santa cruz

La Granja, en Santa Cruz, reabrirá sin que los paseos para la práctica deportiva estén terminados

Servicios Públicos anuncia que ha iniciado los trámites para resolver el contrato con la adjudicataria, que sigue trabajando
Las obras en el parque La Granja se iniciaron en octubre de 2019, y aún se siguen desarrollando. / SERGIO MÉNDEZ

El primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra, anunció ayer que los servicios técnicos municipales han recomendado iniciar el expediente para resolver el contrato de ejecución de las obras de reforma en el parque de La Granja, al menos en lo que a la parte de la pista para la práctica deportiva se refiere. El objetivo de esta decisión, según explicó el edil, es el de “recuperar cuanto antes el uso de este espacio público, cuyas obras se han demorado por la ejecución incorrecta del pavimento de parte de los paseos, habitualmente usados para practicar deporte”. Sin embargo, aún no hay una fecha definida para esta reapertura.
Según el Ayuntamiento, en dicho pavimento se han observado deficiencias detectadas en el trabajo ya realizado, mientras que el resto de la obra continuará en ejecución por la empresa adjudicataria hasta su finalización, en el menor plazo posible. “Hemos tenido que tomar esta decisión”, detalló Díaz Guerra, “porque no queremos que las obras sigan demorándose y que las deficiencias de una parte acaben afectando a la reforma completa de esta instalación”.

La intención del Ayuntamiento, según apuntó Díaz Guerra, es reabrir cuanto antes el parque y, con recursos propios, poner en uso los paseos, hasta que se pueda licitar una nueva intervención para finalizar el proyecto original para esa parte del parque.
La obra de reforma del parque de La Granja pretende renovar uno de los espacios verdes más importantes de la capital, y cuenta con un presupuesto cercano a los 900.000 euros. Incluye, además de la antedicha renovación de los paseos, una mejora de recogida de aguas pluviales y en los espacios para juegos infantiles, incluyendo elementos aptos para niños y niñas con movilidad reducida.

Fue el pasado 21 de septiembre cuando se acordó la continuidad de la ejecución de los trabajos, después de las sucesivas demoras, “por causas imputables al contratista”, según el Ayuntamiento, como la detección de deficiencias en la obra, que supuso la paralización de la ejecución del pavimento en la zona de paseos. Según detalla el edil de Servicios Públicos, “hemos contratado incluso una asesoría técnica para que certifique la calidad del acabado de los paseos, y el resultado fue que, casi el 40% de su superficie no se consideró apta para su uso, por lo que se pidió a la empresa que lo renovase en el mismo sentido que la zona que sí era apta, haciendo un control más intenso de los materiales utilizados y su forma de empleo”. El 10 de diciembre se reanudaron los trabajos en este sentido, cuyos resultados tampoco han superaron la supervisión técnica municipal. Al mismo tiempo, se procedió a continuar con otros trabajos previstos, como el relleno del trasdós de las piedras de escollera, la retirada de escombros acumulados, la demolición de parte de la escalera que baja a la calistenia y la preparación de la rampa de bajada.

En la actualidad, según informa el Ayuntamiento, la empresa adjudicataria está instalando elementos en la zona de calistenia, la lona de sombra y los equipos biosaludables, por lo que los trabajos no se encuentran paralizados, salvo en la zona afectada por las deficiencias.

TE RECOMENDAMOS