Arona

Un pacto de Mena y sus afines con CC, entre las posibles salidas a la crisis de Arona

Tanto el alcalde como el exedil de Urbanismo pasarán mañana al grupo de no adscritos en el Pleno; el PSOE ve viable una moción de censura

José Julián Mena entra al Centro Cívico Cabo Blanco para presidir un pleno municipal. J.C.M.
José Julián Mena entra al Centro Cívico Cabo Blanco para presidir un pleno municipal. J.C.M.

A 24 horas para la celebración del Pleno en el que el secretario del Ayuntamiento de Arona comunicará oficialmente el pase al grupo de no adscritos del alcalde José Julián Men, y del exconcejal de Urbanismo, Luis García, las formaciones políticas adaptan sus estrategias al nuevo escenario político para garantizar la gobernabilidad del municipio con mayor población del Sur.

Entre las salidas que se barajan, no se descarta una posible alianza de Mena y sus seis concejales afines con los cuatro ediles de CC, un acuerdo que, de plasmarse, podría ir incluso más allá de las próximas elecciones si el regidor funda un nuevo partido político. En ese caso se exploraría una solución parecida a la que dio origen a la creación de la Agrupación Independiente de Arafo, posibilidad que se ve en principio con buenos ojos en las direcciones insular y regional de CC, aunque, llegado el momento, tendrían que convencer a las bases del partido en Arona, abiertamente enfrentadas a Mena.

Mientras, de puertas afuera, el regidor mantiene su discurso de no cerrar la puerta a ninguno de los 25 concejales que conforman la Corporación. Ayer, volvió a manifestar que su responsabilidad es tomar la iniciativa para buscar un acuerdo que dé estabilidad hasta las elecciones de 2023. En el entorno de la Alcaldía se sigue dando prácticamente por descartada una moción de censura (“legalmente es inviable, porque sería un fraude de ley”, aseguraba ayer una fuente municipal), aunque desde la dirección insular del PSOE defienden su viabilidad. De hecho, el sector crítico trabaja para formar un gobierno de “unidad” con otros grupos municipales.

A finales de septiembre, la Junta Electoral Central resolvió un contencioso a favor del alcalde de Mundaka (Vizcaya), Mikel Bilbao, autocensurado por el PNV, siglas con las que concurrió a las elecciones como independiente, al estimar que no cabía su expulsión del grupo, por cuanto se trataría de un intento de facilitar una virtual mayoría absoluta para tratar de justificar una moción de censura.