arona

Crece la tensión en la crisis de Arona con el cese de los ediles Dácil Léon y Sebastián Roque

Mena destituye a los dos concejales socialistas por “sus faltas continuas de lealtad” a menos de una semana para el Pleno clave que decidirá el futuro de la Corporación
De izquierda a derecha, el alcalde de Arona, José Julián Mena, y los concejales Dácil León y Sebastián Roque. DA
De izquierda a derecha, el alcalde de Arona, José Julián Mena, y los concejales Dácil León y Sebastián Roque. DA
De izquierda a derecha, el alcalde de Arona, José Julián Mena, y los concejales Dácil León y Sebastián Roque. DA

Juan Carlos Mateu / Norberto Chijeb

El Ayuntamiento de Arona vivió ayer una frenética jornada en la que se agudizó la crisis del grupo de Gobierno (PSOE) con la destitución de los concejales de las áreas de Promoción Económica y de Deportes del Ayuntamiento de Arona, Dácil León y Juan Sebastián Roque, respectivamente, por sus “continuas faltas de lealtad” hacia el regidor municipal, según las explicaciones ofrecidas desde la Alcaldía.

En el caso de Dácil León, que ocupaba la segunda tenencia de alcaldía y se encargaba de las áreas de Promoción Económica, Sector Primario y Empleo, su cese se argumenta en “su intención, reiterada en las últimas semanas, de promover una moción de censura en contra de su propio compañero de Corporación y de grupo municipal en plena crisis económica, con el cierre de empresas y el aumento del paro”, indicaron fuentes municipales.

Además, se le reprocha su ausencia a 14 juntas de gobierno y a dos plenos municipales a lo largo de 2020, “cuando su voto era esencial para sacar adelante la modificación de crédito destinada al área de Servicios Sociales, así como para la rebaja de la tasa de basura que pagan las empresas del municipio”.

La destitución de Juan Sebastián Roque, hasta ahora sexto teniente de alcalde, responsable de Educación, Cultura, Deportes y Juventud, se produce “por haberse ausentado en el último año a 17 juntas de gobierno, así como a dos plenos y a las juntas rectoras del Patronato de Turismo y General de Adesa, esta última la entidad pública municipal que gestiona los recursos sociales, siendo su voto esencial para sacar adelante, además de la citada modificación de crédito para Servicios Sociales, los fondos para el área de Deportes”.

Estos ceses se producen a menos de una semana de un pleno en el que los grupos municipales esperan ser informados de la expulsión definitiva del alcalde de las filas del PSOE y su declaración de concejal de no adscrito, aunque José Julián Mena ya ha anunciado que pedirá medidas cautelares a la Justicia por entender que se han vulnerado su potestad y sus derechos fundamentales.

La relación entre los dos sectores se ha envenenado aún más en las últimas fechas. Cinco concejales socialistas (Dácil León, Juan Sebastián Roque, Pura Martín, Elena Cabello y Yurena García) y el exresponsable de Urbanismo Luis García, hoy edil no adscrito al ser expulsado del PSOE, denunciaron el día 14 en los juzgados de Arona al alcalde y al secretario del Ayuntamiento por una supuesta prevaricación administrativa cometida en el último pleno municipal, celebrado el 26 de noviembre, al entender que se actuó injustamente cuando se retiró el punto del orden del día en el que se debía informar de la expulsión de Mena del partido y su pase al grupo de no adscritos.

Apenas 48 horas después, Mena anunciaba que llevaría a los tribunales a los cinco firmantes del grupo de Gobierno por “acusación y denuncia falsa”. El alcalde llegó a manifestar que la denuncia de los ediles críticos buscaba “condicionar la adopción de medidas para así facilitar una moción de censura en su contra”.

Dácil León, candidata que baraja el PSOE para suplir a Mena (ocupó el número dos en la lista electoral de 2019), ve viable la censura y manifestó esta semana a DIARIO DE AVISOS que su partido no le ha marcado ninguna línea roja para buscar la gobernabilidad en Arona y que las ejecutivas regional e insular están al corriente de las conversaciones con “todos los partidos del Ayuntamiento para buscar el buen gobierno que merecen las aroneras y los aroneros”.

Fuentes de la dirección del PSOE señalaron anoche a este periódico que los otro cuatro concejales del sector crítico con Mena continuarán al frente de sus departamentos por la “responsabilidad de sacar adelante las áreas sensibles que gestionan, entre ellas Servicios Sociales”. No obstante, aclararon que la decisión les corresponde a ellos y que el partido “no les presionará en un sentido o en otro”. Las fuentes consultadas indicaron que en las próximas horas los ediles emitirán un comunicado y, respecto a la presentación de una posible moción de censura, apuntaron que el regidor tiene que pasar primero al grupo de no adscritos en un pleno municipal.

La próxima semana será decisiva para buscar una vía de escape al callejón sin salida del Ayuntamiento de Arona y saber por dónde pasa la gobernabilidad del municipio de mayor población del Sur. El Pleno del jueves se perfila clave y antes del mismo se espera que el PSOE notifique oficialmente al Ayuntamiento la expulsión definitiva de Mena del partido (de la que fue informado el alcalde el 30 de diciembre, tal como adelantó este periódico), de lo cual los grupos esperan que se les informe en la sesión plenaria del jueves.

Martín: “La instrucción es que hay que buscar como sea un acuerdo”

“En el caso de Arona todavía está por ver que es lo que va a ocurrir. Nosotros estamos insistiendo en que es necesario formar una nueva mayoría, porque Arona no puede seguir, mes tras mes, saliendo en los medios de comunicación por la división que hay en el grupo, y, por lo tanto, la instrucción que tiene el PSOE, los afiliados y sobre todo los concejales, es que hay que buscar como sea un acuerdo. Veremos cómo concluye”, manifestó ayer Pedro Martín, secretario insular del PSOE tras anunciar el pacto de su partido con la Agrupación Independiente de Arafo para entrar en el Gobierno de este municipio.

Tras el anuncio del alcalde aronero de cesar de sus competencias a los concejales Dácil León y Sebastián Roque, el líder insular del PSOE manifestó que “no vamos a tomar ninguna decisión en respuesta a los ceses de los dos concejales. Nosotros no reaccionamos así, y en política, cuando se defiende el interés público, hay que pensar con la cabeza fría. Trabajamos para formar una nueva mayoría y eso se le ha trasladado a los que están más próximos al regidor como aquellos que están más lejanos; hay unas directrices que marca el Partido Socialista”.

responsabilidades

Además, indicó que “no somos un club de amigos, somos una organización política y, por lo tanto, nos regimos por normas. El que no esté de acuerdo con esas normas ya asumirá sus responsabilidades. Cuando estamos en un momento de buscar apoyos, de atar un nuevo Gobierno, ir por delante hablando de expulsiones es una mala técnica. Esta cuestión será seguramente la última que se decida, porque lo importante en Arona es que haya un Gobierno estable”, remarcó el también presidente del Cabildo.

Al volver a ser preguntado por los partidos con los que se buscaría ese nuevo Gobierno, Martín manifestó que “habrá que valorar qué pretenden, cuáles son sus intereses, y en las cuestiones polémicas como Urbanismo, tiene que estar en el eje central de la gestión, la transparencia. Por lo tanto, queda mucho de qué hablar”.

TE PUEDE INTERESAR