santa cruz

Nueve hijos, sin ingresos y con un desahucio previsto para el próximo 1 de febrero

La ONG de García Escámez ayuda a una pareja a la que el confinamiento acabó destrozando la ya maltrecha economía de esta familia numerosa que también recibe el apoyo de los servicios sociales municipales aunque tampoco les alcanza
Elisa y Rachid forman parte de los usuarios a los que la ONG de García Escámez ofrece ayuda. / S. M.
Elisa y Rachid forman parte de los usuarios a los que la ONG de García Escámez ofrece ayuda. / S. M.

Elisa y Rachid esperaban, ayer, pacientemente, a la puerta de la ONG que preside África Fuentes en García Escámez. Ella con 43, y él con 29, era la primera vez que acudían a esta entidad. A través del instituto de uno de los nueve hijos que tiene Elisa, supieron que la ONG atendería a aquellas personas que estuvieran necesitadas de ayuda extra en esta navidades. “No sabemos aún cómo funciona, si nos darán algo hoy o si nos han citado para tramitar algún papel”, comentaba Elisa a DIARIO DE AVISOS, a lo que añadía “con 11 en casa necesitamos mucha ayuda”.

Tanto ella como su marido están en paro, y, al igual que a mucha gente de este país, la pandemia acabó por destrozarles la endeble economía de una familia numerosa con letras mayúsculas. “Con el confinamiento me quedé en paro (ella es administrativa), pero no había trabajado lo suficiente para tener derecho a una prestación”, explica. A su marido, cuenta, ya lo habían seleccionado para empezar a trabajar en un restaurante, “pero el cierre en marzo lo paró todo, y ni siquiera llegó a firmar el contrato. Es camarero y habla cuatro idiomas, pero no consigue nada”, lamenta.

Con todo, la escasez de ingresos no es lo que más preocupa a esta madre en estos momentos, en los que, gracias a las becas de sus hijos mayores, universitarios, y a las ayudas del Ayuntamiento de Santa Cruz, van tirando cómo pueden. El verdadero quebradero de cabeza lo tiene esta familia con su casa. “Vivimos de alquiler pero ya tenemos fijado un desahucio para el 1 de febrero”, cuenta Elisa. La falta de ingresos les llevó a dejar de pagar la renta mucho antes del confinamiento, y en octubre pasado fijaron su desahucio. Aunque por ley están paralizados, a Elisa le preocupa que al haber sido fechado antes de la entrada en vigor de la nueva norma acabe en la calle con toda su familia. “He pedido cita con un abogado de oficio para que me confirme si la ley nos afecta o no, pero aún no me han respondido”, explica. “El Ayuntamiento -continúa- nos ha dicho que nos ayudará a pagar el alquiler pero tenemos que buscar nosotros la casa, como si eso fuera tan fácil. Somos 11 personas, sin nómina, sin fiadores… Encima la ayuda al alquiler estatal se ha retrasado. La pedimos en mayo y nada…”.
Con este panorama, es muy probable que Elisa y Rachid pasen a formar parte de la lista de usuarios de García Escámez. Ayer, la abandonaron con dos bolsas de comida.

Una tarjeta de alimentos de 140 euros para dos meses

Que Elisa y Rachid acudan a García Escámez en busca de ayuda no es de extrañar. La ayuda de alimentos que les concede el Ayuntamiento son 140 euros en una tarjeta que se recarga cada dos meses. Lamentan que se tarde tanto en tramitar este tipo de ayudas. “Con las agendas cerradas, tardan semanas en responderte. Llamé cuando se me estaba acabando la tarjeta y aún no responden” lamenta.

TE PUEDE INTERESAR