de atenciones. El rostro de la pobreza sigue siendo femenino. Más del 70% de las personas que acuden a los servicios sociales son mujeres. Estos datos fueron expuestos por el subdirector general de Atención Social, Javier Gutiérrez, quien finalizó su intervención haciendo notar el círculo vicioso en el que se mueven las personas en exclusión social, que ven cómo la falta de ingresos los lleva a situaciones más duras de exclusión, que, a su vez, les obliga a acudir a los servicios sociales, donde, si su situación económica no mejora, tiende a cronificarse.

José Miguel González, el que fuera director general de Trabajo del Gobierno de Canarias, fue el encargado de exponer la coyuntura económica. Los datos son crudos. El desempleo va en ascenso, con casi 25.000 parados en septiembre (hoy se actualizará ese dato y todo hace prever que será mayor). A esto se suma, como apuntó González, el alto número de personas que se encuentran en ERTE en la capital, y que, “muy probablemente”, terminen formando parte de un ERE, aumentando así el número de desempleados. En lo referente al tejido empresarial, este está formado principalmente por empresas del sector servicios, alcanzando el 87,9% del total en el tercer trimestre de 2020, es decir, 5.951 empresas, de las 6.773 que hay en la capital son de dicha área, cifra similar a la de hace ocho años. González insistió en que esta coyuntura económica está provocada por la crisis sanitaria, apuntando que, necesariamente, si esta mejora, lo hará la economía.

El concejal de Organización, Alfonso Cabello, se encargará del seguimiento de la mesa, mientras que la edil de Atención Social, Rosario González, se pondrá al frente de la coordinación de las dos comisiones.

Empresas, ONG, sindicatos, funcionarios y políticos

Formarán parte de la Mesa por la Recuperación, entre otros, el alcalde y concejales del grupo de Gobierno, miembros del resto de los partidos con representación en el Consistorio, trabajadores y responsables de las diferentes áreas municipales, centrales sindicales, organizaciones empresariales, la Cámara Oficial de Comercio, la Plataforma del Tercer Sector de Canarias, el Cabildo de Tenerife, el Gobierno de Canarias y un experto a propuesta del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Ayer, el sindicato UGT se convertía en la primera organización en valorar una mesa que consideró imprescindible en el actual panorama de crisis, ofreciendo su entera colaboración.

TE PUEDE INTERESAR