Icod de los vinos

Sin tablas ni cacharros en Icod por primera vez en la historia

La festividad de San Andrés no cumple por primera vez con la tradición del arrastre por las calles empinadas ni el ruido de las latas

El arrastre de las tablas en Icod de los Vinos atrae a miles de personas cada año al municipio. Sergio Méndez
El arrastre de las tablas en Icod de los Vinos atrae a miles de personas cada año al municipio. Sergio Méndez

Por primera vez en la historia, la pandemia de COVID- 19 impide el arrastre de tablas por las empinadas calles de Icod de los Vinos, La Guancha y San Juan de la Rambla, los tres municipios donde San Andrés, más que una fiesta, es una tradición que se mantiene viva y que congrega a cientos de personas cada año, miles en la Ciudad del Drago.

Tampoco se correrán los cacharros en el Puerto de la Cruz, donde grandes y chicos cumplen con la costumbre ancestral de amarrar latas y botes de todo tipo a una verga o cordel que luego son arrastrados por las principales calles y plazas del municipio, con el objetivo de hacer el mayor ruido posible. Con suerte y el empeño del Gobierno local, habrá un puesto de castañas en la ciudad turística para recordar esta fecha.
“No podremos acompañar a nuestro pueblo con gomas ni se cortarán las calles, no vamos a poder arrastrarnos, que todos se conciencien que este año no puede ser, que ya vendrán otros mejores en los que poder celebrar nuestras tradiciones”, manifestaba días atrás el alcalde icodense, Francis González.

Este 2020 los actos se limitarán a unas jornadas de enoturismo que comenzaron ayer en el cine Fajardo, un espacio protegido contra la COVID-19; la entrega de las Cepas de Honor del CIT, que este año reconocen a la escritora icodense Andrea Abreu, autora de Panza de burro, y el domingo, que es la víspera, se podrá ver el estreno de un documental en la Televisión Canaria sobre las tablas.

No obstante, la Guardia Civil, la Policía Local y la Canaria estarán atentos, junto con los trabajadores municipales, para que no se creen las condiciones forzadas para arrastrarse.

En el caso de La Guancha, las limitaciones en cuanto a aforo y movilidad se refiere y las recomendaciones sanitarias de aparcar hasta una mejor ocasión todos aquellos actos multitudinarios que puedan poner en riesgo la salud de la población obligan al Consistorio a cancelar todos los talleres, citas gastronómicas y actuaciones.

En el municipio ramblero tampoco se habilitarán las calles que normalmente se adecúan para facilitar correr el carro y tablas, y no se autorizarán los diferentes actos anexos, ya sea los relacionados con la gastronomía en la calle, como el asado de castañas, o aquellos que normalmente acompañan a las tablas y carros, como son los encuentros de parrandas, según explicó la concejala encargada del servicio de Ferias, Festejos y Romerías, Priscila Díaz.

Asimismo, el Gobierno del Puerto de la Cruz centra sus esfuerzos en poder instalar, al menos, un puesto de castañas en los próximos días, cuya ubicación exacta está por determinar, para que no se pierda una tradición que, para ser cumplida como antaño, deberá aguardar hasta el próximo año.