Los Realejos

Alumnos realejeros ‘inventan’ un país para aprender de la democracia

Estudiantes del CEIP San Sebastián participan de un proyecto educativo que consiste en diseñar una nación imaginaria para aprender el funcionamiento de la democracia y las instituciones políticas

El país diseñado por los alumnos de Quinto y Sexto grado del CEIP está dividido en dos regiones: Aguanapi e Imagination World, y situado estratégicamente para facilitar el comercio con los países vecinos. S.M
El país diseñado por los alumnos de Quinto y Sexto grado del CEIP está dividido en dos regiones: Aguanapi e Imagination World, y situado estratégicamente para facilitar el comercio con los países vecinos. S.M

Zeus es el ministro de medio ambiente. Su trabajo consiste en limpiar las calles y en impulsar el reciclaje. Es del partido Socialista BMW y al mismo tiempo, quien bautizó como Jarjashujâ al país que inventaron los alumnos de segundo y tercer ciclo del CEIP San Sebastián en Los Realejos.

La iniciativa, denominada ‘Creamos un país y lo gobernamos’, permite aprender de una manera innovadora y divertida desde geografía hasta matemáticas, pasando por las ciencias sociales, eje vertebrador del proyecto. Al ser un colegio muy pequeño y con pocos alumnos (son 80) hay clases mixtas, como la que une Tercero y Cuarto y la de Quinto y Sexto.

En el caso de la primera, el proyecto es más sencillo y consistió en la creación del Archipiélago Pichón en la que los alumnos, orientados por su maestra, Saray Javier González, crearon su isla y la dotaron con fueron dotadas de su flora y fauna, accidentes geográficos. Isla Party, Tortuga, Arco Iris, Sakura y Amerix fueron los nombres elegidos por los más pequeños.

La presidenta es Desireé que fue elegida por mayoría. Para organizarse, igual que lo harían en cualquier gobierno, se establecieron diferentes roles y designaron un portavoz, “que es el que dice cuando hay que hablar bajito”, apunta una de las pequeñas; un mediador, un secretario, que es el responsable de organizar lo que iba a hacer cada grupo, y un diseñador.

Además de aprender elementos geográficos, valores como la convivencia, la tolerancia y los beneficios de un sistema democrático y sus instituciones, desde una perspectiva sencilla los alumnos de Tercero y Cuarto se dieron cuenta de la responsabilidad que supone tener un cargo público -como puede ser el de presidente- y de lo importante que es gestionar adecuadamente los recursos de la ciudadanía. Lo hicieron gracias a una multiplicación errónea sobre el número de cajas de mascarillas necesarias para repartir en las islas que más lo necesitaban y que no podían adquirirlas.

Las dos regiones

En el caso de los estudiantes del último ciclo el proyecto es más complejo. Comenzó con la creación de las dos regiones que conforman Jarjashujâ: Aguanapi, perteneciente a los alumnos de Quinto, e Imagination World, a los de Sexto. Cada una con su flora y fauna características, sus accidentes geográficos, su capital, sus propias infraestructuras y singulares atractivos turísticos.

De común acuerdo decidieron situar el país imaginario en el Mar del Norte, en una zona estratégica entre Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia y Holanda, para facilitar el comercio con el resto de países vecinos, explica Yaiza, la ministra de Exteriores, elegida entre sus compañeros porque con apenas 11 años habla tres idiomas: español, inglés y holandés, “además de tener familia en Francia”, apunta orgullosa.

La moneda nacional es el Selenio, en origen a Sele, la mascota del país. Los alumnos los consiguen día a día por superar diversos objetivos pero también hay una antimascota que los roba. Está en un ataúd y cuando un alumno “se porta mal”, sale de allí y puede quitarlos.

Una economía diversificada

La economía nacional es muy diversificada. Los ingresos de Jarjashujâ provienen en gran parte del turismo ya que aprovechan sus recursos naturales como principal atractivo. Desde el Lago Albóndiga, del que salen pequeñas bolas de carne flotantes; pasando por el Volcán Sopapollo, que al erupcionar arroja un caldo que aprovechan a recoger en recipientes para luego exportarlo, hasta otro que echa dinero, explica Carlos, ministro de Sanidad, quien ya demuestra dotes de politico y tiene claro que en el futuro “quiere ser presidente de España”.

