santa cruz

Barranco Grande tendrá el primer centro comunitario de Santa Cruz

Un proyecto europeo para jóvenes de entre 18 y 30 años permitirá que 15 voluntarios de distintas nacionalidades, 5 de Tenerife, pongan en marcha este proyecto en la capital
Javier Rivero visitó la sede de la Asociación de Vecinos El Molino, punto en el que se ubicará el centro comunitario. / DA

Uno de los proyectos que el Ayuntamiento de Santa Cruz quiere poner en marcha en este mandato es el de la creación de centros comunitarios en cada uno de los distritos, entidades cuyo funcionamiento sería similar al de los centros ciudadanos con los que ya cuenta La Laguna. En ese camino, el Distrito Suroeste va a ser el primero que cuente con el citado espacio gracias a un proyecto que la ONG Participación, Oportunidad y Desarrollo (P. O. D.) , va a poner en marcha en Barranco Grande con financiación europea. El centro comunitario se ubicará en la sede de la Asociación de Vecinos El Molino, entidad que va a participar de forma activa en este proyecto de voluntariado que cuenta con el apoyo del Centro Europeo de la Juventud.

Bajo el nombre de Community Building, la ONG P. O. D., a través de 15 voluntarios procedentes de distintos países, cinco de ellos de Tenerife, desarrollará entre mayo y junio (59 días) de este año una serie de actividades encaminadas a involucrar a los vecinos de Barranco Grande en el proceso para abrir un centro comunitario en la sede la asociación de vecinos. La selección de estos voluntarios en Tenerife se cierra el próximo 28 de febrero, por lo que los interesados aún están a tiempo de inscribirse a través del Portal Europeo de la Juventud.
El equipo que finalmente sea seleccionado tendrá como objetivo principal poner en práctica distintas actividades dirigidas, principalmente, a involucrar a los vecinos, para que se sientan parte de esta iniciativa. Entre las tareas que estos jóvenes deben realizar están algunas como la elaboración de encuestas comunitarias, cuyo fin es el de conocer a la comunidad y descubrir las necesidades que el centro puede atender. También tendrán como objetivo involucrar a la comunidad en las actividades de transformación del espacio, así como ayuda a la recaudación de fondos que servirán para la renovación y decoración del centro, labores estas que también estarán a cargo de los voluntarios.

En ese trabajo a desarrollar se incluye la preparación del acto de inauguración del centro, así como las actividades de dinamización que se vayan a realizar una vez que este espacio se encuentre ya en funcionamiento.
El concejal de Participación Ciudadana, y también edil responsable del Distrito Suroeste, Javier Rivero, definió esta iniciativa como “una oportunidad para Barranco Grande”, puesto que “va en la línea de lo que queremos en los barrios, que no es otra cosa que centros cívicos abiertos a los vecinos”. El concejal, que se ha reunido tanto con P. O. D. como con El Molino, agradeció a ambas “la colaboración para sacar adelante este proyecto tan beneficioso para el barrio”.

Voluntariado

Al ser un proyecto del Cuerpo Europeo de Solidaridad, el proyecto incluye una jornada de actividades como mínimo de 30 horas semanales, y como máximo de 38. Además, los voluntarios recibirán una asignación de 150 euros mensuales en concepto de manutención, a la que se sumarán otros 150 euros mensuales en concepto de lo que el programa denomina dinero de bolsillo, con el que podrán afrontar gastos varios. Dado que se trata de voluntarios de distintos países, el programa incluye clases de apoyo lingüístico, desarrolladas a través de encuentros sociales con los que se pretende mejorar el inglés junto con los otros voluntarios europeos. También recibirán bonos mensuales de Titsa para trasladarse, además de contar con un seguro de enfermedad y accidentes.
El perfil que P.O.D. busca para los cinco voluntarios de Tenerife, además de estar dentro del rango de edad, es el de jóvenes registrados en el Portal Europeo de Solidaridad, residir de forma oficial en algún municipio de la Isla, tener un nivel de comunicación en inglés, así como disponibilidad durante el tiempo que dura la actividad.

Uno para cada distrito

Aunque en esta ocasión es un proyecto europeo el que permite que el Distrito Suroeste cuente con su primer centro comunitario, la intención del Ayuntamiento es que el resto de distritos también cuenten con este tipo de dotación municipal, en la que, más allá de las actividades que hagan las asociaciones, ya sean de vecinos, culturales, de mayores o deportivas, cualquier persona, miembro o no de esa asociación, pueda participar de las acciones que en ellos se desarrollan.
Los espacios en los que se instalarán estos centros comunitarios serán de propiedad municipal, como es el caso de la sede de la Asociación de Vecinos El Molino. Rivero, como concejal de Participación, defiende que es el momento de cambiar el modelo de gestión de los espacios cedidos por el Consistorio.

TE RECOMENDAMOS