Tacoronte

Los vecinos de El Pris denuncian el abandono que sufre el barrio

Se quejan de la falta de mantenimiento del local, una espera de cinco décadas por el refugio pesquero y varios meses por la terminación de la obra de la Avenida Principal

Los pescadores reclaman un pequeño dique o escollera que les permita faenar la mayor parte del año. Fran Pallero
Los pescadores reclaman un pequeño dique o escollera que les permita faenar la mayor parte del año. Fran Pallero

Los vecinos del barrio de El Pris, en Tacoronte, denuncian el abandono que sufre el barrio desde hace varios años. Son muchas las necesidades y demandas de los vecinos, en su mayoría pescadores, que llevan más de cinco décadas esperando por un refugio pesquero en condiciones y ello pasa por construir un pequeño dique o escollera que les permita faenar con el mar en condiciones adversas. Un proyecto que desde sus comienzos ha sorteado toda clases de obstáculos pero que nunca llega pese a que cuenta con el informe favorable de la Dirección General  de Costas desde 2016.

Esta instalación se antoja fundamental para que los profesionales de la pesca desarrollen su labor en las condiciones óptimas de seguridad y aumentar el tiempo de trabajo en nueve meses en lugar de seis o incluso menos, como en la actualidad.

También incrementar sus ingresos, dado que como cualquier puerto de mar, la pesca es el principal sustento económico de la mayoría de las familias que viven en el lugar, que muchas veces se ven imposibilitadas de salir a trabajar.

Las nuevas tecnologías han ayudado en ese sentido, porque les permiten conocer de antemano el estado de la mar, “pero una década atrás era un gran problema y una enorme incertidumbre saber si los barcos podían llegar y desembarcar”, apunta la secretaria de la Cofradía de Pescadores, Elizabeth Herrera Rodríguez.

Más allá de múltiples promesas y plazos que nunca se cumplieron, lo único que han conseguido hasta el momento en este sentido, ha sido una partida de 200.000 euros para mejorar la rampa de varada. Esta partida se incorporará al presupuesto de Puertos Canarios gracias a una enmienda del grupo Ciudadanos del Ayuntamiento de Tacoronte que fue apoyada en el Parlamento de Canarias por NC, el PSOE y CC. El siguiente paso es redactar el proyecto para licitar y ejecutar los trabajos.

Otro de sus reclamos es que se termine la obra de “la zona de las mesas redondas”, como la conocen los vecinos. Una especie de merendero ubicado en la mitad de la Avenida Principal de El Pris, “que antes tenía un techo de uralita y ello permitía que los vecinos, sobre todo las personas mayores, se reunieran allí y jugaran al dominó o a las cartas o simplemente, se resguardaran del sol y de la lluvia”.

Ahora mismo supone un peligro para los viandantes y no tiene ninguna funcionalidad. El cerramiento está roto y con vallas metálicas tiradas en el suelo. “En el verano quitaron todo y desde entonces, no nos ha dicho qué van a hacer exactamente. Tendrían que haber previsto que lo iban a tirar por algo, no para no hacer nada. Si el Ayuntamiento quiere hacer un proceso participativo nos podrían haber preguntado”, se lamenta una señora.

El local de la asociación de vecinos también necesita “un poco de cariño”. Según indican a este periódico “nadie del Ayuntamiento pasa a limpiar o a hacer obras de mantenimiento desde hace años”.

El mismo cariño, dicen, que necesita un pueblo de 120 años, que se encuentra “un poquito anclado” y “dejado de lado” pese a las cualidades que tiene y a ser uno de los puntos de interés turístico de la costa de Tenerife y en concreto, de Tacoronte, aunque ninguna administración fomenta su riqueza.