Además, cuentan con el parque de atracciones Among Us (igual que el nombre del videojuego) muy visitado por los turistas; el hotel de cien estrellas, y el túnel Tiburón, que es de cristal, discurre por el mar y posibilita, además de trasladarse de una zona a otra, ver la fauna marina.

Tras analizar cada región fue necesario formar un gobierno que permitiera atender las necesidades de ambas.

Seis partidos políticos de diversa índole se presentaron a la campaña electoral, con mítines y debate incluidos: Partido Socialista de Pájaros Sexis (PSDPS), Partido Coral, Abisi, Partido Socialista de Gallina (PSDG), Partido Socialista de La Chau y Partido Socialista BMW.

Daniela, la portavoz de este último explica que el nombre surgió por su doble interés de proteger el medio ambiente y su pasión por los coches, “especialmente los de esta marca”, subraya. Por eso, además de defender a las personas, la principal propuesta de su programa electoral, radicó en crear coches y guaguas eléctricas para reducir la contaminación.

En el caso del PSDG, responde a que la necesidad de proteger a estas aves que criaba la familia de Lucas y que poco a poco se fueron muriendo.

Las elecciones se celebraron en diciembre del año pasado y resultaron muy reñidas: entre los tres últimos hubo un empate técnico pero finalmente Abici, PSBMW y Coral llegaron a un pacto para formar gobierno.

Como en la vida misma, la coyuntura no fue tan sencilla porque las tres formaciones políticas pertenecían a la misma región, la de Sexto, y la otra se sintió “molesta” así que sus habitantes decidieron convocar un referéndum para independizarse. “Creíamos que el gobierno tenía demasiadas responsabilidades y no se podía con todo”, remarca Carlos.

El resultado fue el que cualquier nación desearía: un gobierno de coalición conformado por los seis partidos políticos, donde cada uno tiene su cuota de responsabilidad y en el que todos tienen que aprender a dialogar, ser tolerantes, llegar a acuerdos y aceptar las decisiones las demás.

No es nada improbable. Finlandia lo consiguió en el año 2011. Tras dos meses de negociaciones, el Partido de Coalición Nacional (KOK) contó con el apoyo de Alianza Izquierdista, Los Verdes, el Partido Popular Sueco y el Partido Cristiano Demócrata, además del SPD.

Cinco meses después, Bélgica siguió los pasos del país nórdico y en 2017 lo hizo Marruecos, por citar algunos ejemplos.

En el proyecto educativo del CEIP San Sebastián cada alumno y alumna tiene un papel que desempeñar para crear una sociedad más justa, paritaria, solidaria y tolerante, en la que todas las personas tengan las mismas oportunidades de desarrollo y bienestar. Lo contrario sería el fracaso, aunque todo indica que van por el buen camino.

¿Monarquía o república?

El proyecto avanza y conforme a los contenidos educativos se vuelve más complejo. Los estudiantes de Quinto y Sexto tienen que decidir si en Jarjashujâ habrá monarquía o república, un debate en el que estarán orientados por su maestro, Víctor Manuel Melo López, el verdadero artífice de la iniciativa. Hasta el momento, el alumnado ha demostrado “tintes progresistas” si se tiene en cuenta que tanto el Archipiélago Pichón como Jarjashujâ están gobernados por mujeres y que el ejecutivo de este último está conformado por una coalición de seis partidos. De seguir con esta tendencia, con toda probabilidad triunfará la república.

RS667363_sm ceip los realejos 28-scr RS667348_sm ceip los realejos 13-scr RS667340_sm ceip los realejos 05-scr RS667356_sm ceip los realejos 21-scr RS667361_sm ceip los realejos 26-scr RS667362_sm ceip los realejos 27-scr RS667354_sm ceip los realejos 19-scr RS667349_sm ceip los realejos 14-scr RS667345_sm ceip los realejos 10-scr RS667352_sm ceip los realejos 17-scr
<
>
Jarjashujâ, un país ‘inventado’ por escolares realejeros. Sergio Méndez