fútbol

La mejoría defensiva del Tenerife le sirve para sumar un punto ante el Leganés (0-0)

Los blanquiazules se muestran inocentes de cara a la meta rival
El Tenerife empata en casa ante el Lugo. LaLiga
El Tenerife empata en casa ante el Lugo. LaLiga

Si hay que ser realista con la situación que sufre el Tenerife, empatar y sumar un punto ante un aspirante al ascenso como ese el Leganés debería ser tomado como algo positivo. Pero eso también implica un nivel de exigencia bastante bajo. Lo cierto es que los blanquiazules lograron mejorar en el aspecto defensivo, pero sigue siendo un equipo sin fútbol y completamente romo en ataque. El único disparo a puerta llegó en el minuto 91, cuando ya todos pensaban en acabar el choque con un punto más que no te hace más rico, pero tampoco más pobre.

Luis Miguel Ramis no parece encontrar un once inicial estable. Tampoco los resultados son buenos como para que el tarraconense no siga buscando fórmulas que logre puntos. Ayer el míster planteó una nueva revolución. El regreso de Javi Alonso y de Alberto Jiménez fue lo más llamativo y lo más comentado en la previa del regreso de José Luis Martí, Fabián Rivero y Gaku Shibasaki al Heliodoro Rodríguez López. Alberto se colocó en el perfil zurdo del centro de la zaga, al lado de Carlos Ruiz, mientras que Javi acompañó a Aitor Sanz en la medular. Pero además, Moore regresó al lateral derecho, Bermejo al extremo zurdo (Nono se fue a la derecha) y Jorge Padilla se sumó a labores ofensivas junto a Fran Sol.
Lo más destacado del primer cuarto de hora fueron las dos amarillas que se llevaron Jorge (en el minuto 7) y Javi Alonso (en el minuto 9). Ramis les pidió a los suyos más intensidad y concentración a los suyos para que volviera a pasar lo del Sabadell. Quizás los dos canteranos confundieron más intensidad con pasarse de revoluciones. Pomares tampoco entendió bien la idea que quiso transmitir el jefe, porque en el 22 también se ganó una amonestación. Antes de la media hora de juego ya había tres blanquiazules advertidos de irse al vestuario antes de tiempo.
El resto del primer acto fue muy equilibrado. Los blanquiazules se mostraron muy seguros atrás, algo que en anteriores partidos no habñia sucedido, pero arriba sigue siendo un equipo inoperante. Especialmente espesos estuvieron Bermejo y Nono. Así el Tenerife acabó sin disparar entre los tres palos en la primera parte. Es cierto que el Leganés tampoco estuvo mucho más atinado que su rival.
Tras una aburrida primera parte, en la que los dos equipos se preocuparon mas de no encajar que de marcar, ambos contendientes salieron al terreno de juego sin cambios en sus formaciones.
Al poco de reanudarse, el Leganés metió el miedo en el cuerpo a los blanquiazules con un gol de Arnáiz que acabó siendo anulado por el VAR tras apreciarse un claro fuera de juego del delantero pepinero.
A pesar de que el gol no subió al marcador, la ocasión dañó a los locales, que empezaron a ser dominados sin discusión por los de Martí. Ramis intentó contrarrestar esta situación con la entrada al campo de Shashoua (por Jorge Padilla, min 58).
Inmediatamente después, Arnáiz tuvo la ocasiónde marcar de nuevo con un disparo cruzado que se fue fuera de la portería de Dani Hernández por muy poco.
La entrada del inglés no se tradujo en un beneficio claro ara el juego de ataque del Tenerife, por lo que Ramis empezó a pensar que mantener la puerta a cero y sumar un punto ante el Leganés no era poco. Pensando en el empate retiró del campo en el 74 a Sol y Bermejo, para introducir a Apeh y a Álex Muñoz.
La jugada del partido fue la doble parada que protagonizó Dani Hernández en el 78. El meta tinerfeñista desbarató en dos ocasiones, consecutivas, los disparos de Arnáiz, que se benefició del enorme error de Alberto, que no llegó a despejar de cabeza y dejó el balón franco para el jugador de José Luis Martí.
El Tenerife acabó el partido más entero que su rival y acabó pisando el área madrileña con frecuencia. Eso sí, conviene no olvidar que el primer, y único, disparo entre los tres palos de los locales fue en el minuto 91 y obra de Shashoua.
Ese fue el único bagaje ofensivo de un Tenerife que arriba ofrece muchas incógnitas. Eso sí, la mejoría en este partido llegó en la parcela defensiva, donde salvo errores puntuales, los blanquiazules se mostraron más serios, ordenados e intensos. Ramis le dio prioridad a mantener la portería a cero y sumar un punto para comenzar a construir un equipo mucho más equilibrado y ambicioso.

TE RECOMENDAMOS